UD ALMERÍA

El Málaga, sistema ultradefensivo para alcanzar el ascenso

El Málaga, sistema ultradefensivo para alcanzar el ascenso

El equipo de López Muñiz no gusta pero gana, con un juego sobrio, sólido y muy defensivo cuyos refuerzos de invierno vienen a confirmar su candidatura al ascenso directo

JAVIER GÓMEZ GRANADOS ALMERÍA

La buena estrella de la UD Almería esta temporada comenzó en el mismo escenario que visitará hoy viernes: La Rosaleda. Fue en Copa del Rey cuando, sorpresivamente, los rojiblancos superaron a domicilio a un equipo que dominaba en la liga, consiguiendo de esta manera la primera victoria de la temporada.

El Málaga que se va a encontrar la UD Almería no es el mismo de entonces. Ya no domina con tanta autoridad y, de hecho, no es el líder de Segunda aunque sí uno de los máximos favoritos al ascenso directo. En el mercado invernal están dando salida a futbolistas con los que no cuentan, como es el caso de Haksabanovic o Mikel Villanueva, al tiempo que se refuerzan con hombres importantes como el centrocampista Erik Morán, Iván Alejo o el delantero Seleznov.

Lo que no ha cambiado el cuadro malaguista después del doble enfrentamiento, Liga y Copa, con los almerienses, es su sistema de marcado carácter defensivo. De hecho es, tras el Granada, el menos goleado de Segunda. No hace un juego bonito pero sí muy práctico con el que pretende regresar a Primera División. Para ello ha confiado de nuevo en la experiencia del técnico asturiano Juan Ramón López Muñiz, que suma ya su tercera temporada consecutiva en el club, con el que ya consiguió un ascenso a Primera.

Sistema definido

El sistema utilizado habitualmente es un 4-2-3-1 que alterna con un clásico 4-4-2. La defensa es sólida y muy veterana y, junto al guardameta titular (Munir) constituye un seguro de vida para las aspiraciones del Málaga. En el centro del campo hay jugadores fijos en cada convocatoria, como el senegalés N'Diaye o el hijo del ex madridista Míchel, Adrián González. Harper y el argentino Leschuk son los habituales en una delantera en la que hay un amplio fondo de armario y que, además, se está reforzando en el actual mercado invernal.

El Málaga comenzó el año 2019 sufriendo una sorprendente derrota en su propio estadio, el día de Reyes, ante un rival ya desahuciado como es el Reus (0-3) Sin embargo, los de Muñiz se recompusieron rápido ganando sus dos siguientes partidos y empatando, la pasada jornada, en Tenerife.

Llama la atención que el conjunto malagueño no ha empatado ni un solo encuentro en su estadio. Ha perdido en dos ocasiones y ha vencido en nueve. Sólo en La Rosaleda ha sumado casi tantos puntos como su rival del viernes en todo el campeonato (27) y es donde está confirmando su candidatura al ascenso.

Advertido del juego almeriense y con ganas de vendetta después de ser eliminados en Copa por los rojiblancos, el Málaga espera resolver de forma satisfactoria el partido que abrirá, el próximo viernes a las 21 horas, la vigésimo cuarta jornada del campeonato de la Liga 1|2|3.