UD Almería | Crónica

A la UD Almería le falta intensidad para ganar

Tampoco la tuvo Las Palmas en un partido más abierto en la segunda parte, pero sin gol

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

Cuando no hay nada en juego es difícil ver un triunfador. En el Estadio de Gran Canaria pudo ganar cualquiera, pero, aunque hubo goles de ambos equipos que no subieron el marcador por la mala gestión de los momentos por parte del madrileño Pizarro Gómez, las propuestas no dieron para mucho más. Lo cierto es que el Almería se manejó mejor cara al marco rival con el partido abierto, como se planteó la segunda parte, gozando de ocasiones de gol y de tener algo más de posesión ante un equipo insular que bajó su rendimiento con respecto a lo hecho en la primera parte.

0 UD Las Palmas

Josep Martínez; Álvaro Lemos, Dani García, Éric Curbelo, David Castellano; Cedrés (Carlos, m. 58), Fabio (Kirian Rodríguez, m. 79), Timor, Momo (Srnic, m. 67); Sergio Araujo y Rubén Castro.

0 UD Almería

Fernando; José Romera, Lucien Owona, Juan Ibiza, Andoni López; David Rocha, César de la Hoz; José Corpas, Sergio Aguza (Demirovic, m. 61), Juanjo Narváez (Chema Núñez m. 81), y Pablo Caballero (Gaspar Panadero, m. 73).

Árbitro:
Pizarro Gómez, perteneciente al colegio madrileño. Amonestó a Fabio (m. 39), Álvaro Lemos (m. 77) y Sergio Araujo (m. 90), de la UD Las Palmas, y a José Corpas (m. 55), de la UD Almería
Incidencias:
Partido correspondiente a la jornada cuadragésimo primera del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de Gran Canaria.

Lo cierto es que en el primer acto de un partido sin 'sangre' lo manejó el cuadro insular, pese a que la UD Almería dio primero sin premio con un gol anulado a Pablo Caballero, y los locales filtrando balones por el centro y buscando a un 'terrorífico' Rubén Castro que también vio puerta pero sin 'consecuencias' para la UDA porque también fue anulado y que tuvo ocasiones muy claras para haber decantado entonces el partido en favor de los de Pepe Mel, pero los palos y Fernando, el mejor en los rojiblancos, impidieron que la ventaja fuese para los amarillos. Al final, un partido sin nada en juego que se desarrolló por ello sin 'chicha', sin goles y sin fútbol.

Más información

Por banda

Aún sin presión, los rojiblancos estuvieron más cerca del área rival que los insulares en el inicio del partido, donde los locales no estuvieron nunca cerca de la portería defendida por Fernando. Sí lo estuvo el Almería, con un par de acciones en las que se entró por banda derecha. En el minuto 4, una acción de José Romera por ese carril acabó con centro medido a la cabeza de Pablo Caballero que lo puso dentro de la meta defendida por Josep Martínez, pero Pizarro Gómez lo anuló por una teórica falta del argentino.

Intentó meter presión el equipo de Pepe Mel para perjudicar la salida de balón de los rojiblancos y Cristian Cedrés, ganando terreno, tuvo opciones de poner a la UD Las Palmas por delante con dos disparos, el primero desde la derecha se fue por encima del larguero, en el 7, y el segundo, desde la izquierda, lo mandó al travesaño de la meta defendida por Fernando Martínez, en el 9.

El fútbol que se escenificó fue de ida y vuelta, con los dos equipos tratando de poner en aprietos a las defensas rivales, que sufrieron para mantenerse 'estables' y conseguir mantenerse más cerca de la victoria que de la derrota. Lo pudo conseguir Las Palmas, pero Pizarro Gómez confirmó, en el 22, que se había equivocado con la anulación del tanto de Caballero y anuló un gol de Rubén Castro por una falta sobre Juan Ibiza inexistente.

Más llegada insular

La pelea deparó más presencia en campo rival para los amarillos, que pudieron adelantarse de nuevo gracias a una gran jugada entre David Timor y Rubén Castro que se encontró con un 'gigantísimo' Fernando que tapó portería y evitó el gol de la UD Las Palmas, que no se puso ganando de milagro porque, en el minuto 32, tuvo otra. El pichichi insular se lo guisó y se lo comió solo para buscar, desde fuera del área, un zurdazo que se estrelló en el palo izquierdo de la meta defendida por Fernando, en unos momentos del partido en los que los rojiblancos no tuvieron ocasión de sumarse en ataque. En el 35, Andoni López finalizó una juega iniciada por Sergio Aguza, al que se le cerró el centro.

La propuesta de la UD Las Palmas fue la de tener el balón y filtrarlo para encontrar espacios por el centro, mientras la UDA lo intentó siendo veloz y certero por bandas, con Corpas y Romera -autor del centro del gol anulado a Caballero-, por la derecha, y Juanjo Narváez, por la izquierda.

En la segunda parte, el Almería se mostró más preciso en el inicio. Así, tras recuperar el balón puesto en movimiento por la UD Las Palmas, la internada por banda izquierda de Juanjo Narváez a base de fuerza pero también de clase -dejó sentado a Álvaro Lemos- acabó con el colombiano encarando portería rival y sacando un disparo que se fue cruzado por muy poco.

Bien en defensa

Respondió la UD Las Palmas, en el minuto 50, con una entrada por banda derecha en la que el balón se le quedó franco a Cristian Cedrés, pero no fue capaz de definir porque Fernando volvió a hacerse grande como en la primera parte para despejar ese primer balón y el posterior de David Castellano, en una de las pocas llegadas canarias, ante el freno puesto por un Almería bien posicionado y certero en tareas defensivas.

Con el avance de partido, los dos equipos comenzaron a cambiar. El cuadro insular para dar entrada a Carlos por Cristian Cedrés y la UD Almería para tener más presencia arriba con la entrada de Demirovic en lugar de Sergio Aguza. Con él recién estrenado, una gran acción de José Corpas por banda derecha acabó con centro de este y mal remate de Juanjo Narváez, dentro del área pequeña.

El conjunto rojiblanco fue dueño del balón, más que en la primera parte, con mucho tiempo jugando en campo rival ante una UD Las Palmas sin propuesta y sin que aparecieran sus hombres de arriba, ni Rubén Castro ni Sergio Araujo, y sin que los cambios efectuados por Pepe Mel dieran para provocar quebraderos de cabeza en los rojiblancos, expeditivos en defensa. Aún así vieron un remate peligroso de Srnic, en el 82, que detuvo sin problemas Fernando Martínez, en la que fue la última jugada clara de un partido que pasará a la historia por ser el último de Fran Fernández lejos de casa y por la falta de presión. Lógico cuando para ambos equipos la Liga 'acabó' hace tiempo.