UD Almería

El Almería merece la victoria ante un rácano Lugo

LOF | VÍDEO: LALIGA

Los rojiblancos propusieron fútbol y dispusieron de ocasiones ante un rival encerrado desde la media hora

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

El Almería quiso, pero no pudo conquistar el triunfo por muchas cosas, entre ellas las de la falta de acierto o la actuación del cancerbero del Lugo, un Juan Carlos que paró casi todo, menos lo imparable, porque el golazo de Juan Carlos Real fue imposible detenerlo. Con eso, el Almería despejó fantasmas porque se adelantaba tras varios partidos 'comenzando' con derrota. El Lugo, con su propuesta –atractiva hasta la expulsión de Luis Ruiz y digna cuando estuvo en inferioridad–, empujó, con balones interiores, hasta que uno acabó en penalti sobre Cristian Herrera, encargado de transformarlo.

Sin embargo, lo que cambió el decorado fue la expulsión de Ruiz. El Lugo se olvidó de que a 105 metros de su portería había otra en la que la misión era la de marcar. Ni se aproximó al área. El Almería vivió en la 'otra parcela', tuvo ocasiones, pero adoleció de claridad para ver puerta. Saveljich, Narváez, Luis Rioja o Corpas firmaron llegadas y disparos que no entraron. El merecimiento fue tal que el resultado debió ser otro. Sin embargo debió llegar o, cuando menos, debió tener la posibilidad para encontrarlo por un penalti clarísimo, del mismo corte que el que Soto Grado sancionó en área rojiblanca. No lo hizo y pasó lo que el Lugo quiso, ni penalti, ni más fútbol. Este fue injusto, pero también es cierto que lo que el árbitro no pita, no pasa. Una pena.

Cambio de roles

De principio, la UD Almería buscó entrar por las bandas, mientras el Lugo apostó por el juego interior, con un equipo, el gallego, plagado de bajas y de zurdos. Ninguno de los dos equipos se había posicionado cuando llegó el detallazo de Juan Carlos Real. El gallego controló el balón en banda izquierda, lo paralizó, regateó por dentro y buscó el hueco para mandar el balón, por mensajero, al fondo de las mallas de la meta de Juan Carlos.

El Almería consiguió romper las malas sensaciones de los inicios de anteriores partidos, dando el primer golpe al duelo, tras una fase inicial en la que el conjunto rojiblanco buscó la velocidad para hacerse con el control. El Lugo reaccionó casi del mismo modo, con un robo y gran disparo de Dani Escriche a donde duele, ajustado abajo y cruzado. René Román 'aceptó' el reto y metió una mano prodigiosa que desvió el balón lo justo para que el balón se estrellara en el palo derecho de la meta rojiblanca.

1 UD Almería

René Román; José Romera (Chema Núñez, m. 63), Lucien Owona, Esteban Saveljich, Iván Martos; César de la Hoz, Yan Eteki (Juanjo Narváez, m. 63); José Corpas, Juan Carlos Real, Luis Rioja, y Álvaro Giménez (Sekou, m. 84).

1 CD Lugo

Juan Carlos; Edu Campabadal, Miguel Vieira, Josete Malagón, Luis Ruiz; Juan Muñiz (Jona, m. 65), Fernando Seoane, Ramón Azeez, José Carlos Lazo (Campillo, m. 69); Dani Escriche (José Carlos, m. 46) y Cristian Herrera.

Goles
1-0, m. 6: Juan Carlos Real. 1-1, m. 18: Cristian Herrera, de penalti.
Árbitro
Soto Grado, del comité riojano. Amonestó a Lucien Owona (m. 15), Iván Martos (m. 40) y Juanjo Narváez (m. 88) de la UD Almería y a José Carlos (m. 94), del CD Lugo. Expulsó por roja directa a Sekou (m. 88) y por doble amarilla al visitante Luis Ruiz (m. 25 y 35).
Incidencias
Partido correspondiente a la decimoctava jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, con 6.160 espectadores.

El conjunto rojiblanco no cambió su forma de buscar el gol, a la contra; el Lugo mantuvo la suya. En un balón colgado al área, Yan Eteki le dio a Cristian Herrera 'el abrazo del oso' dentro del área y Soto Grado no dudó en señalar el punto de penalti. El canario, ex de la UDA, se encargó de transformarlo, engañando a René.

