UD Almería

No hay ansiedad, sí ganas de vencer

Fran Fernández observa a los suyos, de los que destaca la humildad, el compromiso y la solidaridad./J. J. A.
Fran Fernández observa a los suyos, de los que destaca la humildad, el compromiso y la solidaridad. / J. J. A.

Fran Fernández destaca de la UDA que «trabaja muy tranquilo, es un grupo muy sensato» | El técnico, al que le gusta que se valore y se elogie a su equipo, espera «un partido tremendamente difícil» ante un Numancia al que «le gusta ser protagonista con balón»

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

Fran Fernández descartó ayer que en la plantilla rojiblanca haya ansiedad por el hecho de no haber podido sumar la victoria en todo lo que va de segunda vuelta. El rojiblanco ve más un gran interés por conseguir la victoria ante la afición que un estado de presión por la no consecución de la victoria. Esta, de llegar mañana, será como consecuencia de superar a un equipo que promete protagonizar un partido «tremendamente difícil» porque el Numancia «fuera de casa también se ha adaptado un poco con el paso de los partidos a la categoría y tiene más alternativas», pero sigue poseyendo esa intención del gusto por tener el balón y «ser protagonista» con la posesión.

Enfrente se va a encontrar con una UD Almería con casi todos sus jugadores disponibles -salvo Nano y Fran Rodríguez todos son 'utilizables'- y con el ego lleno de alabanzas como consecuencia de las actitudes mostradas por los rivales que incluso han modificado su estilo cuando tienen que enfrentarse a la UD Almería. «Creo que es positivo que los rivales modifiquen su estilo de juego para jugar contra nosotros. Eso dice que nos respetan muchísimo. Es algo que noto y que se me transmite que desde fuera respetan nuestro trabajo bastante e incluso nos elogian bastante. Eso nos tiene que afianzar y dar la confianza que necesitamos».

El partido

Así se presenta un partido que será distinto al de la primera vuelta, en el que la UD Almería conquistó su primer triunfo a domicilio de la Liga. Aquel triunfo y el empate con sabor a victoria de Málaga parecen dar la imagen de un equipo capaz de ganar a cualquiera. «Puede ser que en el ambiente se piensen que son rivales que podemos ganar y lo asumimos», pero no dudó en poner énfasis en la dificultad. «Nos va a costar muchísimo. Nosotros cada punto que conseguimos nos cuesta mucho». Así, recordó aquel partido en Soria, donde «ganamos, llegábamos con muchas necesidades, aunque era el principio de temporada y ganamos un partido tremendamente difícil y que nos costó muchísimo ganarlo, ya nadie se acuerda, pero nos costó muchísimo», reiteró.

De aquella cita en Los Pajaritos recordó que fue «un partido bastante igualado y este no va a ser menos, va a ser tremendamente igualado y en el que los detalles y sobre todo nuestra concentración durante los 95 minutos nos pueden dictar a favor o en contra. Este equipo no se va a relajar en ningún momento, está haciendo exhibición de unos valores que los está llevando a cabo como son la humildad, el compromiso y la solidaridad y tenemos que seguir en esa línea».

Igualmente, el entrenador rojiblanco habló de respeto hacia los rivales. «Tenemos que respetar a todos los rivales y mucho más a un rival que viene de jugar una final de un playoff y que viene en una dinámica positiva. Lo vamos a tener difícil, pero nosotros estamos bien y estamos preparados para lo que el rival nos proponga y tenemos que hacerlo a nuestro nivel».

En ese sentido, salvo a Nano y Fran Rodríguez, metió a todos en la 'bolsa' de la que extraer la convocatoria, en la que podrían estar Juan Ibiza, Narváez y Demirovic. «Van a llegar, alguno en mejores condiciones que otro, pero lo importante es que puedan estar en la convocatoria si lo vemos correcto. Excepto Nano y Fran Rodríguez, todos hasta el momento, a falta de un entrenamiento, en perfecto estado».

