El jeque y su león

El Almería está calcando partidos en los que borda y desborda en la primera mitad y se agazapa en la segunda

El jeque y su león
JAVIER GÓMEZ GRANADOS

El jeque está obsesionado con el león. Lo ha calzado como mascota y casi lo coloca en el escudo. Le mola el felino y me temo que aún nos quedan por ver algunos episodios más al respecto.

La gente de Almería le ha negado el capricho a aquel que siempre se sale con la suya. No sabemos si estará molesto o no el nuevo dueño, pero lo que sí parece claro es que en Sekou ha encontrado al rey de la selva que él pretende. Aún en fase de adaptación psicológica tras las vacaciones, no tengo claro qué felino parodia el delantero africano pero, como seguramente tampoco lo sabe el jeque, adoptemos el león y así todos contentos. El saudí con su fiera rojiblanca que suma tres goles que valen siete puntos y mientras tanto Emanuel colocando un muro en la portería rojiblanca para que la rentabilidad de los aciertos de Sekou sea máxima.

El Almería está calcando partidos en los que borda y desborda en la primera mitad y se agazapa en la segunda. Aunque la lectura pueda ser que va de más a menos yo prefiero quedarme con la capacidad de adaptación del equipo al completo a las circunstancias, sean las que sean, en un momento de la temporada en la que los colectivos aún sufren goteras.

El Almería ganó en Málaga y poco importan los problemas del rival. Las miserias rojiblancas han sido muchas en los últimos años y ahora toca disfrutar del día a día sin mirar atrás y menos aún al frente. Porque el estado de bienestar que el saudí ha implantado ha hecho olvidar la vida de pobres a los que ahora viven como ricos. Y como nadie sabe lo que puede durar el ímpetu y las ganas del jeque, parece innecesario pensar en el mañana. Total, que la UDA ha ganado al Málaga en La Rosaleda y eso es un disfrute en sí mismo, aumentado por la ausencia de goles encajados y por los zarpazos del delantero africano del que esperábamos mucho menos.