La crónica

El Almería lamenta la falta de gol

AGENCIA LOF

Los rojiblancos sacan un empate de Riazor, tras ganarle en casi todo menos en el acierto al Dépor

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

Partido perfecto o casi. Al Almería le faltó la décima para el diez 'en el ejercicio de suelo', porque fue ahí donde manejó el balón, convirtiendo el verde de Riazor en un ring de boxeo en el que puso a su rival contra las cuerdas, tanto que si hubiese sido un combate lo mismo el entrenador rival, en el rincón, hubiese tirado la toalla porque fue tanta la diferencia entre la ilusión y la responsabilidad, que el 'niño' fue un 'irresponsable' que se subió a las 'espaldas' de un rival que no supo qué hacer ni en la primera ni en la segunda parte. En ambas, el balón lo tuvo el Dépor, pero el fútbol lo puso la UDA.

Un balón al palo para empezar a decantar el partido a favor y presentar credenciales, con más ocasiones en la segunda parte, en la que Corpas, el que las tuvo, careció de finalización. Autor de aquel disparo al palo, lució a Dani Giménez en el segundo y le provocó un sudor frío con el tercero, en un partido en el que los rojiblancos impusieron el carácter, la intensidad de su fútbol, una presión alta que no supo cómo quitarse de encima el equipo de Natxo González y una propuesta de capacidad para aguantarle la mirada al más pintado. Pero esto es fútbol y los goles no se merecen, se hacen.

0 RC Deportivo de la Coruña

Dani Giménez; David Simón, Domingos Duarte, Pablo Marí, Saúl García (Vitor Silva, m. 77); Didier Moreno, Vicente Gómez; Fede Cartabia, Pedro, Borja Valle (Matías Nahuel, m. 66), y Christian Santos (Quique González, m. 77).

0 UD Almería

René Román; José Romera, Lucien Owona, Esteban Saveljich, Iván Martos; Yan Eteki, César de la Hoz; José Corpas (Juanjo Narváez, m. 72), Juan Carlos Real (Chema Núñez, m. 78), Luis Rioja (David Rocha, m. 88), y Álvaro Giménez.

Árbitro
Trujillo Suárez, perteneciente al colegio tinerfeño. Amonestó a Vicente Gómez (m. 43) y Fede Cartabia (m. 83), del RC Deportivo de la Coruña, y a Esteban Saveljich (m. 24), César de la Hoz (m. 51), René Román (m. 81) y Álvaro Giménez (m. 83), de la UD Almería.
Incidencias
Partido correspondiente a la trigésimo primera jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio Abanca-Riazor, ante 16.310 espectadores.

Incomodando

El partido comenzó con el Almería presionando arriba, desde el primer minuto, a un Deportivo de La Coruña con problemas en la salida. Así, en el minuto 2, un balón recuperado en el centro del campo acabó con servicio para José Corpas que puso su disparo en el palo izquierdo de la meta de Dani Giménez, con problemas para sacar el balón controlado desde atrás, provocando pérdidas fruto del buen planteamiento del conjunto de Fran Fernández.

El Dépor esperaba casi en su campo, sin presionar la salida de balón a un Almería cómodo con su planteamiento. Sin embargo, pasado el primer cuarto de hora, empezó a dar muestras de su calidad, con acercamientos que defendió bien el conjunto rojiblanco. Un error, sin embargo, en el minuto 22 estuvo cerca de convertirlo el Dépor en gol. Fue tras un córner forzado por Iván Martos, cortando el ataque de Cartabia. Pedro Sánchez lo puso perfecto y Pablo Marí lo cabeceó por encima del larguero.

Con el balón, el Deportivo hizo sufrir al Almería, obligado a recuperarlo para conseguir el mismo objetivo, que ya había hecho daño a los de Natxo González, con el trabajo de jugadores como Álvaro Giménez y Juan Carlos Real, manteniendo a raya a los centrales del cuadro deportivista.

Más llegadas

No varió la propuesta rojiblanca. Siguió intentando hacer daño. En el minuto 32, una recuperación en la línea de medios del Dépor de José Corpas acabó con balón de este al costado izquierdo para Luis Rioja, cuyo disparo, ya con Dani Giménez batido, lo sacó con el pie Domingos Duarte.

A la anticipación rojiblanca sólo le faltó el gol, con un Almería mandando y saliendo con velocidad para incomodar al conjunto blanquiazul, incapaz de manejar el partido. De este modo, en el 40, una acción de Juan Carlos Real estuvo cerca del gol. El gallego condujo el balón buscando los espacios y su disparo, desde fuera del área, lo repelió Dani Giménez, la última acción de una primera parte en la que lo peor fue el resultado porque la UDA, concentrada en sus acciones y bien posicionados tácticamente, mereció marcarlo.

La propuesta no varió en la segunda parte. El Almería empezó pisando el terreno de juego deportivista, cada vez más nervioso, cada vez más impreciso. Pero con el riesgo de pagarlo caro en cualquier pérdida. En el minuto 54, el Dépor la tuvo en una acción en la que Saúl García puso el centro, tocó de cabeza Christian Santos y el remate de cabeza de Pedro lo mandó a córner René Román.

El Dépor estaba teniendo más balón y sobre todo en el mediocampo rojiblanco, por donde apareció entonces Fede Cartabia, más suelto. Sin embargo, a la contra pudo llegar el gol rojiblanco, en el minuto 59, en una gran acción de Luis Rioja que se fue como una exhalación para plantarse, con Corpas por la derecha, en un dos contra uno que el linarense, que le ganó la carrera a Pablo Marí, no supo definir y que despejó Dani Giménez.

Fue una más porque en el 71, el que la tuvo fue de nuevo Corpas. La jugada fue una creación magistral de Álvaro Giménez, que se fue a banda izquierda, y la puso al centro para que el extremo diestro rojiblanco disparara pero el balón se fue fuera, pegado al palo derecho de la meta defendida por Dani Giménez.

Fue el momento de los cambios. Antes ya había entrado Matías Nahuel por Borja Valle y en el Almería las entradas de Juanjo Narváez en lugar del desacertado Corpas y Chema Núñez por Juan Carlos Real. Quique González y Vitor Silva también trataron de dar otro aire al equipo de Natxo González, que cerró con tres atrás. En el 83, la ocasión fue a balón parado con un disparo de Fede Cartabia que despejó René en una fase en la que el Dépor empujó buscando la victoria, porque el empate no era un resultado válido. Incluso pudo ganar en una acción en el descuento, que acabó en un mano a mano con Domingos Duarte, tras un pase de Matías Nahuel, que salvó con el alma René para no tener que lamentarse.