Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscripción Semestral + 2 Entradas Cine Megarama (valoradas en 13,60euros), ahora por 24'95euros

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app exclusiva sin publicidadNewsletters personalizadasEl Club: Ventajas, sorteos y actividades.
UD Almería

Entre el lamento y el suspiro

Mariño se queda con el balón por el que pelea para cabecearlo Juan Ibiza./AGENCIA LOF
Mariño se queda con el balón por el que pelea para cabecearlo Juan Ibiza. / AGENCIA LOF

La UD Almería pierde una oportunidad para acercarse a los puestos de playoff de ascenso | La derrota del pasado sábado en El Molinón coincide con los tropiezos de los equipos que pelean por meterse entre los seis primeros de la clasificación

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

Casi nunca llueve a gusto de todos, pero la jornada vigésimo novena del campeonato de Liga de Segunda División A sí lo hizo y el lamento es generalizado entre los aspirantes a luchar por meterse entre los cuatro que disputarán el playoff de ascenso -el ascenso directo está más complicado-, entre los que se encuentra la UD Almería, por no haber podido aprovechar esa 'alineación de los planetas' que afectó a los cuatro equipos que jugaron en la jornada del sábado, así como al más cercano, el Alcorcón, que jugó ayer al mediodía en el Cerro del Espino y tampoco aprovechó, jugando con la ventaja de conocer lo que había pasado a sus 'compañeros de fatigas', para dar un salto en la tabla clasificatoria. Lo cierto es que la jornada se resolvió entre el lamento por no haber podido recortar diferencias, en su caso los que están por debajo de la sexta plaza, o por no aumentarlas, en lo que se refiere a los equipos que pelean por asegurar una plaza de playoff.

El caso es que, en lo que se refiere a la UD Almería, las cosas permanecen como estaban hasta antes del comienzo de la jornada por las derrotas de Albacete en Tarragona, del Cádiz en Elche, del Real Oviedo en Mallorca -el cuadro bermellón es el único 'beneficiado'- y Alcorcón. Las distancias no se han reducido, lo que es un lamento para los de Fran Fernández, ni tampoco se han visto aumentadas, lo que sin duda significa un alivio. La permanencia, que es el objetivo real de los rojiblancos, está más cerca porque las distancias no parecen salvables para los de abajo, con una jornada menos por disputarse.

Otra final

Para el equipo rojiblanco, la cita del próximo domingo en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, a las seis de la tarde, frente al Granada esconde algo más que un derbi y es que para los rojiblancos está en juego la permanencia, que no sería matemática, pero a tenor de la sinergia por la que camina la competición es muy probable que no se necesiten más de los 46 puntos para conseguir la permanencia un año más en la segunda categoría del fútbol nacional.

Es cierto que el calificativo es pronto para ponerlo en práctica, pero no es menos verdad que cuanto antes se consigan esos puntos -incluso para mirar a los 50 para estar fuera de cualquier tipo de dudas- más pronto se empezará a conocer la meta a la que aspirar. Cumplida la jornada disputada este fin de semana, quedan por disputarse 39 puntos, que son muchos, pero también es cierto que en esta fase de la competición es más costoso sumarlos. Ejemplo claro y notorio es lo sucedido este pasado fin semana con la victoria de los equipos peor clasificados.

De este modo, el Nàstic de Tarragona no sale del descenso, pero avisa de su predisposición a hacerlo. El problema para los tarraconenses, esta pasada jornada, es que el equipo al que los de abajo deben dar caza no falló cuando tenía opciones de hacerlo y el Rayo Majadahonda dejó 'con tres palmos de narices' a un Alcorcón que pelea por acercarse a la zona de playoff y que de haber ganado hubiese empatado en la séptima posición con el RCD Mallorca.

El equipo bermellón es el único que aprovechó los tropiezos, primero ganando a un rival al que rebasó en la clasificación por ese 'pírrico' pero importante triunfo materializado con el gol de un ex como Pervis Estupiñán y que le permitió superar al Real Oviedo, que ahora es octavo, mientras la UD Almería ha bajado un puesto. La posición de los de Vicente Moreno es ahora propicia para, si sigue haciendo los deberes, esperar el fallo del Cádiz para ocupar la última plaza de playoff.

Y es que los gaditanos no pudieron conseguir su propósito en el Martínez Valero de Elche, pese a que los franjiverdes jugaron más de 50 minutos con un jugador menos por la expulsión del lateral izquierdo Juan Cruz.

Por su parte, el Alcorcón, que pudo haberse metido a dos puntos del playoff ayer, de haber ganado al Rayo Majadahonda, se vio superado por el equipo majariego, para convertir la jornada en un lamento, por desaprovechar la ocasión de haber crecido en la tabla clasificatoria, sin poder superar a la UD Almería, que está un punto por encima de los alfareros.

Los pies en el suelo

De todas formas, ambos equipos -alcorconeros y almerienses- viven una temporada que nada tiene que ver con las padecidas últimamente en las que su único objetivo fue siempre el de lograr la permanencia, por la que lucharon en las últimas jornadas del campeonato. Mirar ahora hacía arriba no es una obligación. De hecho, el primer objetivo de ambos, por ahora, es buscar una permanencia que podría estar más cerca de lo que se piensa, a tres o cuatro puntos, solamente, sin que los 50 puntos sea la cifra obligada para el logro de una plaza en Segunda A la temporada próxima.

Por eso, para los rojiblancos, la cita del próximo domingo, alcanza el grado de final por la permanencia. Ganar supondría sumar los 46 puntos, que podrían ser suficientes para quedarse. Y no será fácil porque el Granada está en números de ascenso directo -ocupa posición para lograrlo- y será protagonista de un derbi con poca 'edad' pero con mucho honor en juego. De hecho, el del domingo será el octavo en la historia entre ambos clubes, el cuarto que se celebra en terreno almeriense, donde hay pleno de triunfos de los indálicos, con tres victorias en las que ha mantenido la puerta a cero. Las dos primeras llegaron en Primera División y la tercera en Segunda, ya con Fran Fernández como responsable de los rojiblancos.

El equipo nazarí llegará al Estadio de los Juegos Mediterráneos con varios exjugadores que han militado en la UD Almería como son los casos de Montoro, Ramón Azeez, Antonio Puertas o Rodri y sin olvidar a Adri Castellano, que lo fue del filial y que ya ha disputado dos partidos como titular con el equipo de Diego Martínez.