Batalla constante

El partido, equilibrado en el marcador, fue una batalla con los duelos individuales marcando el partido. El Lugo, con control de balón, se movió con un fútbol rápido casi siempre por el perfil izquierdo, ante una UDA que tuvo desajustes en los inicios. En el 27, el Almería pudo volver a adelantarse en el marcador como consecuencia de una acción de córner. Este lo fabricó Luis Rioja, con un pase en diagonal, desde la banda izquierda, al que no llegó por poco José Corpas y sí Luis Ruiz. Rioja se encargó de poner el balón en juego y el remate de Esteban Saveljich lo sacó desde la misma raya de gol el cancerbero del equipo lucense, un Juan Carlos que empezó a dar la medida de su calidad bajo palos.

El almeriense, sin embargo, tuvo menos apariciones. Al Almería le costó encontrarlo para que este manejara el partido. Cuando apareció fue para tratar de sorprender, de nuevo, desde fuera del área con un derechazo que lo aguantó el cancerbero albivermello, cuando se había cumplido el minuto 34. Además, el CD Lugo se quedó con un hombre menos en minuto el 35, por un codazo de Luis Ruiz a José Corpas que, a la postre perjudicó al conjunto rojiblanco.

Monteagudo retrasó a Juan Muñiz al lateral zurdo y el cuadro lucense esperó atrás a los de Fran Fernández, con presencia en campo contrario. En el último minuto, una mano de Campabadal provocó una falta lanzada por Juan Carlos Real que tocó Saveljich de cabeza, pero defectuosamente, dando 'un pase' a José Romera, que también remató de cabeza a las manos de Juan Carlos, en la última acción de la primera parte.

Balón rojiblanco

Comenzó la segunda parte con modificación en el Lugo. José Carlos entró para situarse como lateral zurdo, volviendo Juan Muñiz a su posición adelantada. Sin apenas movimiento del segundero, en el 47, Juan Carlos Real buscó, de espuela, una sorpresa que acabó en saque de esquina. Este, lanzado por el gallego, lo remató de cabeza Esteban Saveljich al larguero, en una fase en la que el Lugo puso una 'tela de araña', con dos líneas de cuatro muy juntas, para no dejar espacios, y con solo Cristian Herrera en punta, con la misión de cazar algún balón suelto, si era posible, pero de no jugar seguramente.

La UDA generó fútbol y ocasiones. La segunda, en el 54, con una balón cruzado por José Romera al área, Luis Rioja se anticipó al central y su remate, ante Juan Carlos, se marchó fuera, tras haber estado buscando los espacios, moviendo el balón de costado a costado para hacer bascular al conjunto lucense. Intenso y vertical, en el 58, pudo desnivelar el marcador con una buena acción de nuevo de José Corpas, que robó en línea de medios y, asistido por Juan Carlos Real en la frontal del área, finalizó jugada con un disparo cruzado que se quedó en las manos del lucense Juan Carlos.

El meta tuvo que intervenir de nuevo, en el 64, en una acción a balón parado, en el quinto córner seguido que sacaba el conjunto rojiblanco. El balón le cayó a José Corpas que, desde fuera del área, buscó un fuerte disparo que repelió el cancerbero albivermello, poco antes de que Fran Fernández mostrara sus cartas para ir a por el partido, dando entrada a Chema y Narváez, en lugar de Romera y Eteki, con Corpas retrasado a lateral.

Descorsetarse

El Lugo hizo cambios ofensivos, con la presencia de Jona y Campillo, para tratar de tener el balón y salir de su campo. Desde la expulsión de Luis Ruiz no consiguió acercarse a la meta defendida por René Román. En un par de ocasiones, Esteban Saveljich y Lucien Owona cerraron espacios para cortar las llegadas de lucenses. La más clara la tuvo Jona, en el minuto 72, pero no supo definir cuando estaba solo ante René Román.

Tampoco lo hizo un Almería armado de paciencia, con toque y toque, para buscar la inestabilidad defensiva el Lugo con sus desplazamientos laterales. Así, en el minuto 74, Juanjo Narváez abrió a banda para Corpas, que la devolvió al corazón del área pequeña por donde el colombiano entró, pero no llegó para meterla dentro de la meta lucense.

El empuje rojiblanco debió tener su premio en el 87, en una acción de Corpas metiendo el balón al área. Josete Malagón ejecutó la canción de Sergio Dalma, la de 'bailar pegados', un penalti escandaloso que 'se comió' Soto Grado. La continuación acabó como el rosario de la aurora, sin fútbol y con fuerzas igualadas, como el tanteo, por más injusto que resulte.

En vídeo