UD Almería

El Almería calca lo bueno y lo malo ante el Huesca para ganar en Málaga

El Almería calca lo bueno y lo malo ante el Huesca para ganar en Málaga
LOF

Los rojiblancos manejaron el partido en la primera parte y supieron defender la ventaja hasta el último segundo

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

Un Almería calcado al de la pasada semana, en cuanto a fondos y formas, sigue invicto y, por tercera vez en cuatro fechas, mantiene su puerta a cero, reflejo de su solidez defensiva, pero también de saber usar las ventajas que se gana por merecimiento. Los rojiblancos hicieron una primera parte casi perfecta, en la que no sufrieron ni diez minutos. Uno antes de llegar a la decena, Sekou, casi como pasó ante el Huesca, le pegó un 'zarpazo' al Málaga que resultó mortal. El rival no apareció hasta después del descanso, desangrado eso sí por un 'arañazo' que hizo mucho daño. Todo a pesar de la salida malaguista en el segundo tiempo.

El Almería, pese a lo que intentó imponer el rival, supo manejarse y posicionarse para, aun teniendo que correr detrás del balón, impedir que la 'carrera' del rival llegara hasta la línea de meta. Ahí paró Fernando la única ocasión de un equipo, el de Víctor Sánchez del Amo, que se fue desesperando hasta volver a perder el control frente a una UD Almería, tranquila, expeditiva en defensa con una línea de cuatro -José Romera, Owona, Maras e Iván Martos- infranqueable, crecida. Aunque el Málaga arreó al final, lo hizo sin cabeza. Esta fue la que manejó la UDA para, con los vicios y virtudes que 'brillaron' en el Estadio de los Juegos Mediterráneos ante el Huesca, mantener su puerta a cero y, sobre todo, para GANAR, ¡que palabra tan 'alejada' del pensamiento en temporadas anteriores y tan familiar ahora!

Dueño del guión

El inicio del partido ofreció la imagen de un Almería que fue a por el partido, presionando y teniendo el balón en campo contrario. En una acción por banda izquierda, en el minuto 3, el centro de Gaspar Panadero lo remató de tacón Sekou Gassama, pero la conexión no fue perfecta y el balón se marchó por la línea de fondo, en un partido que parecía iba a ser de ida y vuelta. Así, en el minuto 5, el que la tuvo fue Adrián González, cuyo remate dentro del área pequeña y solo ante Fernando no acertó a embocarlo, tras el pase de Renato Santos.

Al Almería no le afectó el aviso, salvo para tirarse arriba en busca de adelantarse en el marcador. La acción, en el minuto 9, fue un balón recuperado por José Romera en banda derecha, por la que ascendió José Corpas, este se la puso a Chema Núñez que se manejó como 'pez en el agua' dentro del área para filtrar un pase entre malaguistas para que Sekou Gassama se adelantara a su marcador y, con la derecha, alojara el balón en la red de la meta defendida por el canterano Kellyan García, aunque con suspense porque la acción fue revisada por el VAR por posible fuera de juego, que no fue y Ávalos Becerra dio validez al tanto.

0 Málaga CF

Kellyan; Cifu (Keko Gontán, m. 69), Luis Hernández, Lombán, Diego González, Juankar; Renato Santos (Dani Pacheco, m. 46), Esteban Rolón (Hugo Vallejo, m. 46), Boulahroud, Adrián, y Sadiku.

1 UD Almería

Fernando; José Romera, Lucien Owona, Nikola Maras, Iván Martos; César de la Hoz, Sergio Aguza (Ante Coric, m. 84); José Corpas (Valentín Vada, m. 73), Chema Núñez (Petrovic, m. 61), Gaspar Panadero, y Sekou Gassama.

Goles
0-1, m. 9: Sekou Gassama.
Árbitro
Ávalos Becerra, del colegio catalán, con el canario Trujillo Suárez en el VAR. Amonestó a Rolón (m. 18), Boulahroud (m. 81), Juankar (m. 91) y Adrián González, del Málaga CF, y a Sergio Aguza (m. 19), Fernando (m. 50), Valentín Vada (m. 73) y Petrovic (m. 89), de la UD Almería.
Incidencias
Partido correspondiente a la cuarta jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga SmartBank, celebrado en La Rosaleda, ante 18.068 espectadores.

El Málaga comenzó a precipitarse con su fútbol, lanzando balones en largo, quitándose de problemas en su parcela. El Almería, seguro en la presión, no se dejó sorprender por ese intento de los de Víctor Sánchez del Amo, que además se mostraron muy imprecisos en la conducción. Una pérdida, en el 21, acabó con disparo de Chema que se fue a córner, aunque Ávalos Becerra no lo consideró así. Pero lo cierto es que el Málaga no fue capaz de manejarse con la presión del Almería y todo fueron incomodidades para los blanquiazules.

Precisión

Estos, además, eran incapaces de tener el balón más de tres pases. El Almería, con un Sekou Gassama imperial en las cercanías del área, mantuvo a raya a los defensores, obligados a ponerle freno con faltas. En el 41, Corpas probó fortuna desde lejos y Kellyan paró en dos tiempos. En uno, en la portería contraria, lo tuvo Sadiku, pero su disparo, que se envenenó tras tocar en Adrián González, lo atajó Fernando sin problemas, en el 42, en situación parecida a la que siempre buscó el albanés para tratar de sorprender.

Todo en una primera parte en la que el Almería fue el que manejó e impuso cómo debía jugarse el partido, El equipo de Pedro Emanuel estuvo siempre muy bien posicionado, creando ocasiones, ante un Málaga impreciso, obligado a correr detrás del balón. Su propuesta de tenerlo duró muy poco, justo hasta que el equipo indálico se posicionó con galones sobre el terreno de juego.

El técnico blanquiazul optó por introducir cambios sentando a Renato Santos y Esteban Rolón y dando entrada a Dani Pacheco y Hugo Vallejo y el Málaga tuvo más balón en campo rival, aunque sin acierto en el pase final o en el disparo. En el 53, un balón rebotado le cayó a Adrián González que atajó Fernando.

Control

Ante el cariz que tomó el partido, Pedro Emanuel trató de reforzar el centro del campo con la entrada en juego de Petrovic en lugar de Chema Núñez, con lo que Aguza adelantó un poco su posición para que el serbio acompañara a César de la Hoz, aunque el Málaga siguió siendo dueño del balón y, a balón parado, pudo conseguir las tablas, pero el remate de David Lombán, tras centro de Juankar, lo atajó Fernando sobre la línea de gol.

La pesadilla que Iván Martos fue para Cifu provocó que este fuese sustituido por Keko Gontán. El partido estaba siendo manejado un tanto por el Málaga y el Almería, en un par de ocasiones, no acertó en el último pase, anticipándose los defensores malaguistas para cortar evitando el peligro.

Para buscar el segundo tanto en el marcador y, por tanto, la tranquilidad, Pedro Emanuel sacrificó el aspecto defensivo que propone José Corpas para buscar la 'improvisación' con la presencia de Valentín Vada, que se estrenaba con los rojiblancos, para moverse libre entre líneas. El Almería consiguió atemperar el ímpetu de un Málaga con mucho corazón, pero muy pocas ideas, consiguiendo frenar las intenciones malaguistas, que redoblaron esfuerzos en los últimos minutos ante un Almería resistiendo atrás y alejando cualquier intento de peligro hasta respirar como ya lo hizo la pasada semana ante el Huesca, con los mismos vicios e idénticas virtudes.