UD Almería

Saveljich espera el esfuerzo de la UDA

Esteban Saveljich ha cumplido dos partidos de sanción y ya está disponible para Fran Fernández de cara a la última jornada liguera./AGENCIA LOF
Esteban Saveljich ha cumplido dos partidos de sanción y ya está disponible para Fran Fernández de cara a la última jornada liguera. / AGENCIA LOF

El central argentino quiere ver si Alfonso García puede acercarse a las otras ofertas que tiene

JORDI FOLQUÉAlmería

Esteban Saveljich suele decir las cosas muy claras. Hasta en las frases que parece que se deben leer entrelíneas, el argentino deja mensajes para todo el mundo. Tampoco suele tener un discurso generalizado. Es un verso libre en todos los sitios en los que esté. No quiere decir que piense distinto que la práctica totalidad de los compañeros. Simplemente que si piensa algo lo dice, sin seguir la línea marcada, en cuanto a declaraciones, por el vestuario. Si creía en su momento que el Almería debía mirar hacia el playoff de ascenso y no seguir con el discurso de que la permanencia era el objetivo, lo decía. Si consideraba que el equipo había estado «nefasto» en un partido determinado, lo decía. Pese a que algunos compañeros, o desde dentro del club, quisieran ponerle 'excusas' como el árbitro o cualquier otra.

Y ayer no iba a ser distinto. En la que puede ser su última rueda de prensa como jugador de la UDA, el central argentino habló tras cumplir los dos partidos de sanción que le puso el Comité de Competición tras su expulsión, una vez acabado el partido, en Mallorca. Demostró que es defensa y va al choque. No regateó nada. Ni cuando le preguntaron por su futuro. Ni cuando la cuestión era de si podía seguir en el Almería. Tampoco cuando quisieron saber su opinión sobre la temporada que han realizado y que acabará el sábado. Y menos cuando le pidieron que valorara su particular campaña. Todo de frente.

Se repite

Aunque hay cosas que no dependen del argentino. Ahí fue cuando mandó un mensaje más claro. Sabiendo que podrá dar su opinión, pero sin ser del todo influyente. Como así ocurrió hace tres veranos. Finalizó su cesión en la UDA y quería quedarse. El Almería esperaba que su club de procedencia le diera la baja y lo dejara, por tanto, libre. Pero llegó la oferta del Levante. Pagaba traspaso y le ofrecía más dinero al jugador. Llamada a Alfonso García que dijo claramente que no podía pagar traspaso ni llegar a esa cifra. Saveljich se quedó esperando un gesto. Se apostó por Fidel Chaves. No había dinero para los dos.

Ahora el tiempo ha hecho que las circunstancias sean parecidas. El Levante quiere acabar con el contrato que tiene con Saveljich. Le queda un año y no cabe otra nueva cesión, tras haberlo hecho al Albacete y a la UDA. Los valencianos están esperando alguna oferta para sacar algo de rédito. Aunque lo consideran ya amortizado y, salvo ofrecimiento muy claro, el acuerdo será con algún club que asuma el nuevo contrato que firmará Saveljich más una pequeña compensación.

Y ahí es cuando el argentino espera a la UDA. Para ver si Alfonso García, esta vez sí, tiene intención de hacer ese esfuerzo, que es menor que hace tres veranos, pero para el que también tiene menos recursos. La competencia, ahora, no es con ningún equipo de la máxima categoría. Todas las propuestas son de la Liga 1|2|3, pero de entidades que pueden manejar un mayor presupuesto que el Almería de cara al nuevo ejercicio. Sobre el hecho de que su nombre esté en la agenda de varios equipos, Saveljich se dejó querer. «Eso a uno lo pone contento, que haya equipos importantes pensando en uno quiere decir que has hecho las cosas bien».

Aunque la palabra casi final la tendrá el cuadro valenciano, ahora con director deportivo nuevo. «Del Levante no sé nada. Mi intención es respetar el contrato que tengo en Primera, pero no depende de mí, sino de la nueva dirección deportiva». Pero sin prisa. «El verano es largo y se me hace pesado. Esperaré a que empiece la pretemporada y una vez ahí poder hablar personalmente mejor que por teléfono». Así que pone en el horizonte un tiempo largo para saber su futuro.

¿Podría ser en el Almería? Podría. No quiso descartarlo. Más bien, se ofreció para ser una pieza del siguiente plantel de la UDA. «Si fuera por mí sí que seguiría. El club me ha respetado en todo lo que he propuesto antes de venir en el contrato y me he sentido muy querido y respetado. Es más que suficiente para querer continuar. Tengo ganas de que el club crezca ya que este año no pudo ser. Puedo decir mucho pero aunque la última palabra sea mía, el que decide es el Levante», recordó el central argentino.

No quiso poner un porcentaje en las opciones que hay de que vista por tercera temporada la camiseta rojiblanca. No lo sabe ni él. «Posibilidades hay. Muchas o pocas no lo sé. Por parte mía sí porque me siento como en casa. Luego hay otras cosas que se manejan entre clubes y habrá que ver la disponibilidad de que el presidente tenga ganas de hacer una inversión. Pero eso ya no es cosa mía, sino del Levante, que pone los precios y decide qué hacer conmigo». Y del que quiera llegar a esa cifra para apostar de manera importante por un jugador determinado.

Así que no sabe nadie si el del sábado será su último partido en esta segunda etapa como rojiblanco. En la primera necesitó seis meses para ganarse a la grada del Estadio de los Juegos Mediterráneos. En esta ocasión ya venía con la vitola de líder y lo ha demostrado en cada partido y en cada declaración. Fue cuando mostró, en sus palabras de ayer, su lado más 'duro'. «No soy sensiblón. Cuando uno trabaja bien y está contento el año pasa rápido. Parece que hace dos semanas que vine y di la primera rueda de prensa. Es especial por ser el último partido y en casa sin jugarnos la permanencia. Han salido las cosas bien y trataremos de disfrutar. ¿Quién sabe si será el último partido o solo el último de esta temporada?».

Sentimientos aparte, sí que quiere decidirse por un proyecto que, de primeras, se haga para pelear por el ascenso. Quiere sentirse importante y con la mayoría de los equipos por debajo suya. El líder en la zaga de un plantel que piense y esté en la zona más noble. Eso sí, puso como ejemplo lo que se decía el pasado verano y lo que, finalmente, ha pasado. «Eso es muy difícil planificarlo. La ambición es necesaria, pero si el año pasado me dicen de firmar en Las Palmas o el Almería, igual habría optado por Las Palmas porque hizo un proyecto para ascender. Pero que llamen y te ofrezcan eso es mentira, puede ser ilusionante, pero el ascenso es muy difícil».

En lo que no quiso pararse ni un minuto fue en responder si hace especial ilusión pelear por la novena plaza. «Básicamente terminar décimo o noveno no cambia nada porque no se van a acordar de eso, sino de la temporada que hizo el club y los jugadores que destacaron». Así que mejor pensar en acabar con una buena sensación. «Es bueno terminar bien en casa para darle una victoria a la gente que venga. Espero que sea mucha porque el rival es bueno. Espero que lo hagan para despedir al equipo. No se puede entender que venga cuando se pelea el descenso y no lo haga ahora. Muchos de estos jugadores puede que sea su último partido o no y es un buen día para acudir al Estadio», dijo a modo de recomendación.

Para acabar un ejercicio con la opción de llegar a los 60 puntos. Cuando, en las campañas precedentes, llegar a los 50 ya era festejado como haber ganado la 'Champions'.