UD Almería

Alfonso García deja la UDA «en muy buenas manos»

Alfonso García deja la UDA «en muy buenas manos»

El exdueño de la UDA se marcha sabiendo que el potencial económico de Turki Al-Sheikh es «muy grande» | La operación se fraguó en dos días tras una videoconferencia entre el empresario saudí y un Alfonso García que llevaba años intentando vender sus acciones

JORDI FOLQUÉAlmería

La escenificación del cambio de propietarios en la UDA se hizo ayer. Aunque fue más centrados en la despedida que en la bienvenida. Los protagonistas le pusieron voz a lo que ha sido el final de un periodo de 16 años y, otro, que empieza con visos de ser más poderoso que el vivido. Eso, al menos, en la teoría. Porque Alfonso García deja una entidad que ha mantenido, durante todo el tiempo que ha estado como máximo accionista, en el Liga de Fútbol Profesional. Un hecho que «pocos equipos» han podido conseguir en este tiempo.

Un dato que el hasta ahora dueño del Almería repitió en su última presencia en la sala de conferencias del Estadio de los Juegos Mediterráneos como parte clave en la UDA. Tal y como ha venido haciendo desde que se hizo cargo del club y pasaba cada año. «El objetivo que tuve era mantener el club siempre entre los mejores. Algo que he logrado con la ayuda de todos. Para lo que hemos tenido que cometer más aciertos que errores. De otra manera hubiera sido imposible. Por eso siempre he celebrado una permanencia. Fuera o no en la última jornada. Nadie sabe lo que cuesta y ha costado», afirmó el empresario murciano ante la mirada de sus consejeros, aficionados y periodistas que lo han acompañado, en mayor o menor medida, a lo largo de estos tres lustros en tierras almerienses.

Todos esperaban sus palabras, para que diera paso Alfonso García a la nueva propiedad. Pero se cambiaron los términos y lo que se vivió ayer fue la 'despedida'. Como ya responsable del nuevo Almería, el primero que habló fue Mohamed El Assy. Era su 'presentación' como el hombre fuerte de Turki Al-Sheikh, el nuevo propietario de la UDA. Solamente dijo que están «muy orgullosos de estar en Almería» y mostró su deseo de que «puedan ayudar para que el club y la ciudad puedan crecer». Fue lo único que se le escuchó a la nueva propiedad. Porque la comparecencia era para que Alfonso García se despidiera, tras 16 años, como máximo accionista de la entidad rojiblanca. Por lo que todo el protagonismo, por última vez, lo tuvo el empresario murciano.

El que quiso agradecer «a todos» los 16 años que ha estado al frente del club. Sus primeras palabras fueron para los consejeros. Muchos que ya estaban en el germen de la UDA. Que siguieron con él para que el consejo tuviera 'color' almeriense. Y que esperan saber su futuro, si es que sigue siendo rojiblanco. Alfonso García cerró su etapa en el Almería. Al que llegó, casi de rebote, en 2003 y que lo ha mantenido durante todo este tiempo en el fútbol profesional.

Consejeros

En una sala de prensa abarrotada de medios de comunicación y de aficionados, García quiso comenzar teniendo unas palabras para sus consejeros. Los que lo han acompañado, en su gran mayoría, durante todo el tiempo que ha estado en el Almería. También tuvo palabras para los periodistas y, sobre todo, para los seguidores del club. A los que pidió que apoyaran a la nueva propiedad. «Que sientan el respaldo de todos para que puedan hacer realidad todos los proyectos que tienen en mente», destacó y pidió.

Unos proyectos que no quiso desvelar, «eso es cosa de la nueva propiedad», pero que sí le hicieron ver, en una operación muy rápida, que vienen en serio. «Tenía claro desde hace algún tiempo que dejaría el club a un grupo que tuviera más capacidad económica que yo y que vinieran para hacer crecer al Almería. Y la verdad es que Turki Al-Sheikh no es que tenga más capacidad económica que yo. Es que tiene 'muuuuuuuuuuuucha' (con mucho énfasis) capacidad económica mayor que yo», dijo.

De ahí que todo se realizara en apenas 48 horas. «Tuvimos Turki y yo una videoconferencia. Me explicó lo que tenía en mente y quise ver si estaba dispuesto. Puso el dinero y todo se hizo en dos días. Era lo que buscaba y lo he encontrado para que el que viniera no llevara a la quiebra al club o quisiera hacer negocio. Es lo que siempre he tenido más claro. Y he encontrado a alguien que supera lo mejor que había pensado».

Sin Ciudad Deportiva

Se va Alfonso García sin haber podido hacer la Ciudad Deportiva. Es su «espina clavada», como aseguró. Quizás el principal motivo de pensar que «en algo nos hemos podido equivocar». Pero que lo compensa «el haber estado 16 años en el fútbol profesional, con seis temporadas en Primera». Lo que le ha llevado «a que celebrara cada permanencia. Porque nadie se puede hacer una idea de lo difícil que ha sido lograr que el equipo siempre estuviera en el fútbol profesional».

Ahora desea que los nuevos propietarios puedan encontrarse con una sociedad que «se ilusione» con todo lo que tienen previsto. «No hablaré de jugadores ni de nada, pero si logran hacer todo, Almería estará peleando por estar muy arriba en el fútbol», apuntó el empresario que será, desde ahora, «un aficionado más de la UDA. Y que daré mi opinión si me la piden. Vendré a ver al equipo cuando pueda, porque mi sangre será siempre rojiblanca», manifestó.

Fueron más de 40 minutos de conferencia de prensa. Con un discurso de despedida y respondiendo a todas y cada una de las preguntas. Queriendo irse sin 'rencillas'. «El fútbol pasa y quedan las personas», señaló. Después, los abrazos con consejeros, su hija y algunos aficionados que le agradecieron, aplauso incluido, sus 16 años al frente del club. Tras salir del Estadio, ya en la intimidad, comida con los que han estado a su lado en el consejo de administración. Para poner fin a una relación que fue profesional y se ha convertido en muy personal.