UD Almería

Las crónicas destacan el gran trabajo del Almería para 'callar' La Romareda

José Corpas, que pudo hacer el tercero, controla agarrado por Soro ante James Igbekeme./AGENCIA LOF
José Corpas, que pudo hacer el tercero, controla agarrado por Soro ante James Igbekeme. / AGENCIA LOF

La primera victoria de los rojiblancos en Zaragoza es catalogada de justa, en incluso corta, por su mejor criterio de juego, «serio y disciplinado»

JOSÉ GABRIEL GUTIÉRREZAlmería

Las estadísticas están para romperlas. Si se hace de manera convincente, mejor que mejor. Eso es lo que hizo la UD Almería en La Romareda. En los datos previos al partido se resaltaba en IDEAL que en las siete visitas anteriores, el balance era muy favorable al Zaragoza: seis victorias y un empate, que era un campo gafe y se recordaba que el único punto sumado por la UD Almería había sido, con Unai Emery en el banquillo, en la Liga del primer ascenso a Primera.

La UD Almería ganó por vez primera, con Fran Fernández, un joven técnico almeriense en el banquillo. Lo hizo con merecimiento, como así reflejaban las crónicas, a base de buen criterio colectivo para imponerse a un Zaragoza que, hasta entonces le había tenido, como un 'dulce' en casa. Desde el pasado domingo, para la próxima visita, le catalogarán de 'hueso'.

Conservador, pero letal

En la prensa maña, Heraldo de Aragón titulaba 'Nuevo golpe bajo en La Romareda para el Real Zaragoza que cae ante un eficaz Almería'. En la crónica se exponía que «el Almería conquistó La Romareda y derrotó a un irregular Zaragoza que se diluyó como un azucarillo con el paso de los minutos después del descanso. El Almería adoptó una postura conservadora de principio a fin, esperando atrás todo el tiempo y buscando sus resquicios ofensivos en algunas contras aisladas».

El digital Espíritu Deportivo exponía el titular 'Un Zaragoza en caída libre' y se informaba que, tras el 0-0 al descanso, fueron los rojiblancos los que más se activaron. «El paso por vestuarios le sentó muchísimo mejor al Almería. El Zaragoza desapareció del partido, lo que aprovechó el conjunto rojiblanco para crear peligro». Así, tras el 0-1, se narraba que «el gol no despertó al Zaragoza, el conjunto maño no consiguió el balón y cuando parecía que el segundo tanto almeriense estaba más cerca llegó el 1-1. El gol sirvió como revulsivo para el Zaragoza, sin embargo, todo fue una ilusión».

Por su parte, en el Periódico de Aragón titulaba 'El Zaragoza se diluye con el Almería' y destacaba igualmente que 'Encajó los goles en dos errores defensivos'.

Tú dominas, pero yo gano

En cuanto a la prensa escrita deportiva de tirada nacional, Marca, en edición digital, abría la crónica titulando 'El Almería da otro mazazo al Zaragoza y se atreve a soñar'. En la narración, se exponía que los rojiblancos dispusieron de ocasiones para haber aumentado la ventaja. «El Almería se llevó los tres puntos de La Romareda, aprovechando su mejor puntería y su buen hacer en defensa. Todo lo contrario a un Real Zaragoza que demuestra que sólo puede aspirar a la permanencia. Mientras, los andaluces miran con ilusión a los playoffs. La primera parte tuvo color blanquillo en cuanto a dominio y llegadas, pero fue el Almería el que más peligro creó».

Después del 0-1 se pudo leer que con el 1-1 en La Romareda se reabrían las ilusiones de victoria. «El empate invitaba a pensar que los locales se podrían llevar el partido pero ocurrió todo lo contrario. Fue un mazazo para toda La Romareda. Los maños no bajaron los brazos pero fue un querer y no poder. De hecho, estuvo más cerca de caer el tercero en una contra que salvó Cristian. Una nueva desilusión para los aragoneses que aún tienen un colchón de siete puntos con el descenso. En cambio, el Almería se coloca a sólo cuatro de la sexta plaza y puede seguir soñando».

Un Almería muy respondón

El diario As titulaba 'El Almería gana y y hurga en la herida del Zaragoza', informando que el equipo almeriense mostró buenas hechuras durante los 90 minutos. «El Zaragoza salió dispuesto a enmendar su derrota en Pamplona y a dar satisfacción a su numerosa parroquia, pero se encontró un Almería serio y disciplinado, que jugó apretado en muy pocos metros, reduciendo los espacios de maniobra. Toda la primera parte fue una ofensiva continuada del Zaragoza, pero las mejores ocasiones fueron para el Almería, que se desplegó con velocidad y peligro cuando logró forzar un error al Zaragoza».

Sobre la segunda parte, se narraba que los intentos maños resultaron infructuosos. «Desde el inicio de la segunda mitad, el equipo de Víctor quiso meter una marcha más, pero se encontró con un rival respondón. El 1-1 metió al partido en el callejón de la emoción. Pero fue otra vez el Almería el que sacó partido del balón parado».