UD Almería

La mitad más uno

Álvaro Giménez, pichichi en goles y hombre importante en el trabajo defensivo de la UD Almería./AGENCIA LOF
Álvaro Giménez, pichichi en goles y hombre importante en el trabajo defensivo de la UD Almería. / AGENCIA LOF

Álvaro Giménez tiene 22 partidos para cumplir su 'promesa' contraída con el gol. El delantero ilicitano ha conseguido ya 7 de los 15 goles que, entre la presión mediática, dijo que marcaría

JUANJO AGUILERA

almería. Puede que no sea un delantero al uso, puede que falle -quién no lo hace-, puede que..., pero ahí está con siete goles en su casillero particular, que deberían haber sido más porque, por ejemplo, el domingo falló un penalti y mandó fuera una ocasión muy clara, en la primera parte, que debió haber redimido sus ansias de gol, pero sin lugar a dudas su magnífico trabajo. Ante el RCD Mallorca volvió a salirse porque, aunque solo marcara un gol, el ilicitano fue importantísimo en el trabajo oscuro, el que no se ve, y que habla también del aspecto defensivo. Su fútbol, su incordio constante para los centrales rivales a la hora de sacar el balón permite oportunidades. El domingo, sin ir más lejos, tres penaltis. Es verdad que solo uno entró entre los tres palos, pero también es cierto que anticipan los triunfos.

El delantero rojiblanco, máximo goleador del equipo con un gol más que Juan Carlos Real, ha superado ya su mejor cifra como futbolista profesional, que tenía como referencia los seis goles que la pasada temporada firmó defendiendo los colores del Alcorcón. Los siete goles que lleva hasta ahora son la mitad menos uno de los que, entre bromas, prometió en sala de prensa hace unas semanas, con la mitad más uno de partidos para lograrlo. De todas formas, llegue o no a esa cifra, lo que está claro es que su trabajo en estas veinte primeras del campeonato es digno de alabanza al margen de que lleva 'impreso' un 'visado' de reconocimiento de quienes apostaron por su contratación el pasado verano para la UD Almería.

Abrelatas

Álvaro Giménez hizo el pasado domingo el séptimo gol de su cuenta particular, el sexto de su cuenta que abre un partido para la UDA, el sexto que también da puntos, sin olvidar que el primer gol en el partido frente al Real Zaragoza lo firmó Grisso en propia puerta, pero como consecuencia de la disputa a la que le comprometió el delantero de la UD Almería.

Así, los goles del ilicitano han supuesto una contribución importante para la consecución de doce -quince si se le 'firma' el gol frente al Zaragoza, que sería también otro primero de la UDA- de los 28 puntos que lleva el equipo rojiblanco, con uno de ellos, el marcado frente al Albacete Balompié, único, que permitió el empate. De todos, el único gol que no permitió puntuar, pero sí soñar, fue el conseguido en El Sadar, frente a Osasuna. Aquel partido, acabado con la derrota con más goles encajados de la presente temporada liguera y el primero de los dos con más diferencia en contra -el otro fue en el Wanda Metropolitano frente al Rayo Majadahonda-, lo empató la UDA con gol del ilicitano con una máxima, la de la pelea, una constante en sus aciertos cara al gol.

Además, el delantero rojiblanco, que solo se ha perdido el partido inaugural de la competición disputado en Cádiz -arrastraba una sanción de la anterior temporada, es especialista en lo que se ha dado en llamar los 'Juan Palomo' por aquello de yo me lo guiso y yo me lo como. Con los tres del domingo, son ya cinco los penaltis que le han pitado a la UDA y los cinco sobre Álvaro Giménez.

Su pelea por el gol empezó, como queda dicho, en aquel partido en El Sadar, donde marcó a la segunda oportunidad, en la misma jugada ante el exrojiblanco Rubén. En el partido frente al Reus transformó el primer penalti, cometido sobre él, por Mikel Villanueva. El segundo penalti se lo realizaron frente al Real Sporting de Gijón, cometido por Francisco Molinero, que además vio cartulina amarilla, con lo que eso ello supone para el posterior rendimiento del 'acusado'.

Los otros tres penaltis recibidos se los hicieron el domingo pasado en el partido disputado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos frente al RCD Mallorca. El primero fue cometido por Martin Valjent y dio pie al primero de los dos goles conseguidos por los indálicos, el segundo fue de Antonio Raíllo, que como sucedería después con Pervis Estupiñán, también fue amonestado.

Los números que no salen

El caso es que Álvaro Giménez es un delantero con gol, hecho que se produce por cada 3,6 disparos, pero también goza de un importante rendimiento defensivo por lo que supone su trabajo para impedir la cómoda salida de balón del rival, un método crucial para que la presión alta que realiza el equipo tenga efecto, que recupera 40 balones, que ha recibido hasta ahora 39 faltas, habiendo cometido diez menos. Además, su juego e insistencia ha deparado medidas reglamentarias para los rivales, que han visto nueve tarjetas en lo que va de temporada.

Sin embargo, los delanteros viven del gol. «Es cierto que al delantero se le suele medir por los goles, más que por el trabajo que haces. A lo mejor puedes ayudar a meter siete u ocho goles, dando asistencias o haciendo jugadas, pero al final se miden por los goles. Yo estoy contento porque el trabajo que estoy haciendo es bueno, estoy ayudando al equipo, que es lo más importante, pero si puedo seguir ayudando con goles, seguro que lo voy a intentar e intentaré conseguir muchos más», dijo en sala de prensa hace unas jornadas.

Aquel día, entre risas, habló de su trabajo, el gol. «El año pasado hice seis y el anterior cuatro. En Almería no tengo una cifra, pero intentar superar la del año pasado como mínimo, pero quince goles no estaría mal», como respuesta a la insistencia. El ilicitano ha conseguido ya 7 de los 15 goles que, entre la presión mediática, dijo que marcaría esta temporada.

Como queda dicho, los siete goles son la mitad menos uno de los que necesita para cumplir con las cifras. La mitad más uno de partidos en el horizonte. Álvaro Giménez tiene 22 partidos para cumplir su velada 'promesa' y dedicársela a una afición que respalda, puede que no en el número que fuese necesario -el del domingo fue el partido con menor número de espectadores en el Estadio de los Juegos Mediterráneos en lo que va de temporada-. «Estoy aquí muy bien, muy feliz. Es una ciudad como la de Elche, es así pequeñita y me gustan las ciudades así, que no son muy grandes, y estoy muy cómodo».

Los consiga o no, sus detalles hablan de un jugador con mucha calidad. La 'ruleta' en Soria, antes del gol de Chema Núñez, o el taconazo ante el Reus que antecedió al gol de César de Hoz son buenos ejemplos de un jugador que está llevando a cabo un gran rendimiento para los rojiblancos.

Más