UD Almería

Gana el que más tiene que perder y pierde el que más tiene que ganar

El rojiblanco Álvaro Giménez, que volvió a marcar, intenta deshacerse de Vieira. / AGENCIA LOF

El Almería, en un mal partido, despierta del sueño del playoff tras ser superado por un rival que sueña con salvarse

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Sonó bruscamente el despertador para la UD Almería. No era o no debía haber sido aún la hora. El equipo rojiblanco quiso que pasaran más jornadas, pero fue antes del tiempo deseado. El sonar fue en un partido en el que al equipo rojiblanco no le salieron las cosas. Fue menos intenso que un Lugo que se jugaba mucho, porque tenía mucho que perder, y jugó con una velocidad menos, donde el Lugo expuso más sobre todo de mediocampo hacia arriba y donde le ganó en metros a una UD Almería que casi siempre llegó tarde y siempre estuvo a remolque de un rival que creyó más. Sólo durante una decena de minutos, hubo control rojiblanco, pero ante un Lugo que se armó de paciencia para tapar su parcela y de velocidad para destapar la de la UDA. Por eso se adelantó por dos veces en la primera parte, más allá de la reacción con un gol que casi pasó 'desapercibido', el de Álvaro Giménez, que le valió al ilicitano para ponerle la firma a su decimoquinto gol.

En la segunda parte no hubo cambios. Siguió siendo mejor el Lugo a un Almería al que le faltó un 'puntito' más para pelear en igualdad de condiciones. Pero, maniatado, se vio superado por un error en cadena que aprovechó Cristian Herrera para poner el 3-0 y por los errores en ataque de los rojiblancos, que tuvieron ocasiones en dos minutos consecutivos, tras centro de Juan Carlos al que no llegó Saveljich y remate de César de la Hoz que se fue fuera. Aunque Pablo Caballero acortó distancias, otra contra bien planteada por el equipo albivermello hizo sonar el despertador. Se acabó 'la liga', empieza la lucha por dignificar aún más una temporada para enmarcar.

El pase final

De inicio, el partido deparó la imagen de un CD Lugo sin demasiadas alegrías y casi timorato aguantando bien en defensa, sin conceder para salir a la contra en busca de sorprender a una UD Almería que tampoco hizo concesiones en tareas defensivas y ganando además las pelotas divididas. El Lugo, sin embargo, metió intensidad al partido a la par que el Almería tiró de paciencia. Y eso le dio opciones, estando cerca del área albivermella.

Tras un disparo de Edu Campabadal taponado por Iván Martos, en el minuto 8, la respuesta fue dada por Álvaro Giménez con un gran control en la frontal del área cuyo disparo fue despejado por Campabadal, en el 11, para ser después César de la Hoz el que intentó un lanzamiento que se fue fuera por poco en una fase con más peso en el control de juego por parte de la UD Almería, que llegó, pero careció de fortuna en el último pase.

4 Lugo

Juan Carlos; Edu Campabadal, Miguel Vieira, Josete, Luis Ruiz; Gerard Valentín (Iriome, m. 68), Aburjania, Fernando Seoane, José Carlos Lazo; Manu Barreiro (Sergio Gil, m. 80) y Cristian Herrera (Escriche, m. 64)

2 UD Almería

René Román; José Romera (Chema Núñez, m. 59), Lucien Owona, Esteban Saveljich, Iván Martos; Yan Eteki (David Rocha, m. 59), César de la Hoz (Pablo Caballero, m. 67); José Corpas, Juan Carlos Real, Luis Rioja, y Álvaro Giménez.

Goles
1-0, m. 18: Gerard Valentín. 1-1, m. 39: Álvaro Giménez. 2-1, m. 41: Manu Barreiro. 3-1, m. 52: Cristian Herrera. 3-2, m. 80: Pablo Caballero; 4-2, m.85: Lazo.
Árbitro
Ais Reig, perteneciente al colegio alicantino. Amonestó a Juan Carlos (m. 66), del CD Lugo, y a Lucien Owona (m. 76), de la UD Almería.
Incidencias
Partido correspondiente a la jornada trigésimo séptima del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, disputado en el Anxo Carro ante 4.667 espectadores.

