El rival

De nuevo un Sporting en crisis de resultados

Álvaro Jiménez realiza un estético control durante un entrenamiento del Sporting./IDEAL
Álvaro Jiménez realiza un estético control durante un entrenamiento del Sporting. / IDEAL

Baraja fue sentenciado tras perder en Almería y su sucesor, José Alberto, recibe a los almerienses en otro momento de máxima dificultad para los asturianos

JAVIER GÓMEZ GRANADOSAlmería

El Sporting de Gijón tiene un mal recuerdo de la UD Almería de esta temporada. En el partido disputado en el estadio de los Juegos Mediterráneos (2-1) se gestó la destitución de Rubén Baraja que se produjo algo más de una semana después. La crisis se instaló definitivamente en Gijón y las consecuencias parecían a punto de superarse justo cuando ha llegado otra crisis deportiva, con tres derrotas seguidas (dos de ellas en El Molinón) algo suavizadas con la pasada victoria en Soria, y justo en el momento en el que la UDA vuelve a cruzarse en su camino con el técnico del filial, José Alberto, ahora como director técnico del primer equipo y con una trayectoria aceptable, hasta la fecha. Pese a todo, en Mareo hay muchas críticas, incluso en forma de pintadas en contra de la directiva asturiana. Y es que, a falta de 14 partidos por disputar, la zona de play off está a once puntos, por lo que prácticamente las opciones de ascenso son muy reducidas debido al alto nivel que están mostrando los equipos que le preceden en la clasificación.

El Sporting que se va a encontrar la UD Almería no es el mismo que el que visitó el Mediterráneo en la primera vuelta. Cambios en el once habitual y, sobre todo, en la mentalidad. Con José Alberto el Sporting no es la 'vedette' que se pretendía exhibir con Rubén Baraja. Ahora es un colectivo más humilde y trabajador en el que el técnico, formado en Mareo, no negocia con la intensidad continuada durante los noventa minutos así como con la solidaridad de todos con todos.

Dibujos tácticos

Y es que el Sporting de José Alberto es más vertical que el de Baraja. Busca llegar al área rival de la forma más rápida posible y no manejar tanto la pelota. Pese a que prefiere tener dos delanteros para iniciar la presión defensiva desde arriba, el dibujo con cuatro en el centro y un pivote por detrás le permite mayor equilibrio en la zona ancha sin perder por ello potencial ofensivo toda vez que las bandas juegan un papel fundamental en esa labor de perforación de las defensas rivales.

En el mercado invernal han conseguido el perfil de futbolistas que pretendían, para dar más mordiente al ataque. Así, por expresa petición del técnico, el Sporting consiguió más verticalidad con la llegada de Aitor, más polivalencia con Ivi y, a priori, más gol con Álex Alegría.

La pasada victoria en Soria ha calmado un poco los ánimos de una afición que está muy quemada con los suyos, especialmente después de dos derrotas en los dos últimos partidos disputados en casa. Una tercera caída, esta vez ante la UDA -otra vez la UDA- haría estallar una nueva crisis en un club que no termina de dar con la tecla esta temporada para colarse entre los aspirantes al ascenso.