UD Almería

La guinda al pastel de Turki Al-Sheikh

Juan Muñoz, que celebra su gol ante el Tenerife, vuelve a Almería, cedido por el Leganés, tras hacer 14 goles con el Alcorcón./
Juan Muñoz, que celebra su gol ante el Tenerife, vuelve a Almería, cedido por el Leganés, tras hacer 14 goles con el Alcorcón.

Juan Muñoz regresa a una UDA con catorce jugadores nuevos, con Appiah y Aliyu entre ellos | Una docena más vistió la camiseta rojiblanca en la pasada temporada, aunque Sekou Gassama es el único cedido que vuelve y Juan Ibiza 'regresa' en propiedad

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

La tarta rojiblanca confeccionada por Turki Al-Sheikh ya está en el horno. Pedro Emanuel 'cocinará' durante la presente temporada los resultados con una plantilla 'a caballo' entre la pasada temporada, con jugadores que defendieron el escudo la pasada temporada, y los que han llegado este verano, tanto en la etapa en la que todavía tenían poder Miguel Ángel Corona e Ibán Andrés como después, con el desembarco del personal que trabaja bajo el mandato del magnate saudí. Con unos y otros, la actual plantilla que trabaja a las órdenes del técnico portugués Emanuel está compuesta de 24 jugadores, aunque dos de ellos, el delantero nigeriano Isah Aliyu y el extremo inglés Arvin Appiah, lo son con ficha del filial por su condición de sub-23, lo que les permitirá jugar con el primer equipo cuando el técnico indálico lo estime oportuno.

De todas formas, estos no son los únicos jugadores que han estado vinculados a la UD Almería en esta temporada 2019/20, sino que también hay seis que empezaron a trabajar con Óscar Fernández -un damnificado con la llegada del magnate saudí- o con Pedro Emanuel, pero la nueva dirección deportiva estimó que no debían continuar y salieron. Son los casos de Ari N'Kaka, que está en el Racing de Santander; Tano Bonnín, Simón Moreno, Gianny Rodríguez, Gonzalo Bueno, Adri Montoro, así como Mathieu Peybernes y Yanis Rahmani, que salen con destino al Anxo Carro de Lugo, donde jugarán en calidad de cedidos. Así, se van todos los jugadores que firmaron Miguel Ángel Corona e Ibán Andrés, los que pertenecían a la 'etapa' de Alfonso García Gabarrón.

Mitad y mitad

La nueva UD Almería se basa en los cimientos de la pasada temporada, aunque puede que sea sólo hasta que los nuevos refuerzos tomen 'aposento' física y tácticamente en la entidad. Viendo cómo se las gasta Turki Al-Sheikh, los que se han quedado ha sido porque le han convencido a él y sus consejeros. Así, de la pasada temporada se quedaron doce jugadores, si bien uno, Sekou Gassama, lo hace tras regresar de su cesión al Valencia Mestalla. El de Granollers se ha ganado seguir por sus goles. Ya lleva dos que han supuesto la suma de cuatro de los siete puntos. Marcó en El Sardinero el empate y el sábado pasado hizo el único gol que subió al marcador. El otro es Juan Ibiza, adquirido tras cesión, visto el buen rendimiento que dio.

Los restantes, hasta la docena, casi todos han sido titulares en los tres partidos disputados hasta ahora. Sólo Fernando, al que René 'no le ha dejado hueco', está 'limpio' de minutos. El citado René es el más utilizado, junto con Sekou, César de la Hoz, Sergio Aguza y Lucien Owona. Todos han estado en los 270 minutos disputados. Los demás son, por 'minutos consumidos', Iván Martos, José Romera, José Corpas y Gaspar Panadero.

Caras nuevas

Mientras, 20 son los jugadores nuevos, aunque no todos podrán llegar al mes de enero porque, como queda dicho, la nueva dirección deportiva ha 'limpiado' todo lo que firmó la entidad en la etapa en la que Alfonso García Gabarrón era presidente del club rojiblanco. Con Turki Al-Sheikh al frente de la entidad rojiblanco, la UD Almería se ha hecho con los servicios del portero Dragan Rosic; los defensas Iván Balliu, Nikola Maras, Jonathan Silva y Valentine James; los centrocampistas Petrovic, Coric y Valentín Vada, y los delanteros José Carlos Lazo, Darwin Núñez, Isah Aliyu, Arvin Appiah y Juan Muñoz, que es el decimotercer incorporado para una plantilla con la que habrá que 'aguantar' hasta el mes de enero, fecha en la que se abrirá de nuevo el mercado de fichajes.

Los dos jugadores anunciados en la mañana de ayer como nuevos fichajes de la UD Almería lo harán con licencia del filial, que milita en el Grupo IX de Tercera División.

La guinda

La sorpresa es la llegada de Juan Muñoz, de nuevo, a la entidad rojiblanca, tras una excelente temporada en el Alcorcón, donde el utrerano ha anotado 14 goles esta temporada. Esas cifras le llevaron a firmar por el CD Leganés hasta 2023, previo pago de 1,5 millones de euros. Sin embargo, el nuevo futbolista de la UD Almería no entraba en los planes del conjunto que dirige Pellegrino.

Formado en la cantera del Sevilla FC, el ariete comenzó su andadura en el fútbol de alto nivel en el Sevilla Atlético, con 17 años; con esta edad debutó también con el primer equipo en un encuentro de Copa del Rey. Su debut en Liga se produjo en febrero del 2015 vistiendo también la camiseta del Sevilla, con el que hizo su estreno así mismo en la Liga de Campeones. Su proyección le valió para estrenarse como internacional con la selección sub-19.

Antes de jugar en el Alcorcón la pasada temporada, estuvo cedido en Real Zaragoza, Levante UD y, como se recordará, también jugó en la UD Almería, en la temporada 2017/18. En su periplo en la capital almeriense, en la que se presentó siendo propiedad del Sevilla, perforó las mallas de la portería rival en cuatro ocasiones, dos de ellas en uno de los últimos choques del curso contra el Granada, además de uno frente al Tenerife y otro frente al Sevilla Atlético. Como rojiblanco disfrutó de 1.419 minutos de competición con 25 partidos, con la odisea de vivir con tres técnicos, Luis Miguel Ramis, Lucas Alcaraz y Fran Fernández, que le sacó su mejor juego. Hubo quien se posicionó en favor de que se quedara.

El utrerano llega en calidad de cedido, con opción de compra, tal y como anunció el redes sociales el máximo accionista de la entidad rojiblanca, Turki Al-Sheikh, antes de la medianoche, aunque la UD Las Palmas también intentó hacerse con el fichaje de quien vuelve para, tal vez, terminar lo que no pudo hacer en su anterior paso con la UDA: triunfar.