UD Almería

Fran Fernández: «Al terminar el partido sentiré gran felicidad por todo lo logrado»

Fran Fernández vivirá mañana su último partido como entrenador de la UDA en esta etapa./IDEAL
Fran Fernández vivirá mañana su último partido como entrenador de la UDA en esta etapa. / IDEAL

El técnico del Almería se despide mañana del que ha sido su club durante siete años, al igual que varios jugadores

JORDI FOLQUÉAlmería

Con la tranquilidad que da el no jugarse nada en la última jornada, Fran Fernández afrontó ayer su última rueda de prensa previa a una cita de esta campaña pudiendo hablar de muchas cosas, aunque sin concretar en la mayoría de los casos. Porque no dio ninguna pista sobre su futuro. Que será lejos de la UDA, al no haber aceptado la oferta de renovación que le presentó el club. Primero lo hizo el director deportivo (Miguel Ángel Corona) para, en la segunda ocasión, hacerlo el presidente de la entidad (Alfonso García). Caminos que se separarán, de manera oficial, el próximo 30 de junio. Pero que, de manera real, será mañana cuando acabe la cita del cuadro rojiblanco ante el Albacete.

Será el momento de hacer balances. De pensar ya en lo que se le presentará desde el 1 de julio. Siempre que acepte alguna de las propuestas que tiene encima de la mesa y que lo están esperando para que el zapillero lidere, desde el banquillo, el objetivo de una nueva entidad. Pero antes de que eso suceda, Fran Fernández sabe que toca despedirse (con lo que espera sea un 'hasta luego' más o menos prolongado en el tiempo) del Estadio de los Juegos Mediterráneos. El escenario en el que quería entrenar «al equipo de mi tierra». Para lo que entró en la entidad rojiblanca hace siete años. Tiempo por el que ha pasado por prácticamente todas las categorías inferiores hasta ser, ya en el primer equipo, primero un 'apagafuegos' y, desde el final de la pasada campaña, entrenador sin tener el calificativo de 'interino'. Para convertirse en el cuarto entrenador, en la historia de la UDA, que acaba su contrato sin ser destituido una vez que fuera el que comenzaba la temporada (Paco Flores, Unai Emery y Javi Gracia).

Gran felicidad

Por este y por otros muchos motivos, el zapillero tiene claro que, cuando acabe el partido de mañana (20.30 horas) frente al Albacete, las sensaciones que tendrá serán intensas. No es para menos. Pondrá, eso espera, punto y aparte. Para cerrar una etapa de siete año y pensando que «sentiré una gran felicidad por todo lo logrado», dijo.

Eso será el comienzo del final. De la despedida. Se le preguntó por ese momento. Cuando el colegiado señale el final del partido y la temporada, a nivel de encuentros, ya habrá terminado. No quiso mostrar sus pensamientos ni, sobre todo, sus sentimientos. Para mostrarse como lo más profesional posible. Ya habrá tiempo, en la rueda de prensa posterior al choque contra los manchegos, de que pueda 'explayarse'. En la previa quiso hablar más del partido en sí y de otras despedidas, que también las habrá, entre sus jugadores.

A los que elogió, una vez más, como ha hecho a lo largo de la campaña que han estado a sus órdenes. Como también ha hecho, no quiso quedarse con uno en este ejercicio. Ni tampoco ante la pregunta 'trampa' sobre el que se llevaría a su nuevo destino. Porque tiene entre los que elegir, aunque dependerá del presupuesto que tenga su nuevo destino y si tiene posibilidades para ello. Así que prefirió elogiar en general. Hasta aquellos que no han tenido muchos minutos en el presente campeonato liguero, porque suelen ser los que hacen que un vestuario sea bueno o sea un 'polvorín', como así ha ocurrido en temporadas anteriores con los que no jugaban tanto y dejaban a un lado la tan llamada profesionalidad. «Es muy difícil quedarse con uno en especial de esta plantilla», apuntó. El zapillero reconoció que «no me llevaría a uno, sino a muchos, porque han hecho una magnífica temporada». También «de los que no han jugado mucho, por su profesionalidad».

El hecho de que el Albacete no se juegue el ascenso directo, logrado por el Granada el pasado martes, le quita 'dramatismo' al choque. Los manchegos saben que jugarán el playoff de ascenso, aunque la duda es saber si lo hará como tercer clasificado (teniendo el factor campo a su favor en las rondas que dispute) o cuarto, lugar que ocupa en la actualidad. Para ser tercero debe hacer más que el Málaga. Si los malacitanos vencen en la última jornada, por mucho o poco que hagan los de Ramis en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, nada cambiará entre los dos conjuntos que, en semifinales, jugarán la ida fuera de su feudo. Un aspecto que puede beneficiar para que se vea un partido más abierto y atractivo para el espectador que acuda al campo. Será el último de la temporada de la 'tranquilidad' en el seno rojiblanco. Una cita que, Fran Fernández, espera sirva para vivir esa 'comunión' entre los aficionados de la UDA y el propio equipo. Al que le pide «que lo demos todo. La afición se lo merece por su apoyo».

Y todo reconociendo que, a esta altura de temporada, con la mayoría pensando ya en las vacaciones y en el futuro de cada uno, es «difícil motivar a los jugadores». Como también lo es motivar a los seguidores. En la última cita en casa, frente al Alcorcón, se vivió la peor entrada, en un partido de Liga, en años. Cierto es que un domingo a las 12.00 horas, con el calor que hizo y sin jugarse ninguno nada, podría tener 'excusa'. Pero espera que mañana, siendo sábado por la tarde-noche, las gradas del Mediterráneo presenten una imagen que sirva para 'homenajear' a una plantilla que puede alcanzar los 60 puntos, si ganan, y que ha logrado la mejor puntuación desde que Javi Gracia superara los 70 puntos y ascendiera, tras superar dos rondas en el playoff.