Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscripción Semestral + 2 Entradas Cine Megarama (valoradas en 13,60euros), ahora por 24'95euros

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app exclusiva sin publicidadNewsletters personalizadasEl Club: Ventajas, sorteos y actividades.
UD Almería

«Tengo la ilusión de un chaval de 18 años»

David Rocha estira a la conclusión de la sesión de entrenamiento de ayer, en el Anexo del Estadio de los Juegos Mediterráneos./J. J. AGUILERA
David Rocha estira a la conclusión de la sesión de entrenamiento de ayer, en el Anexo del Estadio de los Juegos Mediterráneos. / J. J. AGUILERA

David Rocha ha caído de pie en la UD Almería, donde asegura que hay un «grupo supersano» | El rojiblanco valora del equipo que «afronta los partidos tanto de casa como fuera de la misma manera, intentando ser protagonista»

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

De David Rocha se podría decir que tiene aspecto camaleónico porque se adapta pronto al entorno en el que vive. Lleva poco más de un mes en Almería y ya se nota su presencia, donde no desentona y aporta un gran trabajo cada vez que le toca calzarse las botas y saltar al campo. El domingo dio una asistencia de gol -la que aprovechó Saveljich para cerrar el partido- y otra que no finalizó dentro por poco. 34 años recién cumplidos -ni uno más-, pero eso no significa nada. Ayer expuso tener «la ilusión de un chaval de 18 años» y su ilusión concuerda con la que tiene el equipo para ser esa la principal virtud de esta UD Almería, donde el cacereño parece haber caído de pie. Ayer habló también en nombre de Demirovic. A los dos «nos ha acogido con los brazos abiertos», dijo de una plantilla que tiene otros dones. «Los chicos son todos gente fenomenal y estoy muy contento. Eso se nota. Cuando uno está alegre y viene a entrenar con la sonrisa en la cara y está contento todo se ve. Estoy supercontento, porque es un grupo supersano, con gente muy sencilla».

Esa transmisión de la que habla le quita presión a uno de los equipos que, de los que están arriba, más disfruta. «Quizá seamos de los que menos presión tienen y de los que a principio de temporada menos contábamos y esa ilusión que tiene el equipo puede ser algo muy a favor nuestra». También con vistas al partido del sábado en El Molinón, a pesar de que aventura que habrá que sufrir. «Sabemos que va a ser complicado porque es un equipo que en casa aprieta mucho, pero conozco bien cómo se las gastan por allí en mi época del Oviedo y cuando las cosas van un poco turbias también es un campo que al Sporting le puede pesar, y todo depende de cómo nosotros afrontemos el partido».

El momento

La victoria en Zaragoza es lo 'penúltimo' hecho por el equipo -por aquello de las supersticiones- y, sin error a equivocarse, que atraviesa el mejor momento de la temporada. «Sí, el equipo se encuentra en un momento muy bueno y al final los resultados están ahí y sobre todo las sensaciones están ahí. El mes y algo que llevo aquí te das cuenta que el equipo compite en cualquier campo, ante cualquier rival, no es inferior a nadie y eso nos da muchas esperanzas y mucha fuerza para afrontar lo que queda».

En Gijón podría igualar su mejor racha sin perder, lo que para Rocha tiene una lectura clara. «Creo que dice que el equipo está haciendo las cosas muy bien y que no le pierde nunca la cara a los partidos. Aunque vayamos perdiendo, el equipo sigue remando, nunca le da la espalda al partido. El día de Málaga fuimos capaces de empatar en el descuento y casi nos llevamos el partido y eso es sinónimo de que las cosas se están haciendo bien y que la gente que está entrando en las segundas partes aporta y conseguimos que el equipo siga manteniendo el nivel durante los 90 minutos».

Es la virtud de un equipo al que la voz de la experiencia le permite dar veredictos. «Me recuerda al Nàstic en el que estuve yo hace tres temporadas que jugó el playoff a Primera. Un equipo que prácticamente afronta los partidos tanto de casa como fuera de la misma manera, intentando ser protagonista y un equipo que, como se vio el otro día, cuando tuvo su momento de dificultades y cuando toca sufrir aprieta los dientes, sufren todos juntos», explicó.

