UD Almería

330 partidos cargados de tensión antes de vivir uno tranquilo

La plantilla ha logrado esta temporada que haya tranquilidad entre los aficionados./IDEAL
La plantilla ha logrado esta temporada que haya tranquilidad entre los aficionados. / IDEAL

La UDA disputará en Las Palmas su primer encuentro después de ocho años en los que en todos se ha tenido que jugar algo

JORDI FOLQUÉAlmería

Cierto es que en los últimos partidos disputados en esta semanas precedentes la sensación ha sido que ya no había nada en juego. Pero no es menos realidad que los números indicaban que sí había opciones de poder meterse en el playoff de ascenso. Algo que, tras los resultados del pasado fin de semana, ya no es así. Lo que deja, en la UDA, igual la sensación que la realidad. Los rojiblancos ya no tendrán nada por lo que luchar, a nivel clasificatorio, en los dos choques que restan para que acabe la campaña regular en la Liga 1|2|3. Un hecho que lo pone de manifiesto el hecho de que, cuando hay horario unificado, el choque contra Las Palmas tendrá un horario 'personal' y diferente al del resto de partidos con algo en juego.

Podría ser un aspecto más o menos habitual en un club. Pero en el Almería este hecho es un 'nuevo' si vemos lo sucedido en las últimas ocho temporadas. Porque el primer equipo de la entidad presidida por Alfonso García se ha jugado todas sus aspiraciones, en este tiempo, en la última jornada. Desde el descenso en 2011, el primero de la máxima categoría a Segunda, los almerienses han tenido que pelear en cada partido para buscar los puntos que le permitieran lograr el objetivo. Un periodo en el que ha habido de todo. Alegría y, sobre todo, sufrimiento en este tiempo. Porque ha habido de todo. Aunque, principalmente, angustia para acabar con un soplo de que el peligro había pasado.

2012 (42)
Primera campaña tras el primer descenso desde la elite. En la última jornada se peleó por el playoff. No se consiguió.
2013 (46)
Con Javi Gracia se logró el ascenso. Hubo que jugar 46 partidos, al ser en el playoff tras superar a Las Palmas y al Girona.
2014 (38)
Todos dirigidos por Francisco. Se salvó del descenso en la última jornada al empatar (0-0) ante el Athletic de Bilbao.
2015 (38)
Se consumó el descenso. Pero fue en la última cita liguera, tras perder en casa ante el Valencia de Álvaro Negredo.
2016 (42)
El Almería tuvo que ir hasta Córdoba, en la última jornada, jugándose evitar el descenso. Lo logró tras empatar (1-1).
2017 (42)
En este caso fue en el Estadio de los Juegos Mediterráneos cuando se logró la permanencia. Ante el Reus el último día.
2018 (42)
Quizás la más agónica. Porque no dependía de lo que hiciera. Al final, en Lugo, un empate fue suficiente.
2019 (40)
La temporada más 'tranquila'. Tras 40 jornadas, el Almería ya vivirá las dos últimas sin opción de playoff ni descenso.

En total, contando el del pasado domingo contra el Alcorcón (0-0), 330 encuentros ligueros. 76 de la máxima categoría. 250 de la fase regular de la Liga 1|2|3. Cuatro del playoff de ascenso a Primera. Sin necesidad de contar los de la Copa del Rey. Porque estos choques nunca han tenido la tensión de jugarse los puntos. Las semifinales logradas en 2011 pasaron a 'mejor vida'.

Tiempo de alegría a zozobra

En los que sí se jugaba el 'futuro', los almerienses vivieron dos primeros años con más victorias que momentos para la zozobra. En el tercer año se entendía, al contar con el presupuestos más bajo, que era normal estar abajo con Francisco en el banquillo. Fue la primera permanencia celebrada por todo lo alto. El camino que se ha ido repitiendo en los años sucesivos, aunque, tras el descenso del cuarto ejercicio de los ocho vividos con una gran intensidad en cada minuto, los tres anteriores a la actual temporada viendo que la Liga de Fútbol Profesional se podía perder por hacer las cosas mal.

Tanto en el primero de los ochos años como en el cuarto, el objetivo final no se logró. Tras el descenso, el Almería luchaba por meterse en el playoff de ascenso. Agua. Ganaron en la última jornada disputada, pero el empate logrado por el Córdoba dejaba a los almerienses sin esa opción de pelear por la tercera plaza de ascenso. Hasta el último minuto de la jornada 42 hubo que jugar.

Prácticamente igual que un año después. Después de 41 partidos, el Almería de Javi Gracia se jugaba el ascenso directo en el último día en Villarreal. El que ganaba acompañaba de manera directa al Elche a Primera. El que perdía tenía que jugar el playoff. Se perdió la primera opción, pero no así la segunda. Porque superaron los rojiblancos a Las Palmas y Girona, en otros cuatro encuentros en los que hubo que pelear en cada momento.

En Primera

En las dos campañas en Primera, la UDA tuvo que llegar hasta la última jornada con todo por jugar. En la primera un empate en casa ante el Athletic de Bilbao fue suficiente. En la segunda, pendientes en ese momento de la sanción de tres puntos por no haber pagado 50.000 euros por Jakobsen, el Almería intentaba salvarse por la vía deportiva. No lo pudo hacer.

De nuevo en Segunda, en los tres años siguientes, la afición de la UDA tiene en su mente Córdoba, Reus y Lugo. Los tres rivales a los que se tuvo que medir en la jornada final de cada uno de los campeonatos respectivamente. Citas en las que el proyecto de Alfonso García pendía de un hilo. En algunos momentos, que parecía romperse. Pero se logró la salvación. En todas se festejó casi como si fuera un ascenso.

Por el que se ha peleado en la temporada que, en cuanto a objetivos de club, ya se ha terminado. Hasta la jornada 40 de manera matemática. Para completar 330 partidos seguidos en los que la tensión por el resultado ha marcado a los aficionados. Ante la UD Las Palmas todo será distinto. Se podrá ver el partido sin ninguna tensión.