UD Almería

Inicio de la semana final del ejercicio, a la espera de formalizar los primeros traspasos

Los 20 goles marcados por Álvaro Giménez lo ponen en la rampa de salida para ser traspasado./LOF
Los 20 goles marcados por Álvaro Giménez lo ponen en la rampa de salida para ser traspasado. / LOF

El próximo domingo se llega al 30 de junio y se afrontan los días previos para cuadrar cuentas con las ventas de los principales activos

JORDI FOLQUÉALMERÍA

La semana que hoy comienza es la última del ejercicio a nivel administrativo en los clubes de fútbol. Y en la UDA se afronta con varias operaciones en marcha y decidiendo, por parte de Alfonso García, la fecha para que entren en la temporada actual o que ya formen parte de la siguiente que se inicia el próximo lunes. Todos los contratos nuevos tienen fecha del 1 de julio, pero las posibles ventas deben servir, tal y como ha venido insistiendo el máximo mandatario, para paliar el déficit que tendrá la entidad en este curso de la 'tranquilidad' del primer equipo y del descenso del filial a Tercera División.

Unas ventas que, por ahora, no se han producido. Pero que están en el horizonte más o menos cercano para poder asegurarse ya un dinero con el que se cuenta y, de esta manera, poder realizar todas las operaciones que se quieren de fichajes y para otras situaciones generadas en el club en los últimos meses y que deben ser afrontadas.

Los nombres de Álvaro Giménez, Luis Rioja o José Corpas, sin olvidar a Yan Eteki, están encima de la mesa para que sean los que logren cuadrar los números y que se puedan conocer, de una vez, el nombre de sus sustitutos. Los dos primeros deben certificar su salida y dejar en las arcas algo más de tres millones de euros. Si el Sevilla recuperara a Eteki, o llegara una oferta para la venta del camerunés, no sería tan 'necesario' el traspaso de Corpas, aunque todo depende de lo que determine el presidente del club, tal y como sucede con todo lo que pasa en la entidad.

El propio Alfonso García ha insistido, desde más de un mes antes de terminar la competición liguera regular, que sería «casi imposible» que pudiera mantener en el Almería a los jugadores más destacados de la parte atacante y que han jugado, prácticamente, en todas las jornadas disputadas. Daba por hecho que la actual UDA no podría competir con entidades que militan en la Liga Santander y, a su vez, con los más punteros de la Liga 1|2|3. Solamente que los jugadores en cuestión prefieran un año más como local en el Estadio de los Juegos Mediterráneos podría hacer que se quedara alguno del cuarteto formado por Juan Carlos Real (acaba contrato el domingo), Álvaro Giménez, Luis Rioja y José Corpas (los tres acabando su vinculación el 30 de junio de 2020).

Una situación que parece, por ahora, prácticamente imposible. Porque nada ha cambiado desde que el dueño de la entidad dijera lo que dijo. Solamente el cambio en el banquillo. Pero nada en cuestión de declaraciones de los protagonistas, que están de vacaciones y a la espera de que alguna de las propuestas que tienen se concreten y puedan poner nombre y apellidos a su nuevo destino.

Tras lo cual, el Almería tendrá que ir poniendo nombre y apellidos a los que deberán sustituirlos y, de paso, hacerlos olvidar. Que el próximo curso se hable poco de los 20 goles de Álvaro Giménez. Que el próximo curso se hable poco de la decena de tantos y de casi igual número de asistencias de Juan Carlos Real. Que el próximo curso se hable poco de la velocidad en bandas y del trabajo defensivo, cada vez mejor conforme fue pasando la temporada, de los dos extremos que llegaron de la mano procedentes del Marbella.

Tano y cuerpo técnico

Por ahora, en el Almería tan solo se han hecho oficiales dos operaciones. La primera fue el fichaje del central Tano Bonnín. La segunda engloba a un cuerpo técnico anunciados por 'partes'. El primero fue el máximo responsable (Óscar Fernández) y parte de su equipo de trabajo. Que se completó en la tarde del sábado con la llegada de Miguel Grau como su segundo entrenador, al que ya había tenido como jugador en las categorías inferiores del Valencia.

Desde la entidad se asegura que esta semana deben 'caer' varias operaciones. Pero también reconocen que «queda mucho verano» y que el mercado se cierra el 31 de agosto. Es decir, dentro de dos meses y una semana. Un periodo en el que la UDA deberá cerrar y oficializar una decena de contrataciones, que serán más porque no todos los que tienen contrato seguirán en la disciplina del club rojiblanco.

Los que están con la duda quieren tener una conversación con el que, en teoría, será su nuevo entrenador. Si la sensación es positiva, lo de 'en teoría' se convertirá en realidad. Pero quieren que sea el propio Óscar Fernández, junto a la dirección deportiva liderada por Miguel Ángel Corona, el que le diga el rol que tendrá, en cada uno de los casos, dentro del próximo curso. Jugadores como Adri Montoro no desean estar un nuevo año en la 'sombra' y estar más tiempo en la grada que, incluso, en una convocatoria.

Corona ya puso el ejemplo del lateral derecho como uno de los que el cuerpo técnico debía estudiar y dar una respuesta, para que el club no tuviese una posición en el que alguno tuviera una participación mínima. Hay que recordar que Adri tiene dos años más de contrato y llegó al no saber la respuesta que podría dar Romera en el fútbol profesional español, además de que Fran Rodríguez, según la previsión de los médicos, en noviembre ya debía estar disponible para jugar, aunque no lo hizo durante toda la temporada.