UD Almería

«2018 ha sido inmejorable, pero soy ambicioso y quiero crecer más»

Fran Fernández, que parece aplaudir, cerró un intenso 2018 en el Martínez Valero de Elche. /AGENCIA LOF
Fran Fernández, que parece aplaudir, cerró un intenso 2018 en el Martínez Valero de Elche. / AGENCIA LOF

El entrenador de la UDA ha logrado los mejores números del primer equipo en los últimos seis años y pone un «notable» de nota Fran Fernández Entrenador de la Unión Deportiva Almería

JORDI FOLQUÉ ALMERÍA.

Fran Fernández, entrenado de la UDA, está terminando un año que ha sido, para él, de todo menos tranquilo. 12 meses de una gran intensidad. Tal y como reconoce en esta entrevista concedida a IDEAL, un año «muy intenso». Y no ha sido para menos. Lo empezó dirigiendo al filial, tras haber ayudado al primer equipo haciendo de 'puente' entre Luis Miguel Ramis y Lucas Alcaraz. Podría entender que, otra vez más, el club no lo contemplaba como candidato al banquillo grande. Así que siguió en el 'B' haciendo una gran campaña. Tanto como que metió al plantel de meritorios en el playoff de ascenso a Segunda B. Pero las cosas no iban bien en la primera plantilla y Lucas se fue. Quedaban seis jornadas y, ahora sí, Alfonso García y Miguel Ángel Corona le dijeron que se tenía que 'comer ese marrón' para que el equipo no perdiera la Liga de Fútbol Profesional. Lo asumió y logró lo que parecía un milagro.

Así que se ganó que, una vez acabada la temporada, lo tomaran como candidato desde el inicio del actual ejercicio. Con menos recursos, con menos presupuesto (aunque los números digan que la entidad tiene más que la anterior campaña) y con hasta 17 jugadores nuevos. Todo para que diera la sensación de que lograr los objetivos (permanencia) era algo más que una quimera, en comparación con otros años. Craso error. A falta de dos jornadas para el término de la primera vuelta, ya tiene 25 puntos en su casillero. O, lo que es lo mismo, la mitad de la cifra de 50 que es el objetivo de todos para esa permanencia. Podría parecer unos números 'normales'. Pero es que son los mejores a esta altura de año desde hace seis, cuando, con Javi Gracia, el equipo alcanzó el ecuador con 38 puntos. Tiempos pasados. De los que pide que ya se olvide y se mire más «al presente y al futuro», del que espera sea mejor porque «para eso estamos trabajando en el club».

-Se acaba 2018, ¿qué calificativo le pondría Fran Fernández a este año?

- En lo personal, inmejorable.

- ¿A comienzo de este año Fran Fernández podría imaginarse la mitad de todo lo que le ha pasado?

- (Risas) Para nada. Siempre hemos tenido la ilusión y el sueño de llegar al lugar en el que estamos, pero sabiendo que el camino era muy difícil. Cuando lo has conseguido, pues ni te lo crees. Estoy muy contento y, dentro de que soy muy ambicioso, con ganas de seguir mejorando.

- ¿La vida pasa muy rápida?

- Demasiado.

- El 1 de enero Fran Fernández era entrenador del filial, veía que el club prefería a un veterano para el primer equipo (Lucas Alcaraz) y, ahora, es el entrenador con mejores números en seis años, sin olvidar que tiene una niña más...

- En lo personal, ha sido un año muy bueno. A nivel familiar, la familia crece y hay salud, que es fundamental. En lo profesional estoy teniendo un crecimiento en el club que me ha dado la oportunidad.

- ¿Cuándo se sintió más respaldado, al decirle el club que se hiciera cargo del equipo a falta de seis jornadas para salvarlo o el pasado verano al darle la responsabilidad desde la primera jornada?

- Son dos etapas bastante diferentes. Me da muchísima confianza cuando me llaman después de la dimisión de Lucas (Alcaraz). Era un momento muy difícil para el club. Una situación muy compleja por todo lo que se estaba viviendo. Por eso me dio mucha confianza de que me dieran esa responsabilidad y fue muy gratificante en lo profesional.

Mayor cambio

- ¿Qué ha sido lo que más ha cambiado en Fran Fernández en este año que ahora acaba?

- Estoy haciendo un 'máster'. Aprendo cada día muchísimo. Este mundo profesional es muy diferente del que vengo. Estoy creciendo muchísimo como entrenador. En lo personal creo que también. Tengo cada vez una mochila más grande, un escudo más grande y eso me fortalece.

- ¿Qué nota le puede poner Fran Fernández a esta casi primera vuelta?

- Dentro de la corriente que se piensa que deberíamos tener más puntos, estando un poco de acuerdo, al equipo le daría un notable. No hay que olvidar que hay 17 jugadores nuevos. Varios que se han estrenado en la categoría. Intentar darle forma a todo eso es muy difícil. Creo que se está haciendo. Cada vez está más maduro y compite más y mejor. Estoy muy contento. ¿Qué nos falta para el sobresaliente? Haber definido mejor en algunos partidos que hemos dominado claramente y solamente nos ha faltado estar más acertados. Pero creo que la temporada hay que evaluarla al final. En esta evaluación continua, como he dicho, es de notable.

- ¿De un tiempo a esta parte le han aumentado los amigos?

- Los falsos amigos. Pero se ven pronto. Cuando ganamos un partido, no tengo tiempo de contestar a todo el mundo. Cuando perdemos están los verdaderos amigos.

- ¿Y han aumentado los que no ven lo positivo, sin llamarlos enemigos?