Con el partido cargado por la derecha de ambos equipos, fue por la izquierda por la que llegó la acción con la que se adelantó el cuadro lucense, cuando se jugaba el minuto 18. El balón lo puso Manu Barreiro desde la izquierda al corazón del área, Cristian Herrera no pudo embolsarla, pero el balón le quedó muerto a Gerard Valentín que enganchó un zurdazo ante el que nada pudo hacer René Román. Así, el cuadro rojiblanco -que jugó de verde, con su tercera equipación- se vio obligado a remar con un gol en contra.

Con cuentagotas

Lo pasó mal el Almería, porque no estuvo cómodo, perdió el control del balón y del partido, pero en una acción en el minuto 29 estuvo cerca del empate, después de una jugada iniciada por Esteban Saveljich. Hubo disparo de Álvaro Giménez despejado e Iván Martos, desde fuera del área, le pegó con el alma para el despeje posterior de Juan Carlos, que evitó las tablas en el marcador del Anxo Carro.

Tuvo otra el equipo de Eloy Jiménez, con más obligación a marcarlas. Le faltó velocidad a Lucien Owona para pelearle el duelo a José Carlos Lazo, en el minuto 37, y este en carrera superó a Saveljich, pero el disparo cruzado no encontró portería cuando tenía un compañero en mejor situación de gol. Y no sentenciar le costó caro porque el Almería en la siguiente acción puso la igualada en el luminoso. Fue, en el minuto 39, como consecuencia de una mala gestión del balón por parte de Edu Campabadal. El lateral diestro albivermello se la dio a su portero Juan Carlos, pero Álvaro Giménez, atento, se anticipó y marcó un gol de los suyos, de pelea.

Entonces, el Almería se 'relamió' con el gol, pero se despistó atrás, dio las tablas por buenas antes del descanso y el Lugo no hizo lo mismo. Sacó de centro buscó la portería, Romera cedió el balón a René y por ahí andaba con la caña Barreiro para aprovechar el balón suelto y mandarlo a la red para dejar así el partido hasta después del descanso.

Mal en defensa

Y si estaba cuesta arriba el partido, peor se puso a la salida de vestuarios. La UD Almería no salió enchufada en tareas defensivas y el cuadro albivermello, más necesitado, dio un paso más para hacerse dueño del duelo. Falló Luis Rioja con la pérdida en mediocampo, Iván Martos no tapó el centro desde la esquina izquierda del área rojiblanca y Manu Barreiro, en el segundo palo, se impuso a José Romera, en la parte diestra del área. El remate del delantero del Lugo se fue al larguero y en la caída se anticipó Cristian Herrera para hacer el tercero.

Fran Fernández se vio obligado a cambiar el decorado para ganar y seguir optando al playoff. Optó por la entrada de David Rocha y Chema Núñez en lugar de Yan Eteki y José Romera con el objetivo de tener más balón, menos músculo en el centro del campo, y más capacidad de desborde. José Corpas bajó al lateral diestro y por su banda Chema Núñez hizo la primera. El habilidoso jugador rojiblanco habilitó a Juan Carlos Real, pero su centro no llegó a rematarlo Esteban Saveljich y sin tiempo otra ocasión, después de un centro de Luis Rioja desde la derecha que remató César de la Hoz por encima del larguero, en el minuto 61, para dar paso a un partido de ida y vuelta con las proximidades del área como freno para ambos equipos, que no consiguieron inquietar en las áreas. Fran Fernández entonces dio entrada a Pablo Caballero para jugar con dos delanteros. Este, en el minuto 80, recortó diferencias tras un buen centro de Iván Martos, desde la izquierda, que cabeceó abajo el argentino para poner el 3-2 y poner la emoción al partido y el sosiego en los locales, con diez minutos y el descuento por delante.

Pero ayer no era el día de la UD Almería. Abrió la puerta de par en par cuando debía cerrarla y el Lugo no quiso sufrir, empujó arriba ante un Almería que no supo sacar el balón desde atrás. En el minuto 85, Sergio Gil se hizo con el balón en el centro del campo, tras robo, y asistió a José Manuel Lazo que aprovechó el hueco entre el palo derecho de la meta de René y el cancerbero rojiblanco para sentenciar el encuentro, soñar con la salvación y hacer despertar del sueño a una UD Almería que no fue nunca dominador y que siempre estuvo a remolque durante la disputa del duelo.

Mal partido para un equipo rojiblanco que luchó en la competición mientras tuvo opciones y al que hay que alabar que haya llegado a donde lo ha hecho con todo en contra. El caso es que en el Anxo Carro ganó el que más tenía que perder y perdió el que más tenía que ganar.