Alternativas

Precisamente, con esas armas se abre un panorama diferente que permite al técnico de la UD Almería disponer de más variantes, sobre todo en ataque. «Buscamos siempre tener alternativas, tener variables o de inicio o lo que está ocurriendo que sea sobre la marcha, lo que el partido requiera en ese momento. Al no ir por delante en el marcador en los últimos partidos hemos tenido que tirar de jugar con dos puntas, de intentar darle amplitud al juego desde un lateral o desde un extremo y tener más presencia en área, pero creo que estamos controlando las fases del partido, estamos dando un buen nivel competitivo y tenemos que seguir en la misma línea».

Todo con vistas a un partido del que ha dicho no esperar «grandes cambios. Es verdad que tienen la baja de Escassi, pero puede entrar Gus -Ledes-, que juegue Sanz... Lo que no creo que cambie mucho es su forma de entender el juego», ha explicado. Seguidamente ha dicho creer que «tienen un modelo que está bastante claro, que lo han ido mejorando durante la temporada, como todos los rivales y como nosotros mismos».

En ese sentido, de su modelo de juego ha deseado que los suyos compitan «sabiendo las virtudes de los rivales y sobre todo las nuestras. Creo que en casa tenemos que ser más protagonistas, pisar más área contraria de lo que lo estamos haciendo últimamente, tenemos que intentar acelerar más en zona de finalización y crear más ocasiones, si hace falta crear veinte, pues veinte, pero tenemos que tener más presencia en área contraria, tener más gol y sobre todo seguir defendiendo con esa agresividad que nos caracteriza».

Tranquilidad

Un mensaje que aunque pudiera denotar ansiedad, esta no existe ni por eso ni por el hecho de llevar cuatro jornadas seguidas sin ganar. «No creo que sea ansiedad, son muchísimas ganas de que ocurra. Nos hemos sentido muy apoyados en casa en los últimos encuentros y no hemos podido celebrar con nuestra afición una victoria. Veo al equipo trabajando muy tranquilo, es un grupo muy sensato, muy equilibrado. Ahora mismo la realidad es que llevamos 31 puntos y que queremos tener 34 lo antes posibles. Tenemos este partido por delante y tenemos que ir con tranquilidad, ir partido a partido, nos lo van a poner los rivales muy difíciles, pero nosotros se lo vamos a poner difícil a los rivales que quieran sumarnos y ahí en esa línea tenemos que seguir mejorando y con esa ambición que nos caracteriza».

Esta debe servir para ir alcanzando metas, pero no más allá del partido de mañana. «Cuando teníamos 20, queríamos 30, ya tenemos 30 y queremos 40, pero sólo se puede conseguir intentando ganar el siguiente partido. Los objetivos de medio o largo plazo no los entiendo porque tampoco depende de uno mismo. El ganar un partido tampoco depende de ti mismo. Si lo haces muy muy bien tienes posibilidades, pero tampoco te facilita la victoria. Objetivos cercanos y el más cercano es ganar al Numancia, por lo menos intentarlo, competir a nuestro máximo nivel y luego al siguiente y al siguiente. Así es como lo veo yo», expuso.

Si se gana no será un premio menor al del punto de Málaga. Rechazó la existencia de niveles diferentes en la Liga y ganarle al Numancia «nos daría muchos caché. Es una categoría muy igualada, es verdad que hay equipos más potentes, con plantillas sobre todo económicamente más fuertes como puede ser la del Málaga, pero el equipo del Numancia el once inicial no va a tener nada que envidiarle al de Málaga. Nos equivocamos si pensamos que hay equipos A y B».

Por eso, apostilló que «aquí todos los equipos son fortísimos, se está comprobando en nosotros mismos, que somos capaces de poder incluso ganarles a rivales que son más fuertes y perder puntos con otros que en la teoría no iba a ser así. Aquí no hay teoría, hay práctica, aquí la práctica es intentar hacerlo lo mejor posible, estar al nivel que nos ha dictado el partido y ganar el próximo partido. No hay otra fórmula».