UD Almería

«No he visto capacidad económica en ninguna oferta para hacer un club más grande»

Alfonso García, presidente de la UDA, sigue apostando por seguir al frente del club.
Alfonso García, presidente de la UDA, sigue apostando por seguir al frente del club. / J. FOLQUÉ

Alfonso García, dueño de la UDA, muestra su convencimiento en que la entidad rojiblanca crezca con él o con otros que sí lo demuestren

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Es el tema más recurrente desde que se hiciera cargo de la entidad rojiblanca en 2003. Alfonso García ha contestado en muchas ocasiones a preguntas sobre su futuro en la UDA. Y la respuesta siempre ha sido la misma durante estos casi 15 años al frente del club. «Cuando venga alguien con una mayor capacidad económica y con un proyecto para que el club crezca, lo venderé». Si se tira de hemeroteca, así ha sido. Casi siempre cuando toca a su fin la campaña en cuestión. Siempre pensando si el tiempo del empresario murciano ha llegado a su fin. Notar alguna mínima sensación de cansancio a la única cabeza visible. No en vano, el 95 % de las acciones son de su propiedad o las controla él. De ahí que el relevo sea más hacia el exterior que hacia el interior del consejo de administración. Porque si está, seguirá mandando.

Como lo demuestra principalmente en las concentraciones de pretemporada que el primer equipo realiza cada ejercicio. En esta ocasión, después de varios años eligiendo otros destinos, Alfonso García ha dormido estas noches, junto a la plantilla, en La Manga Club. Un lugar en el que ha hecho operaciones de alto calado a nivel de la propia entidad y de sus empresas. En esta ocasión centrado en la confección de una plantilla casi nueva en su totalidad. Con seis fichajes ya realizados y, como mínimo, otros cuatro más por realizar, bastantes operaciones recién cerradas y otros en pleno proceso. De ahí que las reuniones entre el máximo dirigente con Miguel Ángel Corona (director deportivo) y Luis Miguel Ramis (entrenador) sean constantes.

Como las que ha tenido con algunos 'candidatos' para hacerse con el control del Almería. A lo largo de estos años varios han sido los pretendientes que se han sentado cara a cara con Alfonso García. También en los últimos meses. Sin contar con los que ni tan siquiera se ha reunido, el empresario ha encontrado en todos un denominador común. «En todos los que han venido no he visto capacidad económica para hacer un proyecto de club más grande». Así se expresó ayer en los medios oficiales del club. No ya por el dinero del 'traspaso' que pudieran darle a él por las acciones que tiene. Lo decía para que, como ha repetido en sus comparecencias al respecto, «no dejen en nada todo el trabajo que venimos haciendo desde que el club esté en la Liga de Fútbol Profesional».

Meditado

En su mente no está seguir porque sí ni tampoco vender porque sí. Todo estará muy meditado. Su despacho está abierto, siempre que haya algo que mejore. «Siempre he dicho que soy un presidente que si hay un proyecto que venga con una solidez y capacidad económica más importante del que yo puedo aportar, seré el primero en darle el relevo». Sin ocultar nada. «Si llega esa persona, yo seré el primero en dar una rueda de prensa para que la sociedad sepa de esa oferta».

No perder su status de LFP es su gran obsesión. Lo ha rozado en las dos últimas campañas. Salvados en la última jornada del descenso a Segunda B. Recordando sus primeros años en la entidad. Cuando era complicado hacer el equipo que quería. Todo lo contrario que hace dos ejercicios. «Nosotros bajamos y pensamos que lo haríamos de maravilla y estuvimos abajo peleando por no bajar otra vez», apuntó.

Pero similar, o cerca, a la actual temporada. Ya no es el equipo con el presupuesto más alto. Pero advierte que el dinero no lo es todo. «Los que bajan de Primera a Segunda la diferencia de ayudas ha aumentado mucho más que hace dos años». De ahí que Granada, Sporting y Osasuna partan con presupuesto mucho más alto que el resto. Eso sí, con condicionantes. «Vienen con unos sueldos muy altos. También tienen jugadores que están muy bien pagados pero el rendimiento no es el adecuado», señaló.

Lo que tiene muy claro, por experiencia, es que «la Segunda es tremendamente igualada». De ahí que no quiera hacer ni pronósticos. Tampoco valorar lo que tiene entre manos. «La plantilla se está reforzando, pero hay que verlo al final. Lo estamos haciendo con toda la ilusión del mundo». Mira atrás y espera que el futuro sea algo más 'tranquilo' que el pasado más reciente. «Dentro de lo mal que nos han salido las cosas, hemos tenido éxito porque hemos mantenido la categoría. Nos hemos aguantado ahí porque otros hacen directos Primera, Segunda y Segunda B». Todo porque cualquiera de los equipos que están, salvo los filiales del Sevilla y Barcelona, pueden subir. Y porque cualquiera puede bajar. «Hay una competencia tan fuerte que el que se relaje da con sus huesos en Segunda B». Una categoría que no se pisa desde junio de 2002. «Parece que eso no se valora», sentenció.

Fotos

Vídeos