UD Almería

La UDA toma cuerpo con Tano Bonnín

Tano Bonnín lucha con Kalu Uche por la posesión del balón en un partido disputado por el balear con Osasuna frente a la UD Almería./AGENCIA LOF
Tano Bonnín lucha con Kalu Uche por la posesión del balón en un partido disputado por el balear con Osasuna frente a la UD Almería. / AGENCIA LOF

El central hispano-dominicano es el primer refuerzo rojiblanco para la temporada 2019/20 | Comprometido para los dos próximos cursos, se define como un central «líder dentro del campo; soy de los que mandan»

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

La UD Almería ha empezado ya a armar el equipo que tendrá la complicada afrenta de, cuando menos, igualar el rendimiento dado esta recién concluida temporada, en la que ha acabado con un décimo puesto que, por sensaciones, no responde a lo expuesto durante la competición. Si el lunes Miguel Ángel Corona fue el protagonista al exponer las líneas de trabajo para la campaña que se iniciará el próximo mes de agosto, conscientes de que, como decía Gaizka Garitano -el ahora técnico del Athletic-, «todos tenemos que demostrar día a día nuestra valía. Merecer no tiene que ver con ayer, es mañana. Merecer no es llegar, es continuar».

El primer movimiento no es nuevo. Confirma lo adelantado por IDEAL el pasado 6 de mayo. Ese día se supo que, más pronto que tarde, se comunicaría el acuerdo alcanzado con el central hispano-dominicano Cayetano Bartolomé Bonnín Vázquez, conocido futbolísticamente como Tano, un jugador nacido el 28 de junio de 1990 en Palma de Mallorca, aunque también tiene la nacionalidad dominicana por su madre y por cuyo motivo es internacional desde que tenía 21 años, en un par de semanas cumplirá 29.

Se empieza a componer el armazón de un equipo que para ese puesto sólo tiene firmada la presencia del camerunés Lucien Owona, que esta temporada ha dado un excelente rendimiento en su segunda campaña con la UD Almería a la que llegó procedente del Alcorcón y al que se une el balear, pero también puede tener otro balear como integrante, como es el caso de Juan Ibiza. El pitiuso, que ha jugado esta temporada cedido por el Villarreal, gusta en la entidad rojiblanca, tal y como confesó el lunes, en rueda de prensa, el director deportivo de la entidad indálica, Miguel Ángel Corona, que advirtió de la existencia de negociaciones para que continúe como rojiblanco.

El primero

Tano Bonnín es el primer refuerzo de la UD Almería para la próxima temporada. Según explicó ayer Ibán Andrés, en UDA Radio, es hispano-dominicano «es un defensa total, un jugador rápido, que aprieta, que es difícil salir de su marca, que puede apretar arriba porque al espacio no va a sufrir como otros centrales de la categoría. Nosotros estamos bastante contentos con la firma de este jugador».

El propio jugador rojiblanco se definía como «un central que le gusta mucho ir por arriba, líder dentro del campo y que lo va a dar todo por el equipo», con un pasado interesante. «Sí, vengo de buenos equipos y mi última experiencia en Segunda División fue con Atlético Osasuna y la verdad es que muy bien».

«Soy de los que mandan», dijo para calificar su comportamiento en el campo, apostillado por el secretario técnico de la UD Almería. «Firma un jugador con un gran rendimiento que dio la temporada que acaba de concluir. Era un futbolista con bastante proyección que ya pasó por los filiales de Valencia, ascendió con Osasuna disputando bastante partidos y en Primera tuvo esa maldita lesión que le tuvo apartado de los terrenos de juego más de un año. Le costó entrar en los planes de Diego Martínez, en Osasuna. La lesión hizo que varios clubes que le estaban siguiendo se mostraran reticentes a firmarlo y en el Lleida ha dado un nivel altísimo. Nosotros le hemos hecho un seguimiento alto durante la temporada que acaba de concluir y decidimos firmarlo».

Su pasado

El nuevo jugador de la UD Almería se formó en la cantera del RCD Mallorca y tras pasar por el Real Jaén también estuvo en las canteras del Real Madrid, Valencia y Villarreal, en donde llegó a jugar en el grupo III de Segunda División B, donde estuvo a las órdenes del actual técnico levantinista Paco López.

Esta pasada temporada ha militado en el grupo III de Segunda División B con el Lleida Esportiu, con el que acabó la competición en sexta posición, a cinco puntos de la cuarta plaza que daba derecho a jugar el playoff de ascenso a Segunda División A. En el equipo ilerdense disputó 27 partidos de Liga, con 2.315 minutos, así como uno de Copa del Rey. Sólo en el primer partido de Liga no fue titular. Estuvo ausente además cuatro jornadas por compromisos con su selección y se perdió otro por sanción. El final de la competición no lo jugó, curiosamente tras descartar una oferta de continuidad planteada por el conjunto ilerdense. Ya estaba camino de firmar con la UD Almería.

Anteriormente estuvo tres años en Osasuna, concretamente en las campañas 2015/16, 2016/17 y 2017/18. En la primera de ellas, fue pieza importante en el equipo dirigido por Enrique Martín Monreal para lograr el ascenso a la máxima categoría del fútbol español. Jugó 30 partidos de Liga y uno de Copa, con 28 del total siendo titular y completando 23 de aquellos partidos, entre ellos los cuatro del playoff de ascenso, ante Nàstic y Girona. Fue titular en los partidos disputados frente a la UDA, que terminaron con triunfo indálico (2-1), en la ida, y empate en El Sadar (0-0).

En la segunda jugó en la élite siendo un futbolista muy importante para el conjunto navarro. Sin embargo, una lesión frente al Real Madrid -sufrió una rotura de tibia y peroné en la pierna derecha después de un encontronazo con Isco el 11 de febrero de 2017-, le rompió la progresión, tirando por tierra su continuidad y trayectoria ascendente. Había jugado once partidos, de los que en nueve fue titular. Se recuperó de manera óptima, aunque le costó entrar en el equipo la temporada siguiente, donde sólo disputó 63 minutos entre tres partidos, por lo que decidió terminar contrato y buscarse otro equipo.

Llega a la UDA con la intención de mejorar su rendimiento y también el del equipo rojiblanco. «Viendo las expectativas de este año, que han sido muy buenas, esperemos mejorarlas el próximo», en un equipo al que ha seguido «bastante. Muy buenas sensaciones y con un equilibrio entre líneas muy buenas y una pena esas dos derrotas que no eran merecidas que nos han dejado fuera del playoff de ascenso a Primera y esperemos que el próximo año lleguen esos momentos bonitos», dijo en UDA Radio.

Se quedan

De momento, tal y como se explicó el lunes en rueda de prensa, el nuevo jugador rojiblanco se encontrará con una plantilla que cuenta con 16 jugadores con contrato en vigor, caso de los porteros René y Fernando, que cumplen al término de la temporada 2020/21; los laterales derechos Romera y Adri Montoro, que tienen relación contractual con la entidad hasta finales de la misma campaña; el central Owona, que está en su última temporada de militancia; el lateral izquierdo Iván Martos, que acabará su relación a la conclusión de la 2021/22; los centrocampista Yan Eteki, Sergio Aguza y César de la Hoz, que finalizan en la próxima temporada, aunque en el caso del cántabro tiene una opcional, y Chema Núñez, que renovó hasta final de la 20/21; los extremos Corpas (2020), Gaspar Panadero (2021) y Luis Rioja (2020 con otro año opcional), así como el delantero Álvaro Giménez (2020). A ellos hay que añadir a los también atacantes Sekou (2020) e Hicham (2021).