Además, el extremeño destacó que «arriba tenemos gente con muchísima calidad y chispa que para mí marcan diferencias en los partidos y, sobre todo, la ilusión que se transmite. Es un plantilla en la que la mayoría de jugadores, entre comillas, no han conseguido algo importante en el mundo del fútbol y por qué no tener esa ilusión y esa es una de las cosas que nos hace un poco diferentes. De los equipos que están arriba quizá seamos de los que menos presión tienen y de los que a principio de temporada menos contábamos y esa ilusión que tiene el equipo puede ser algo muy a favor nuestra».

Todo es posible

Podría aplicarse este próximo fin de semana ante un rival complicado y obligado a saldar cuentas con su afición. «El otro día lo comentaba con algún compañero, que veníamos de La Romareda y ahora a El Molinón, que son campos que son historia en el fútbol español. Para nosotros el reto es intentar hacer lo mismo que el fin de semana pasado, ser un equipo competitivo». Consciente de lo que el Almería se va a encontrar allí «porque es un equipo que en casa aprieta mucho», también expuso conocimientos. «Sé cómo se las gastan por allí en mi época del Oviedo y cuando las cosas van un poco turbias también es un campo que al Sporting le puede pesar, y todo depende de cómo nosotros afrontemos el partido. Si somos capaces de ser un equipo con personalidad de tener el balón, como lo solemos hacer, y luego en transiciones hacerles daño, creo que podemos tener posibilidades de traernos algo positivo de allí».

Así, el sábado espera un partido «parecido al del fin de semana pasado. Un equipo que en casa va a salir a morder, que además la victoria del otro día le ha dado alas y va a haber que sufrir para traernos algo positivo, pero vamos a tener nuestras opciones».

Se basó para afirmar y confiar en esas opciones en el hecho de que la UD Almería es «un equipo que nos amoldamos a varios registros, somos capaces de tener el balón y tenerlo con criterio, pero también somos capaces de echar un pasito atrás y dejar que el equipo contrario lleve la iniciativa». Además, el centrocampista rojiblanco destacó que «arriba tenemos mucha velocidad para hacer daño al espacio, va a haber momentos de todo, pero también de sufrir. Si somos capaces de apretar los dientes, vamos a tener nuestras opciones y si somos capaces de aprovecharlas es un escenario ideal para traernos los tres puntos».

Presente y futuro

Aunque fue claro en el hecho de tener los pies en el suelo, dijo pertenecer a la 'Liga de Saveljich' y a esa bonita posibilidad de ir a por el playoff. «Con Esteban me uno siempre y lo que él diga va a misa. Los puntos están ahí, hay que seguir teniendo los pies en el suelo, intentar hacer dos victorias lo antes posible para acercarnos a esos mágicos 50 y una vez que los consigamos ojalá quede tiempo por delante para poder soñar con esos playoffs».

Para él sería «algo precioso de meternos en esa pelea y conseguir que venga todavía mucha más gente a los partidos de casa, que la ciudad entera se vuelque con el equipo. Con la unión de todos podemos conseguir algo importante».

De todas formas, lo que se ha logrado habla muy bien del equipo y del técnico. «No lo conocía, porque llegó el año pasado al primer equipo, pero acabó el año pasado y ya se vio que al equipo le cambió la cara, consiguió la salvación cuando mucha gente temía por ella y este año, después de un inicio un poco dubitativo del equipo que era prácticamente nuevo, ha conseguido sacar muchísimo rendimiento a jugadores que muchos venían de Segunda B y otros que venían de disputar pocos minutos en sus equipo y ha dado una confianza enorme y ahí están los resultados».

Puesto a comparar, le veía similitudes con Vicente Moreno, el ahora técnico del Mallorca. «A mí me recuerda un poco a Vicente Moreno, que lo tuve tres temporadas en Tarragona y la forma de plantear los partidos y de ser capaz de con tus virtudes hacerles daño al equipo rival, me recuerda a cómo lo hace Vicente y los resultados están ahí y están saliendo las cosas muy bien».

Y apuntó que seguirán saliendo a pesar de que llegan las jornadas en las que empiezan a aparecer los problemas por el hecho de contar con jugadores marcados por las tarjetas. «Si el equipo funciona es difícil para el míster hacer cambios, pero yo creo que la clave de que también los jugadores que estén jugando más estén teniendo ese nivel, en este caso, somos los que menos minutos tenemos, que estamos apretando y cuando estamos entrando en las segundas partes estamos aportando cosas». Puso ejemplos como «cuando Chema salió en Málaga que cambió la cara al equipo, Juanjo salió el otro día igual de bien. Tenemos que estar preparados para eso, para que, el día que nos toque, ponérselo más difícil al míster y hacerle dudar para tener más minutos».