UD Almería

Pedro Emanuel, al rescate

Chema Núñez y Gaspar Panadero, dos jugadores 'nuevos' esta temporada que no brillaron en la pasada./LOF
Chema Núñez y Gaspar Panadero, dos jugadores 'nuevos' esta temporada que no brillaron en la pasada. / LOF

El indálico ha recuperado a jugadores como Aguza, Chema, Gaspar o Sekou | De los nuevos, sólo Nikola Maras ha aparecido en una alineación de inicio, compuesta por jugadores de la pasada temporada

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

El nuevo Almería tiene muchas cosas del pasado. El once que Pedro Emanuel ha utilizado para la disputa de los tres primeros partidos del campeonato liguero tiene como denominador común haber sido firmados por la anterior dirección deportiva, formada por Miguel Ángel Corona e Ibán Andrés. Sólo el serbio Nikola Maras, que ha llegado en la nueva etapa, ha 'osado' ser titular, aunque puede que beneficiado por las circunstancias, en este caso las molestias padecidas en una rodilla por Juan Ibiza que le impidieron entrar incluso en la convocatoria.

Esta demostración de capacidad de los 'viejos' contrasta con la aparición de cuatro jugadores prácticamente desahuciados la pasada temporada. Los cuatro han sido titulares y esa suma ya supera las veces que estos lo fueron en toda la pasada temporada. Son los casos de Sergio Aguza, Chema Núñez, Gaspar Panadero y Sekou Gassama, que están a poco más de 300 minutos de superar la cifra que entre los cuatro sumaron a las órdenes de Fran Fernández.

Esta 'nueva era' para los cuatro es fruto de su perseverancia para conseguir que Pedro Emanuel no sólo les acepte, sino que les tenga en un 'pedestal' como indiscutibles. Por ejemplo, Sergio Aguza y Sekou Gassama han disfrutado de la titularidad en los tres partidos hasta ahora celebrados y con una aportación importantísima para que el equipo obtenga un estatus deportivo que, aunque con la obligación de tener los pies en el suelo, permite situar al conjunto rojiblanco entre los aspirantes, con solidez criterio para la elección, a luchar por el ascenso.

De la actual plantilla, faltan por debutar cinco jugadores: Rosic, Darwin Núñez, Vada, James y Jonathan

Con los de antes

El técnico rojiblanco, que dispone de diez jugadores nuevos, escogidos por la nueva dirección deportiva que 'encabeza' el nuevo propietario de la entidad, Turki Al-Sheikh, cree firmemente, tal y como ha quedado demostrado, en lo que había del año pasado. Del resto, sólo Maras, como queda dicho, ha estado entre los elegidos para un partido de inicio. Además, han debutado José Carlos Lazo, Yanis Rahmani, Balliu, Ante Coric y Radoslav Petrovic.

Entre todos, el equipo indálico ha conseguido una solidez que permite entrar en las apuestas por su versatilidad. El sábado, ante un Huesca con brillo, la UD Almería fue capaz de exhibir las dos caras que se precisan para conquistar tierras prohibidas. El conjunto unionista, además, no necesitó tener el balón de una forma tan contundente como sí pudo manejarlo el rival. La diferencia está en el posterior uso que se da a ese dominio.

Hizo un partido perfecto para incluso haber conquistado una ventaja más amplia frente al cuadro de Míchel, por lo que lo peor de la primera parte fue, sin lugar a dudas, el resultado, con un penalti fallado por Sergio Aguza, un balón al palo de Gaspar Panadero y un remate en el segundo palo de Maras. Lo bueno, la capacidad para obligar en defensa a un Huesca que en ataque no encontró huecos por el buen posicionamiento y rendimiento de los rojiblancos. En la segunda parte, el Almería supo atemperar el ímpetu sin gol de un rival que no inquietó nunca a René, que no debió hacer ni una sola intervención. Aún así, por lo visto, lo mejor de los segundos 45 minutos fue también el resultado.

Destacan

No hay peros para ninguno de los actuantes. Sin embargo sí que hay contrastes con respecto a la pasada temporada. En el actual Almería, ese que ha comenzado conquistado siete de los nueve puntos posibles en las tres primeras jornadas del campeonato, el 'dedo acusador' señala a cuatro jugadores con un rendimiento descomunal comparativamente hablando con lo sucedido en la pasada temporada. Jugadores en cierto modo rescatados por Pedro Emanuel, que ha sabido 'encaminarlos' para ver un rendimiento diametralmente opuesto al visto en el pasado.

Sergio Aguza se parece más a aquel jugador cuyo fichaje se anunció a mediados de julio de 2018, pero su rendimiento, entre las lesiones y la dificultad para encontrar continuidad y exhibir el fútbol que llevaba dentro. El de Sant Boi de Llobregat duplica ya los goles de la pasada temporada, está a menos de la mitad de minutos jugados la pasada Liga -entonces jugó 474 minutos y ya lleva 270- y titularidades -el pasado año fueron cuatro y ya van tres-, además de que ese fútbol de calidad ha aparecido para contribuir a los triunfos del equipo.

Sekou Gassama es otro caso relevante. El de Granollers, que debió salir en el mercado de invierno para tratar de buscar minutos en el Valencia Mestalla, ha hecho los mismos goles que el samboyano, concediendo, con ellos, cuatro puntos al equipo. En la pasada campaña sólo fue titular en el primer partido de Liga, frente al Cádiz, no vio puerta y, hasta su marcha a Valencia, había jugado 112 minutos. Ahora no sólo ha sido titular en los tres partidos, sino que es, como Aguza, uno de los cinco jugadores que han estado presente en los 270 minutos que se llevan celebrados.

Chema disfrutó de más minutos la pasada temporada, con 686, pero el sevillano siempre fue un recurso para cambiar la sinergia y ahora es una propuesta para instaurarla. Titular en los tres partidos, el año pasado disfrutó de ese privilegio en idéntico número de partidos. Sigue aportando una imagen que es el recuerdo de su brillante paso por el filial.

Especial

La situación del jugador bautizado por sus propios compañeros como GP7, Gaspar Panadero, tuvo poca incidencia la pasada campaña como consecuencia de la lesión sufrida en la temporada 2017/18, que le impidió debutar hasta la segunda vuelta, ante el Cádiz, pero volvió a sufrir sin poder jugar hasta la recta final. Nunca fue titular -ahora lo ha sido siempre- y sus 234 minutos son casi dos partidos más que entonces.