El disfrute tras el sufrimiento

Lucien Owona confía en que siga el crecimiento del equipo en este tramo final de la temporada./LOF
Lucien Owona confía en que siga el crecimiento del equipo en este tramo final de la temporada. / LOF

Lucien Owona recuerda lo vivido la pasada campaña para valorar lo que viene ahora | El central camerunés considera que el Almería está capacitado para pelear hasta el final por el playoff

JORDI FOLQUÉAlmería

Es de los pocos que quedan del pasado curso. El único, junto a René Román, que ha tenido continuidad en el presente ejercicio de entre los que ya estaban hace un año vistiendo la elástica del primer equipo rojiblanco. Por tanto, una voz más que autorizada para hablar de lo vivido hace unos meses y lo que están viviendo ahora en el seno del vestuario. Como de la noche al día. Como si fuese otro equipo. Como si lo que el Almería tuvo que pasar para lograr la salvación fuera, ahora mismo, un mero mal sueño. Que acabó bien. Pero no tanto como en la actual campaña liguera. En la que están ya con 52 puntos y todavía faltan por jugar ocho jornadas del campeonato. Las que marcarán si, como dicen desde el club, pueden logra la matrícula de honor en lugar del sobresaliente que ya tienen. Todo, claro, comparándolo con los pasados ejercicios. En los que la palabra drama fue la que mejor expresa lo vivido y sentido en el último lustro.

Quizás, por ello, Lucien Owona era de los que quería mantener la calma cuando se hablaba de mirar al playoff de ascenso y no se había conseguido, de manera virtual, ni la permanencia. Pensaba en lo pasado y prefería ser cauto. Muy cauto para ser más exactos. «Antes del Nàstic se hablaba mucho de playoff sin haber salvado la categoría y era un problema», apuntó el central africano. No es que no confiara en el trabajo propio y de sus compañeros, pero sí que pretendía que las cosas llegaran en su momento y, tras lograr el objetivo de la permanencia, pensar ya en ir a por la sexta plaza. Porque, hace un año, tuvieron que esperar a la jornada 42 y que el Numancia ayudara ganando a la Cultural y Deportiva Leonesa.

Playoff

Ayer, en su comparecencia de prensa en la semana que recibirá el Almería al que fue su primer club en España, Owona ya sí que habló claramente del playoff. Pero, eso sí, con matices. No queriendo que sea una obsesión y sí que sirva para que el final de temporada se convierta en un día a día queriendo más, para acabar el curso de la mejor manera posible, sin descartar nada. Que sea un final de disfrute, deseando más puntos, que de sufrimiento porque no se llega ni a la orilla.

Pero el disfrutar no se refería a que se vea un fútbol alegre y vistoso, perdiendo las señas de identidad del equipo en esta campaña. Quiere que se tenga la misma mentalidad y tensión que hasta ahora. No bajar la guardia en ningún instante. Presionar todo el partido. Jugar como han demostrado que saben. «Tenemos que ganar con fútbol o sin fútbol. Da igual el cómo. Lo importante es el resultado. Ganar por encima de todo». Como piensan, a esta altura de competición, todos los equipos que tienen algo por lo que luchar. Porque «ahora la ambición es notable para luchar por estar arriba», dijo.

Una ambición que también tiene su próximo rival. Un Real Oviedo al que conoce muy bien, por haber militado en su equipo durante dos campañas. Era muy joven y recién llegado a nuestro país. El cuadro asturiano está por encima de la UDA, pero ha cambiado esta semana de entrenador, tras empatar ante el Córdoba (3-3). Un hecho que deja a las claras que los carbayones buscan apurar sus opciones de meterse entre los seis primeros. Lo que hace que la cita del sábado sea un duelo directo entre dos aspirantes. «El Real Oviedo es un rival difícil, independientemente del entrenador», señaló. Recordando que «tengo amigos allí y saben que en Almería no hay partido fácil». Porque «nos sentimos fuertes en el Mediterráneo», apuntó.

Quiere sumar la tercera victoria seguida y acercarse a los de arriba. Como reconocieron sus compañeros en los últimos días, Lucien Owona también piensa que depende de lo que haga la propia UDA en estas siete jornadas que restan para acabar la fase regular. Cree que si el Almería suma, los de arriba pincharán por la gran cantidad de duelos directos que hay y porque, como pudo comprobar el Oviedo ante el Córdoba, los de abajo están apurando para no perder la categoría. Es un ideario del propio vestuario de los hombres entrenados por Fran Fernández. «Todos quieren jugar el playoff y subir. Si somos fuertes es gracias a la unión del vestuario. Las victorias son de todos, hasta de los que no juegan, porque lo celebran como el que más», manifestó en referencia al buen ambiente que ha habido durante toda la campaña y que está dando puntos.

Cambio en el vestuario

Todo lo contrario que en cursos pasados, denunciado hace unos meses por el propio Owona. Fue, comparando lo que había y lo que hay, de los primeros que recordó que hace un año no se iban nunca a comer juntos y que, tras el entrenamiento, cada uno iba por su lado. Destacó que se hubieran recuperado las comidas entre los futbolistas y, también, el cuerpo técnico a la hora de hacer grupo. La 'pescadilla' sobre si las victorias llegan por el buen ambiente y el compañerismo o, viceversa, son las comidas que se producen son porque las victorias permiten el buen ambiente.

Lo que también tiene muy claro es que lo que pase hasta el final no dependerá de si alguno hace una buena campaña y su nombre sale para fichar por otra entidad. La filosofía del bloque seguirá siendo la misma y no espera que nadie piense de manera individual hasta que acabe la temporada y vean si han podido lograr el ascenso a la Liga Santander. Lo que sería un espaldarazo definitivo para algunas carreras de los profesionales que conforman actualmente el vestuario de la UDA.

A nivel personal, Owona cuenta con un año más de contrato. Firmó por tres ejercicios en el verano de 2017. Ha tenido una 'actividad' un tanto irregular. Compartiendo tanto la titularidad con el banquillo o, incluso, la grada. Ahora está de fijo haciendo pareja de centrales con Esteban Saveljich. Le ha ganado, en este momento, la partida a un Juan Ibiza que se mostró dubitativo en sus últimas intervenciones. Owona no quiere pensar en si seguirá de rojiblanco. Se fija en que, por contrato, así será. «La temporada pasada fue un desastre terrible y ahora nos toca disfrutar. Me queda un año más en el Almería y no me preocupa mi futuro. Esto da muchas vueltas, pero en mi cabeza no está el marcharme». Así concluyó mezclando lo que fue, lo que es y lo que puede ser. Tanto para él como para la UDA.