Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscripción Semestral + 2 Entradas Cine Megarama (valoradas en 13,60euros), ahora por 24'95euros

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app exclusiva sin publicidadNewsletters personalizadasEl Club: Ventajas, sorteos y actividades.

Primera B

Primera B
JAVIER GÓMEZ GRANADOS

La temporada de la UD Almería debe ser valorada no sólo en atención a su buen juego, a sus grandes resultados y a la recuperación de la ilusión por cotas más ambiciosas que salvarse por los pelos. Todo lo bueno, y además bonito, que está haciendo la UDA esta temporada, tiene un valor extra si tenemos en cuenta el nivel de esta competición.

No recuerdo, hasta donde me alcanza la memoria, otro campeonato de Segunda División con tal cantidad de equipos de los llamados históricos, todos ellos con ambición y la gran mayoría, además, con mucho dinero para construir un poderoso ejército de futbolistas. No hay que olvidar que, aún con el calor del verano, se vendía esta competición bajo el nombre de «Primera B» debido al potencial de la mayoría de los participantes, la gran mayoría con una larga trayectoria en Primera División.

Por esta razón no debe desalentar el hecho de que -por espectacular que sea la racha de la UDA, con una sola derrota en quince partidos, puntuando fuera de casa de forma continuada desde el pasado noviembre, con un fútbol vistoso que cada vez engancha a más gente- no se haya podido aún superar la barrera de la octava posición. Seguramente, en campañas anteriores, lo que está haciendo este Almería daría para estar situado entre los aspirantes al ascenso, incluso directo, me atrevería a decir. Pero el nivel de los rivales actuales está reduciendo las opciones de éxito al tiempo que exigiendo más, mucho más de lo previsible, para al menos alcanzar la última plaza de playoff.

Que la UDA ya no mira al descenso es un hecho, al margen del discurso que quieran seguir aquellos que necesitan tocar la salvación matemática para entender que ese objetivo está alcanzado en casi un cien por cien. Porque caer al pozo exigiría una caída en picado y continuada de aquí al final de la temporada y, vista la personalidad que ofrecen los de Fran Fernández, no es que sea improbable sino que parece del todo imposible. Podrá haber crisis que los mande hacia abajo, pero no cabe una de tal dimensiones que acabara con la UDA en Segunda B. O sea, que con la salvación a punto de caramelo, el play off es el objetivo real de esta UD Almería 2019. Y lo es por méritos propios, una vez superados los miedos del pasado verano y los complejos por el alto nivel de la mayoría de los rivales.

El caso es que, aún cuando los rojiblancos frenaran en seco, lo hecho hasta la fecha es un éxito total. Porque la forma de competir y en muchos casos de someter a equipos más poderosos en dinero, historia y aspiraciones, es una medalla que se han colgado ya los jugadores rojiblancos. Lo que venga, primero la salvación matemática para tranquilidad de los más asustadizos, y después la posibilidad de una plaza en play off, no será ningún regalo sino el reconocimiento del trabajo excelentemente hecho. El regalo, dicho sea de paso, está en cada uno de los partidos con los que el Almería ha hecho disfrutar y divertirse a los suyos.