UD Almería

La importancia del gol

El rojiblanco Juan Carlos Real conduce el balón perseguido por Didier Moreno./AGENCIA LOF
El rojiblanco Juan Carlos Real conduce el balón perseguido por Didier Moreno. / AGENCIA LOF

La cifra contrasta con la falta de gol de los rojiblancos, un fundamento en el que es de los de mitad de la tabla en la categoría de plata | El Almería es el equipo que menos encaja de los 42 de Primera y Segunda

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Dijo Natxo González, el técnico del RC Deportivo de La Coruña, en la previa del partido entre la UD Almería y su equipo, disputado en la noche del viernes, que «el Almería es un equipo cuya principal virtud es el cuerpo a cuerpo y la intensidad. Vendrán a presionarnos, casi seguro. Será similar al que encontramos allí. A ese nivel tenemos que dar soluciones tácticamente». Se cumplió todo. Le faltó añadir uno de los aspectos más importantes de este equipo rojiblanco que se ha ganado la admiración del fútbol nacional por su osadía, por salir siempre con la cara alta de sus enfrentamientos, fiel a un estilo que ha mejorado con el paso de los tiempos, tanto que no es descabellado pensar en jugar el playoff de ascenso y, una vez ahí, ya se verá. El Valladolid, llegados a esta fecha, era noveno con dos puntos más que los rojiblancos. En las últimas once jornadas ganó seis partidos, empató dos y perdió tres, encajando diez goles y marcando 17.

La última cifra es lo que impide que hoy, cuando se hecha mano a la clasificación, no se vea al Almería más arriba aún en la tabla. Porque en el otro aspecto, el del gol encajado, mejora con creces los números de los pucelanos, con 19 goles menos en 31 partidos. Y ese sí que es un aspecto a tener muy en cuenta porque habla a las claras del crecimiento que los de Fran Fernández han ido mostrando con el paso de las jornadas. Es así hasta el punto que es el equipo que menos goles ha encajado en 2019 entre los equipos de Liga de Fútbol Profesional. Sólo el Granada, que juega esta noche frente a Las Palmas, iguala el registro firmado por los indálicos en este comienzo de 2019.

El que menos encaja en 2019

Los rojiblancos han encajado solamente cinco goles en los últimos doce partidos disputados entre el día de Reyes, en el que se jugó frente al RCD Mallorca en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y al que se ganó 2-0, y el celebrado el pasado viernes en un recinto imponente como el de Riazor, ahora apellidado Abanca. Athletic Club de Bilbao y Atlético de Madrid son los que menos han tenido que recoger el balón de sus mallas en Primera División, pero son dos más los goles encajados por ambos conjunto (7) con respecto a los que ha 'permitido' la UD Almería (5), que mejora a equipos como FC Barcelona, que ha encajado ocho; Valencia, que ha concedido nueve goles, o Real Madrid, que lleva once goles en contra. El Deportivo de La Coruña, rival de este fin de semana, encaja un gol más que los rojiblancos, pero el pasado viernes se vio que permite mucho y es el desacierto de los rivales el que hace que sean esas las cifras tan 'positivas' del conjunto albiazul.

Lo cierto es que esta UD Almería le ha tomado el pulso a la competición en el momento oportuno, cuando se empiezan a ver los que sí y los que no y está claro que el conjunto almeriense se agarra a esos números y, sobre todo, a esas sensaciones mostradas en los doce encuentros que lleva disputados en 2019 para que el 'manido' discurso de la permanencia deje paso al de un ilusionante futuro, a poco que cambie la suerte con respecto al gol porque ese, el que no encaja, permite no perder y estar a sólo uno de acertar para ganar. Lo contrario, no tener solidez defensiva, obliga a hacer dos goles, como mínimo, para lograr la victoria.

Muy repetitivo

Lo visto el viernes en el Abanca-Riazor es una demostración más que deja las coincidencias para otros casos, pero no para los jugadores que bien dirige Fran Fernández, que está sabiendo sacarle rendimiento para ser la sensación, más allá de la posición que ocupe en la tabla clasificatoria. El equipo indálico es así por el consenso de una actuación repetitiva en la que las virtudes son muchas y los defectos escasos. Lo cierto es que es un equipo incómodo en defensa por el comportamiento del que suele hacer gala en cada uno de los compromisos celebrados. Esa escasez de goles encajados tiene motivos o son fruto de un trabajo que nace de la complejidad de sus formas y que no sólo depende de los cuatro de atrás.

El pasado viernes se pudo ver a Luis Rioja o José Corpas, dos hombres de ataque, sacar balones del área propia, a Álvaro Giménez y Juan Carlos Real dejárselo todo defendiendo arriba para perjudicar la salida de balón del Dépor, a un centro del campo equilibrado impidiendo el juego cómodo de los mediocentros deportivistas y una línea defensiva sin conceder, salvo la acción del remate de cabeza de Pablo Marí, en la primera parte. Una imagen similar a la ofrecida unos días antes ante el rival más sólido de la categoría, un Granada que no llegó a inquietar a los rojiblancos, más allá de la sensación de peligro que deparó cada vez que se acercó a la parcela defendida por los indálicos.

Sin go

El defecto, sin embargo, sigue siendo el gol. El Almería, en Riazor, no fue distinto en cuanto a su comportamiento con respecto a la portería rival al de otros compromisos. Ver portería no es lo suyo. Necesita generar mucho para obtener renta, que no es de las más destacadas. De hecho, en los 31 partidos de Liga celebrados, el equipo rojiblanco ha disparado hacia la portería rival en 352 ocasiones, con un 32,38% de 'acierto' o, lo que es lo mismo, con el lanzamiento entre los tres palos, que son 114. Los 26 goles, con respecto a esta última cifra supone un 22,8% de acierto.

Así, la estadística, que no refleja la realidad, 'señala' que los rojiblancos necesitan algo más de cuatro disparos entre los tres palos para hacer gol. Sin embargo, ante el Real Zaragoza se cumplió aquel 'latiguillo' que propuso como rol de obligado cumplimiento en la UDA el mexicano Hugo Sánchez, que pedía el 50% de acierto. Ante los maños, con cuatro disparos entre los tres palos, se lograron dos goles y ante el Elche, por ejemplo, no hizo falta ni eso y se marcaron dos goles con tres disparo al marco defendido por el cuadro franjiverde.