- Sí. Somos conscientes de que vivimos en un tobogán de sube y baja. Una montaña rusa de que los resultados lo son todo. Cada vez se valora menos el proceso. Somos muy resultadistas, pero no solamente en el fútbol, también en la vida en general. Así que lo más importante es que tengamos los pies en el suelo, que seamos estables y que tengamos esa estabilidad mental que requiere este puesto. No me preocupan ni las críticas ni los halagos. Lo que me preocupa es que el equipo esté bien y que siga mejorando.

- Decía Juanma Lillo que se debía «disfrutar del camino hasta la meta».

- No sé si se disfruta. Como vivo esta profesión quizás disfruto menos de lo que debería. Es cierto que es un proceso de muchísimas cosas. El que desconoce esta profesión no sabe las horas que le dedicamos. El proceso es muy difícil. Se están haciendo las cosas bien, pero somos conscientes que los resultados marcarán todo. Si se consigue la permanencia, habremos hecho un gran trabajo. Si al final no se consigue, pues no lo habremos hecho tan bien. Con tranquilidad y centrándonos en lo nuestro.

- En estos meses de la actual temporada, ¿ha notado en la gente del club que se ha recuperado la sensación que parecía perdida de poder estar en mitad de la clasificación en Navidad?

- Hemos pasado por varias fases. Al principio parecía que no seríamos capaces de ganar a nadie y que, con un buen resultado, la gente se ilusionaba muchísimo. Para, después, pasar a todo lo contrario. Quizás no se valore todo lo que se está haciendo. Cualquier punto que se consiga en esta categoría, que es la más difícil de todas las de Segunda en Europa, hay que valorarlo muchísimo. Nosotros estamos tranquilos. Somos ambiciosos y sabemos que el objetivo primordial es mantener la categoría de forma tranquila y es lo que estamos consiguiendo hasta el momento.

- Después de ocho años en los que el primer equipo se ha jugado todo siempre en la última jornada (ascenso o permanencia), ¿sería un regalo llegar con la salvación antes del último partido?

- Sí. Hay que contextualizar un poco y hay que saber la historia de este club. Es la que es. Este proyecto nuevo necesita saber de dónde viene. Sobre todo para ver a dónde va. Tanto el club como nosotros lo tenemos muy claro. Dar pasos hacia adelante, queremos crecer de nuevo, pero sabiendo las dificultades que tenemos y que no manejamos lo que se manejaba anteriormente. Por supuesto que somos ambiciosos y queremos tener un objetivo mayor, pero para eso hay que dar unos pequeños pasos antes. Creo que lo estamos haciendo.

- ¿A los nuevos, que son la gran mayoría, se les hace raro que se hable tanto del pasado?

- Siempre hay que tener respeto por lo que se ha vivido, pero olvidarse del pasado. Hay una plantilla nueva, un cuerpo técnico nuevo y hay nuevas ilusiones. Tenemos que centrarnos en el presente y en el futuro, que es bastante esperanzador por lo que estamos viendo.

- ¿El pasado es pasado y ya está?

- Sí, pero no se puede olvidar. Hay que aprender.

Aprendizaje

- Fernando Soriano, en su primera pretemporada como entrenador, dijo que lo que él imaginaba, siendo jugador, de lo que era sentarse en un banquillo a la realidad cambiaba todo. ¿De entrenar a un filial al primer equipo también le ha cambiado a Fran Fernández esa percepción?

- En el día a día y en el método de trabajo no ha cambiado. Tengo bastante experiencia. Lo que sí cambia es que tienes a muchísimas más personas alrededor. Tanto trabajadores como gente que vive del fútbol. La responsabilidad es muchísimo mayor y a todo se le da muchísima más trascendencia. Cualquier frase se saca de contexto y es, quizás, lo que peor lo esté llevando. Ver que se malinterpreta una palabra o alguna historia. Al final es lo que debería preocuparnos menos y es de lo que más estoy aprendiendo.

- ¿En los clubes se debería potenciar el enseñar desde las categorías base el saber manejarse en redes sociales y ante los medios de comunicación?

- Totalmente de acuerdo. Deberíamos tener más aprendizaje en estos temas. Todos debemos aprender mucho más cada día. Quizás el ritmo que te lleva esta sociedad no se le da la trascendencia que realmente tiene. Hay que relativizar mucho más las cosas y ser un poquito más individual.

- La estadística de la que le pregunto en esta primera vuelta no ha tenido esa excepción. Las victorias logradas han sido ante equipos que estaban, en ese momento, por encima de la UDA, mientras que no se ha sido capaz de ganar a nadie que estaba por debajo en la clasificación. ¿Es normal o tiene su explicación?

- Tu estilo de juego y las características de tus futbolistas dependen también mucho en ello. Hasta el momento, se ha visto claramente, nos viene mejor equipos que propongan y que quieran ser protagonistas con el balón y que quieran dominar desde el principio del partido. Sufrimos más ante otros que se quieran encerrar o que, incluso, se hayan quedado con 10. Creo que cada vez competimos más ante los equipos de abajo.

2019

- ¿Cómo afronta 2019?

- Sobre todo con la máxima ilusión posible. Con muchísima responsabilidad a nivel profesional. Además de ser entrenador de un equipo de la Liga 1|2|3, que es de máxima responsabilidad, es que encima es mi club, de mi tierra. Y eso te exige un poquito más. Con ganas de que sigamos creciendo.

-¿Al final de temporada cómo le gustaría que se recordara al Almería de Fran Fernández?

- Que hayamos sacado el mayor rendimiento posible con los medios que tenemos. Sobre todo que hayamos trabajado muchísimo. Tanto esta plantilla como el cuerpo técnico así lo estamos haciendo. Por eso que en el trabajo que nadie nos pueda echar nada en cara. Que demos todo lo que tenemos y que, luego, los resultados dictarán sentencia.