UD Almería

El serbio Dragan Rosic, un portero de futuro para la UDA

El serbio Dragan Rosic, un portero de futuro para la UDA

Es el tercer fichaje de la era Turki Al-Sheikh

J. FOLQUÉAlmería

Dragan Rosic es el tercer fichaje de la era Turki Al-Sheikh y el undécimo de esta pretemporada. Es un guardameta serbio que llega traspasado del Mladost Lucani de Serbia. Internacional sub-21, aterriza en el club almeriense, en principio, como tercer portero del primer equipo, aunque su llegada podría suponer la salida de uno de los dos cancerberos que hay ahora. Tanto René Román como Fernando Martínez renovaron al finalizar la pasada campaña por dos temporadas (2021). Ambos han defendido la portería rojiblanca desde el verano de 2017.

El nuevo jugador, que mide 1,94 metros, ha sido titular en su club en las cuatro jornadas que se llevan disputadas en la Liga de Serbia. Lo ha jugado todo, habiendo encajado nueve goles. Cinco fueron ante el FK TSC, dos fueron contra el Estrella Roja y uno frente a Radnic y Proleter.

Aunque se trata de una apuesta de futuro, el club almeriense, como ha pasado con su compatriota Nikola Maras, quiere que se vaya teniendo ya minutos e importancia en la Liga SmartBank al considerar que puede ser muy importante en el panorama europeo en años futuros.

Se da la circunstancia que los tres fichajes realizados por la nueva propiedad son para posiciones que ya estaban cubiertas. Iván Balliu ha llegado para un lateral derecho en el que están Romera y Montoro. Por su parte, el serbio Nikola Maras es central, para una doble posición en la que ya estaban Juan Ibiza, Lucien Owona, Tano Bonnín y Mathieu Peybernes.

Tal y como aseguró Mohamed El Assy (director general), la idea de la nueva propiedad es la de contratar a jugadores jóvenes y hacerlo en propiedad para que puedan tener un gran valor en el futuro.

El siguiente puede ser el uruguayo Darwin Núñez. El delantero de Peñarol, de 20 años, es un objetivo claro de la UDA. Tras una primera negativa a su traspaso, el presidente del club charrúa indicó que, tras haber recibido una llamada de Turki Al-Sheikh, la oferta había subido y era «prácticamente irrechazable».