UD Almería

En opinión de la prensa, el Almería «quiso, pero no pudo» ganar al Lugo

Luis Ruiz hace una dura entrada a José Romera./AGENCIA LOF
Luis Ruiz hace una dura entrada a José Romera. / AGENCIA LOF

En las crónicas, lo más resaltado fue el golazo materializado por Juan Carlos Real, la deficiente actuación arbitral de Soto Grado, así como la expulsión de Sekou

JOSÉ GABRIEL GUTIÉRREZALMERÍA

El golazo de Juan Carlos Real, la polémica actuación arbitral de Soto Grado, la autoexpulsión de Sekou y sobre todo el querer y no poder de la UD Almería para ganar fueron las referencias más veces reflejadas en la prensa escrita en torno al envite disputado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Atrás quedó la quinta visita del CD Lugo al Juegos Mediterráneos y la cuarta en la que los gallegos regresaron a su feudo del Anxo Carro con 'premio de puntos' para sus alforjas clasificatorias.

En lo referente al reparto de puntos (1-1) con el que finalizó el partido o, mejor dicho, sobre lo justo o injusto del marcador final nada de nada. Es decir que, en las crónicas extraídas, el mutismo o 'silencio' imperante sobre ello dejaba claro que se consideraba justo. Pese a que la UD Almería lo tuvo muy a 'huevo' para poder ganar y que los tres puntos se quedaran en casa.

Tu presionas, yo aguanto

En La Voz de Galicia se titulaba 'Premio para un Lugo indomable' y que los de Monteagudo hicieron un gran trabajo. «Oficio, casta y corazón fueron las tres principales virtudes que mostró el Lugo para puntuar ante un Almería que jugó durante casi 60 minutos con un hombre más. Se condicionó el encuentro al quedarse el Lugo con un hombre menos en el minuto 32. Tras el descanso, los locales presionaron y jugaron durante muchos minutos en terreno gallego. A pesar de ello, los de Monteagudo no renunciaron a ganar y dispusieron de la mejor ocasión en un pase magistral de Azeez que dejó solo a Jona en el punto de penalti, pero el delantero en lugar de rematar intentó hacer un recorte inverosímil».

Dominio infructuoso

Sobre la segunda parte, se narraba que mandó la UDA. «Los indálicos jugaron la mayor parte del tiempo en el campo del Lugo. Tanto es así que llegaron con mucha facilidad a la zona de ataque y asediaron constantemente la portería de Juan Carlos. En el minuto 84, Sekou entró al campo y tan solo tres minutos después fue expulsado por una agresión, eso sí, después de protestar un penalti que parecía claro al ser agarrado en el área visitante».

Sin aprovechar superioridad

Igualmente en la narración ofrecida, referencias en torno a la polémica tras el empate lucense de penalti. «Una hora después fue el Almería el que protestó dos penaltis a Sekou, quien se marchó expulsado por agredir a Vieira. Aunque culpar a Soto Grado de que los locales no lograsen la victoria tras prácticamente una hora en superioridad numérica sería de necios».