Los cedidos en la UD Almería buscan un buen 'acomodo' para la próxima temporada

Esteban Saveljich ha sido el jugador más utilizado en la UDA de todos los que son cedidos por otras entidades./AGUILERA
Esteban Saveljich ha sido el jugador más utilizado en la UDA de todos los que son cedidos por otras entidades. / AGUILERA

Esteban Saveljich, Juan Ibiza, Andoni López, Juanjo Narváez y Ermedin Demirovic regresarán a sus clubes de procedencia; Yan Eteki depende del Sevilla

JORDI FOLQUÉAlmería

Se acerca el final de la temporada y cada jugador piensa en su futuro. Ya sea en su actual entidad o con un cambio de aires. Tal y como sucede en una UDA que este próximo verano verá, como en el pasado, un incesante movimiento de piezas. Los que acaban contrato porque deberán negociar su renovación o irse. Los que lo tienen y han hecho una buena campaña, con ofertas para un cambio de aires. Los que lo tienen y, casi, no han podido mostrar sus cualidades, por lo que no es descartable un nuevo destino. Para acabar, en esta relación, con los cedidos. Los que saben que tendrán que regresar a su club de procedencia y, en caso de tener que regresar como local al Estadio de los Juegos Mediterráneos, hacerlo tras una nueva negociación.

En este último apartado hay cinco casos. A los que hay que unir otro, que no depende de la UDA, pese a que tiene un año más de contrato con el cuadro almeriense. El que está así es Yan Eteki. El pivote camerunés firmó hasta el 30 de junio de 2020. Pero el Sevilla se guardó una opción de recompra, que tendrá que hacer efectiva en próximas fechas, para intentar quedárselo o realizar un traspaso que beneficie, a nivel económico, también a la UDA.

Cinco cedidos

En esta segunda parte de la competición, desde el mes de enero, la UDA cuenta en sus filas con hasta cinco jugadores cedidos. Que llegaron al club rojiblanco por diversas circunstancias. La principal y común, que la entidad de Alfonso García no podía llegar al salario de cada uno y que 'solicitó' su cesión con el fin de poder ofrecerles los minutos que no tendrían en su club de procedencia, asumiendo una parte (pequeña en casi todos los casos) de su ficha.

Fueron, prácticamente, los últimos en llegar. Tras buscar en el mercado lo que no pudieron encontrar y para completar el plantel. Juan Ibiza fue el primero que aterrizó en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Procedente del Villarreal, ayer manifestó que no le importaría continuar un año más en el Almería. No ha terminado de asentarse en el equipo inicial. Cuando lo ha hecho, lesiones que han coincidido con malas ejecuciones que han costado goles lo han mandado, de nuevo, al banquillo de los suplentes.

Juanjo Narváez llegó ya en el tramo final del mercado desde el Real Betis. Llegaba para ser una de las mayores referencias ofensivas del equipo. Bien en una de las bandas o por detrás del delantero centro. Los últimos seis meses en el Córdoba, cedido también por el cuadro hispalense, daban esperanza de que así pudiera ser.

Sobre todo viendo que ninguno de los que conformaban la parte atacante para este ejercicio tenía una gran experiencia en la categoría (Corpas y Luis Rioja). Incluso, en las alineaciones de lo que podría ser el equipo tipo para este ejercicio se le ponía al cafetero por delante de los dos que llegaron del Marbella (Segunda B). Su aportación ha sido a cuentagotas. Siempre mejor como revulsivo. En un principio, el cuadro verdiblanco lo recuperará, pero para ver si al nuevo técnico que llegue en lugar de Quique Setién le agrada o rescinde ya de manera definitiva.

Por el mercado

Los otros dos que ya estaban en verano tienen el denominador común de haber fichado cuando el mercado parecía decir otra cosa. Pero, en ambos, fue por un efecto dominó. Andoni López llegó procedente del Athletic de Bilbao cuando el lateral izquierdo vivió una 'epidemia'. Tanto fue así que el club disponía de Samu de los Reyes (recién fichado) y Nano González. El primero se lesionó en pretemporada. El segundo dijo basta ante sus problemas en el tobillo nada más acabar la primera jornada del campeonato liguero. Por ello, la dirección deportiva preguntó y le fue ofrecido al vasco. Todas las partes conforme y se hizo con el '3' sin competencia.

Hasta que irrumpió un Iván Martos que, en la Copa del Rey en La Rosaleda, mostró sus mejores cualidades. Estuvo en el filial, entrenando con el primer equipo, hasta que Andoni López se perdió un choque liguero. Ya no volvió el cedido por el Athletic de Bilbao, aunque sí a varias convocatorias. Habrá que ver si en estas cinco jornadas que restan para acabar el campeonato tiene más minutos. Su vuelta a San Mamés parece más que clara, pero para buscarse un nuevo destino. Que no se descarta que sea, de nuevo, el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Toda vez que Nano se habrá marchado e Iván Martos podría plantear una oferta y ser traspasado.

Para acabar con el que ha sido el líder de la zaga y del vestuario, pese a que no portaba el brazalete de capitán. Esteban Saveljich, tras jugar el pasado curso en el Albacete cedido por el Levante, sabía durante el verano que este campeonato lo jugaría en el Almería. En el seno del club rojiblanco tenían muy claro que Joaquín Fernández sería traspasado. Se alargó más de la cuenta, pero sobre la bocina se produjo la venta del central de Huércal de Almería. Y su recambio, ya hablado desde hacía semanas, fue el argentino.

El que regresaba a la que fue su primera casa en Europa hace tres campañas, aunque fuera por un espacio de seis meses. Un tiempo que le marcó. Tuvo que irse al Levante en su momento. Ofrecía mucho más que la UDA para su traspaso desde Argentina, además de ponerle encima de la mesa una oferta que, ni por asomo, podía igualar la entidad de Alfonso García.

Ha ejercido de buque insignia del pensamiento de que había que pelear por el playoff de ascenso. Quería subir a la Liga Santander, aunque no ha podido conseguirlo esta campaña. Siempre ha dicho que le gustaría quedarse. Debe llegar a un acuerdo con el Levante para la rescisión de su contrato. Ya no le quedan más opciones de cesión. Pero el Almería debería ofrecerle un contrato que está, a día de hoy, muy por encima de las posibilidades de una entidad austera como es la actual UDA.

Demirovic sin explotar

Y en enero llegó Demirovic. Sus goles debían ser clave para que el Almería aspirara al playoff de ascenso. Por ahora, a falta de cinco partidos para acabar la temporada regular, no se ha estrenado en competición liguera. Poco más de 200 minutos. Para quedarse en julio, nueva negociación y ver si la UDA quiere darle esa confianza que no se ha ganado desde enero.