El hambre y las ganas de comer

El cancerbero narazí Lejarraba se anticipa a la llegada del rojiblanco Javi Moreno. /FELIPE ORTIZ
El cancerbero narazí Lejarraba se anticipa a la llegada del rojiblanco Javi Moreno. / FELIPE ORTIZ

UD Almería B y Recreativo Granada escenifican su miedo a que el fallo les condene

JUANJO AGUILERA

La situación que atraviesan UD Almería B y Recreativo Granada, esta menos crucial que la de los rojiblancos, se escenificó ayer en el Estadio de los Juegos Mediterráneos donde las tablas con las que acabó el duelo responden a lo que ambos equipos merecieron en un partido con poco fútbol por más que pudiera deparar lecturas positivas en algunos aspectos del juego. Lo cierto es que el miedo a cometer errores hizo que ambos salvaguardaran su portería por si el error les impedía sumar al menos un punto, que nunca será peor que haber perdido los tres.

Los dos escenificaron un partido donde la disputa estuvo en el centro del campo y puede que hasta una imaginaria línea de 3/4, pero en el que el acierto a la hora de buscar la portería estuvo siempre ausente a lo largo del partido. Este lo manejó bien el Recreativo Granada en la primera media hora para dar paso, posteriormente, a un paso al frente de los de Esteban Navarro, pero la ausencia de idóneas tomas de decisiones en los metros finales condujo al duelo al 'cerocerismo'. Este impide al filial unionista recortar con lo deseado -la victoria- con respecto a la zona de permanencia. Al equipo de Pedro Morilla, sin embargo, le vale para cortar seis semanas de aciagos resultados, pero también insuficiente renta de no ser porque para ambos destaca el hecho de crecer desde la labor en defensa. A todas luces, insuficiente si lo que se pretende, en ambos casos, es andar hacia la comodidad. El punto es el tercero consecutivo, en idéntico número de jornadas, para los de Esteban Navarro, necesitamos de triunfos.

Muy trabado

El partido, entre dos equipos con urgencias -el Almería B por necesidad y el Recreativo Granada porque, sin estar en peligro, acumula seis derrotas consecutivas- comenzó intenso con llegadas de ambos equipos. El filial rojiblanco lo intentó buscando a Alberto Toril, que disparó a las manos de Lejarraga, en el minuto 3, y el filial nazarí con 'acceso' por banda izquierda, tras robo en el centro del campo, aprovechando la velocidad de Víctor Morillo por banda izquierda, pero con centros que no encontraron rematador.

El Recreativo Granada, con Andrés García como encargado de mover el balón en la zona ancha, controló más el juego que el conjunto indálico, que trató de presionar la salida de balón, pero careció de llegada. Tampoco la tuvo el equipo dirigido por Pedro Morilla, cuyas intentonas se quedaron en la zona de tres cuartos ante el buen trabajo en defensa de los de Esteban Navarro. Así, en el 12, Ontiveros no pudo aprovechar un buen balón de Neva. La salida al cruce de José Alonso impidió un remate franco del delantero del Recreativo. En el 16, el remate de Juancho no inquietó a Jero, que se hizo con el balón sin dificultades.

Respondió la UD Almería B, en el minuto 24, por la obligación de demostrar lo que le iba en el partido. Una subida por banda izquierda de Dani Hernández, que debutaba como rojiblanco en casa, puso un balón al centro del área que Alberto Toril remató de cabeza, pero se le fue fuera por muy poco, en un partido con demasiadas imprecisiones en el pase parte nazarí.

El Almería B, tratando de crecer desde la solidez defensiva, rozó el gol en el minuto 34 con una acción entre Alberto Toril y Sergio Pérez en la que el delantero rojiblanco asistió al extremo y el disparo de este se fue ajustado al palo izquierdo de la meta defendida por Lejarraga, en una primera acción que marcó un ligero aumento de las aproximaciones locales, sobre todo por banda derecha, por donde apareció Antonio Marín, que tuvo que abandonar por lesión, en el 38. En el 42, el disparo fue de Youness, desde lejos, y la intervención cómoda de Lejarraga.

En ese empuje, el Almería B estuvo cerca del gol, en el 44. Un saque de banda de Dani Hernández lo peinó, en el área, Igor Engonga y, a la media vuelta, Alberto Toril mandó el balón al larguero y el posterior rechace no lo supo aprovechar Javi Moreno, que lo mandó fuera, en una demostración de la imposición del fútbol planteado por el equipo rojiblanco antes del descanso.

El último pase

La segunda parte se desarrolló con más presencia del Almería B en el área del Recreativo Granada. Así, tuvo más llegada y, en el minuto 54, dispuso de la primera, con un buen centro de Antonio Navas al área que cabeceó Fran Callejón, aunque el balón se fue fuera por poco. La ocasión fue un aviso que hizo despertar al Recreativo Granada, con llegadas por banda derecha resueltos por la defensa rojiblanca. La última, en el 60, con disparo de Ontiveros.

De todas formas, fue el filial rojiblanco el que tuvo más peso, después de esas acometidas nazaríes. Primero con un centro de Antonio Navas que tocó lo suficiente Fran Serrano para evitar el disparo, en el 60, y otro disparo de Javi Moreno, que entró en el área del Recreativo por banda derecha, que acabó con saque de esquina.

De todas formas, los acercamientos se quedaron en sólo aproximaciones al área, pero nada de llegadas ante los dos cancerberos, que, salvo en contadas ocasiones, pasaron inéditos por el partido. De todas formas, el Recreativo lo tuvo en el 90, con un disparo de Adri Rivas que acabó con una gran intervención de Jero, que evitó la derrota.