UD Almería B

La UD Almería B se desangra

El gesto de Esteban Navarro en la banda expresa la impotencia de un Almería B cada vez más hundido. /FELIPE ORTIZ
El gesto de Esteban Navarro en la banda expresa la impotencia de un Almería B cada vez más hundido. / FELIPE ORTIZ

Los rojiblancos caen con estrépito ante un Melilla preciso y favorecido por el árbitro | Los errores, muchos propios, dejan sin capacidad de reacción a un filial cada vez más cerca del descenso matemático a Tercera

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

Las trayectorias encontradas de UD Almería B y UD Melilla se escenificaron en el Estadio de los Juegos Mediterráneos para reforzar trayectorias. La del equipo rojiblanco no puede ser más negativa. Su último triunfo lo firmó el 22 de diciembre y en lugar de 'tocarle la lotería' se vio sumido en una pésima racha que sólo por un milagro más grande que el de los 'peces y los panes' podrá quedarse en la categoría. Ayer, ante un rival que va sobre ruedas, metido en playoff en 28 de las 30 jornadas.

Ayer, sin hacer mucho, sí que sacó un gran rendimiento, a los errores que cometió el conjunto rojiblanco, concesiones que fueron minando las opciones de remota salvación, que empezaron a escenificarse con un penalti muy riguroso que transformó Menudo y que fue el que pulsó el 'interruptor' que 'apagó' las opciones de los locales por pelear por un mejor resultado. A partir de ahí siempre estuvo en inferioridad, no numérica, pero sí anímica, como queda reflejado por el 0-4 con el que acabó el partido.

Las pérdidas

El partido comenzó controlándolo el conjunto melillense ante un filial al que le faltó control de balón, perdiéndolo continuamente, lo que dio pie a llegadas del rival, si bien este careció de acierto en el pase final. Aún así, en el minuto 2, un centro de Otegui desde la derecha estuvo cerca de complicarse por descuido de Jero Lario.

Conforme avanzó el duelo, el filial comenzó a tomar cuerpo, presionando la salida de balón de la UD Melilla. De todas formas, tras recuperación, al conjunto rojiblanco le faltó paciencia en entrega, que continuó siendo desacertada para los de Esteban Navarro, al que le pesó la responsabilidad y la obligación de tener que ganar para que salieran las cuentas.

Era obligación jugó en contra del filial, perjudicado con un rigurosísimo penalti. En el 14, una caída de Heber Pena con José Alonso, dentro del área, fue sancionada con penalti -menos penalti que el que el propio Alonso cometió en los últimos minutos de la primera parte-. Este, lanzado por Menudo, estuvo cerca de detenerlo Jero Lario, pero sin conseguirlo finalmente y colocando a la UD Melilla con ventaja en el marcador para aumentar la presión del equipo de Esteban Navarro. Este, precipitado, mantuvo la imprecisión en el juego, generalmente directo y sin conexión entre Mario Abenza y los hombres de arriba, con el que intentó hacer daño al equipo norteafricano.

Peleando

De todas formas, en la parte final de la primera parte, el Almería B mejoró en sus prestaciones ante un Melilla agazapado y a la espera de salir a la contra para aumentar las diferencias. En el 38, se vio el crecimiento de los rojiblancos, con una acción de Óscar Lozano por la banda izquierda que finalizó en un centro rematado por encima del larguero por Alberto Toril, que tuvo otra en el 41, tras un centro de Antonio Navas desde la derecha, con el equipo almeriense acabando la primera parte en campo contrario.

El comienzo de la segunda parte no pudo ser más dañino para el filial. Sin acercarse al área del Melilla, una falta cometida en la línea de medios por los rojiblancos terminó por sentenciar el partido. El balón, perfecto, puesto por Heber Pena lo remató franco Richi, de cabeza, para poner el segundo, en el 48. Pudo no ser lo último, porque en el 61, a la salida de un córner lanzado por Menudo, el remate de Óscar García se fue fuera, al lateral de la red de la portería defendida por Jero Lario.

El filial intentó responder como pudo, con la presencia de Darío Guti y Cristian Herrera, introducidos por Esteban Navarro para buscar una reacción que pudo llegar en el 62, con pase Darío Guti por banda derecha cuyo centro lo anticipó Dani Barrio para impedir el remate de Alberto Toril.

Fuera del partido

El Melilla, sabiendo manejar la posesión, continuó haciendo daño. Así, en el 70, aumentó las diferencias con una gran acción de Ruano, que había entrado de refresco, recortó a Antonio Navas y puso un centro al corazón del área que remató perfecto Óscar García, adelantándose a José Alonso, para poner el tercero. Sin tiempo para digerirlo, en una acción en la que el balón salió por la línea de banda, no lo consideró así el árbitro valenciano, el balón le llegó a Igor Martínez y su centro lo remató Óscar García para poner el cuarto.

El Almería B apenas si inquietó a Dani Barrio. La única que tuvo fue un disparo de Javi Moreno, en el 80, tras una buen servicio de Darío Guti para que el almeriense lanzara el disparo al palo izquierdo de la meta del conjunto melillense. En el 90, otro palo, aunque este benefició a los rojiblancos marcaran, que hicieron el gol del honor, por medio de Sergio Pérez, cuyo lanzamiento a la madera dio en la espalda de Dani Barrio y entró. Se cerró así uno de los últimos partidos del Almería B en la categoría porque 'conquistarla' será un milagro.