UD Almería

La UDA, séptima con menos seguidores

Fran Fernández dirige al Almería con las gradas de fondo norte sin espectadores./AGENCIA LOF
Fran Fernández dirige al Almería con las gradas de fondo norte sin espectadores. / AGENCIA LOF

El equipo almeriense ha perdido espectadores en las últimas temporadas | Los 6.895 asistentes de media suponen dar la espalda al equipo rojiblanco en la mejor temporada de las últimas cuatro de militancia en Segunda División

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

Mientras un grupo minúsculo de aficionados de la UD Almería recoge firmas para que las pistas del Estadio de los Juegos Mediterráneos -ayer no se había llegado a las 400 firmas-, LaLiga 'decreta' que el equipo rojiblanco es el séptimo con peor media de entrada de los 22 equipos que han militado en Segunda División A, con una asistencia a su recinto de juego de menos de siete mil espectadores por jornada y eso que el proyecto lo comandaba el almeriense Fran Fernández y que cuando 'arrancó', con aquella victoria frente al Real Zaragoza en Liga -en Copa lo hizo frente al Málaga en La Rosaleda-, dejó visos de ilusión para jugar por algo más que la permanencia.

El descenso no es nuevo. Viene sucediendo en las últimas temporadas. La media de espectadores de la temporada 2016/17 fue de 7.525 'visitantes', 18 espectadores por encima de la media del campeonato liguero, en la 2017/18 la cifra de aficionados que asistieron, como media a los partidos que como local jugó la UD Almería, fue de 7.090 espectadores, mientras la media de asistentes por equipo fue de 8.637 personas por partido jugado.

En descenso

La UD Almería ha registrado una de las peores cifras de espectadores como media de asistentes a sus partidos como local de la recién concluida temporada, viendo bajar el número de espectadores de una forma paulatina. Esto, sin embargo, es algo casi común con el resto de equipos militantes en la categoría de plata del fútbol español, pues sólo seis de los 18 que militaron en Segunda División en la 2017/18 han aumentado sus registros. El resto quedan por debajo. Algo que debe mirarse bien LaLiga para tratar de reflotar una competición que está catalogada como una de las mejores del mundo, por encima incluso de competiciones de primera línea a nivel del planeta. Los horarios, los días de juego, la propia televisión juegan en contra de los intentos de los clubes por recibir un mayor incentivo económico a través de sus fieles seguidores. Cifras en descenso, al contrario que el fútbol realizado por los indálicos a lo largo de la presente temporada.

El discurso victimista, con toda la razón del mundo, planteado muchas veces a lo largo de la temporada, en momentos puntuales, por el propio Fran Fernández, el técnico que lo fue de los indálicos hasta la conclusión del campeonato -pese a que su contrato expira el próximo 30 de junio-, tiene su fundamento. Porque el fútbol, la temporada realizada por la UD Almería, con un equipo de menos 'caché' que los de anteriores temporadas, ha rendido a gran nivel hasta el punto de estar luchando por el playoff a falta de pocas jornadas para la conclusión del campeonato liguero o salvarse sin sufrir, que era lo que se pedía y solicitaba la afición, se logró con ocho jornadas de antelación a la jornada cuadragésimo segunda del campeonato liguero.

El rojiblanco llegó a decir, en la rueda de prensa previa al partido disputado frente al Real Oviedo, un sentir que se ha confirmado sobre la espalda dada al equipo y a su grandísimo rendimiento. «Veo a la gente ilusionada y todo el mundo ve los partidos por televisión, pero a nosotros no nos vale eso; queremos que vengan al campo y ayuden. Tenemos muchas peticiones de entradas gratis, pero aquí vive mucha gente de este club y hay veces que no se puede. Hay que dar un paso al frente todos. Las entradas están puestas de una manera muy económica para que todo el mundo pueda acceder a ellas y si queremos ser grandes tenemos que demostrarlo».

Las cifras

Las cifras lo confirman porque al Estadio de los Juegos Mediterráneos no han ido esta temporada ni los socios. La cifra de los que se aseguraron con su abono ver los partidos de la UD Almería en el campeonato, a finales del pasado mes de febrero, era de 8.014 abonados. La de asistentes de media al recinto municipal almeriense, en los 21 partidos de Liga 1|2|3 celebrados en el mismo es de 6.986 aficionados, lo que supone un déficit de 1.028 espectadores menos en las gradas o, lo que es lo mismo, 8.288 asientos del actual recinto se han quedado sin público, como media por jornada.

Los números son más 'atractivos' o reprochables cuanto más se amplían. Por jornada, el Estadio de los Juegos Mediterráneos ha podido acoger a 15.274; si se hace por el cómputo global de la Liga, el Almería ha puesto a disposición de los almerienses y aficiones visitantes 320.754 localidades, de las que se han venido un 45%, en concreto 146.706 entradas, como suma global del campeonato de Segunda División en Almería, cerrando la temporada con un déficit que habla de 174.048 asientos vacíos.

Un contraste con otros equipos donde se ha sufrido bastante más que en Almería. Real Zaragoza, Sporting, Málaga, Deportivo, Osasuna, Oviedo, Cádiz, Las Palmas, Córdoba, Granada o Tenerife han registrado entradas por encima de la media y el Almería, por ejemplo, no tiene nada que envidiarle, por ejemplo, a zaragocistas, que comenzaron como siempre con ilusión y al final pelearon por salvarse como único objetivo; cadistas o canarios, cordobeses o tinerfeños, tres equipos, estos últimos, que o se han salvado por los pelos o, como el cuadro califal, purgará sus errores de gestión en Segunda División B.

Por debajo de la UDA, sólo están los otros tres descendidos -Nástic, Rayo Majadahonda y Reus-, Alcorcón y equipos que lucharon por la salvación como Lugo o Numancia. De modo que se puede decir que el equipo es el decimotercero -mal número- en cuanto a seguidores.