UD Almería

«En el vestuario no hay niños»

Lucien Owona ha asumido galones en el Almería en las últimas semanas./AGUILERA
Lucien Owona ha asumido galones en el Almería en las últimas semanas. / AGUILERA

Owona pide a sus compañeros que muestren la experiencia en este momento complicado

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Cuando un grupo está pasando por un momento complicado, como puede ser el caso actual de la UDA, se suele pedir opinión a los más veteranos. Los que, tengan más o menos edad, saben lo que suele pasar en este tipo de situaciones. También que hayan vivido en la propia entidad a la que pertenecen otras experiencias. Que tengan 'poder' sobre el resto del colectivo para que vayan aprendiendo los nuevos. Más si cabe, en un equipo como el Almería, que ha sufrido peores momentos, en cuanto a la clasificación, en temporadas anteriores. Ahora, tras 12 partidos, los rojiblancos todavía no han pisado los puestos de descenso. Un 'hábitat' en el que se encontraban muy cómodos (al menos por cuantía) en los ejercicios precedentes. Así que podría parecer, comparativa en mano, que deberían estar en un momento positivo. Todo lo contrario. Las seis jornadas sin ganar han puesto la zozobra en el entorno del primer equipo rojiblanco. El pasado ha vuelto y, en su caso, no es nada favorable. De ahí que se busque la voz, más o menos autorizada, de alguien que sabe lo que significa estar en zona conflictiva.

Pero en las últimas semanas han pasado todos. Y el discurso es similar. Nada nuevo a esta orilla del Mediterráneo. Palabras que, como se cansa de repetir Luis Miguel Ramis, no se trasladan al rectángulo de juego en los partidos. Teoría que no pasa a la práctica, pese a que todos dicen que entrenan muy bien. Los encuentros, la auténtica realidad, deja en muy mal lugar todo lo que se dice en los días que no hay puntos en juego.

Y ayer fue el turno, en declaraciones a UDA Radio, de Lucien Owona. El central camerunés ha llegado este pasado verano al vestuario del Almería. Sin el cartel de titular en el inicio, al estar Joaquín y Morcillo como centrales, ha ido entrenando y aprovechando sus minutos que le ha dado Ramis ante las ausencias de alguno de los dos mencionados. Ayer se puso delante del micrófono y dio varias lecciones para que, sobre todo sus compañeros, las asuman como propias. Porque sus palabras, en la mayoría de los casos, iban dirigidas al colectivo en el que él es protagonista. Por ejemplo, el hecho de que el plantel sea 'castigado' en un momento del partido y no sean capaz de levantarse. Un hecho que podría dar la sensación que se trata más de un equipo filial de otro en el que la media de edad es bastante alta. Así que, recordar DNI y currículum para 'despertar' a los suyos. «Algunos han jugado en Primera, otros muchos años en Segunda y no creo que hay niños (vestuario). Somos futbolistas que llevamos muchos partidos jugados. No veo el motivo por el que estar frustrados» cuando la situación se pone negativa.

Mala racha

Una mala racha que ha dejado a los aficionados de la UDA un tanto fríos. También enfadados, como demostraron en la última derrota en casa frente al Reus (0-1). Lucien Owona lo entiende y comprende. «Los aficionados están cabreados y es normal», dijo. Al tiempo que no le sorprendería que los seguidores del Almería reciban al equipo con silbidos en el inicio del choque contra el Cádiz, sin que ello deba ir en contra de esa mentalidad que, por ahora, parece muy débil entre los pupilos de Ramis. «Si el aficionado viene al principio y nos pita, como futbolistas no debemos estar frustrado o sentir miedo».

Para que cambie, lo deja todo en manos de los propios futbolistas. «Depende de lo que nosotros proponemos en el campo», apuntó. Y ponía una línea de trabajo muy sencilla. «Si el aficionado ve que estamos concentrados, que nos dejamos la vida y vamos adelante, nos acompañarán. Estoy seguro». Es lo que cree que pasará y que será el inicio del cambio. «Verán que cada vez estamos mejor».

Una teoría que espera llevarla a la práctica lo antes posible. Lo que pide es una victoria. Y que sea ya. Lo mismo que deben pensar en Cádiz. «Con la racha que llevamos nos falta sólo ganar un partido. Si ganas un partido, todo cambia. Ya verás que el equipo empezará a ganar, empatar, ganar... y hasta perder porque un día te tocará perder. Pero el equipo va a tirar arriba. Lo que nos falta es ganar un partido para cortar esa racha», insistió una y otra vez.

El choque ante los gaditanos está marcado a fuego en el vestuario de la UDA. Supondría recuperar «la confianza de ganar». Por lo que pueden ganar y que deje de ganar el rival, «el partido del domingo es muy importante para los dos equipos». Se debe notar «que nosotros jugamos en casa y debemos salir con todo. Espero que la suerte nos acompañe esta vez». Según su pensamiento, por lo que hay en juego y la mentalidad de los dos equipos, «será un partido igual que el del Valladolid. Los dos equipos iban a por el partido. De ida y vuelta. Muy disputado y bonito para la gente. Que nos quedemos con los tres puntos», dijo a modo de ilusión.

Para, de nuevo, mirar hacia el vestuario. «Los jugadores somos conscientes de la situación y nosotros tenemos la calma y la tranquilidad para seguir adelante. Estamos en una mala posición. Todo el mundo lo sabe». Tras este pensamiento, «lo que percibo es que los jugadores estamos unidos y juntos. Es lo más importante», declaró después de ver que las buenas intenciones de semanas anteriores no se trasladan a que aumente la cuantía de puntos. Una situación que es similar a la que esperan los seguidores. «Los aficionados lo que quieren es que ganemos partidos», resumió el central camerunés.

También quiso dejar claro que, pese a los seis encuentros sin ganar, el Almería no ha sido muy inferior a nadie, salvo la cita contra el Huesca de Rubi. «Es una racha mala. Los partidos se ganan con detalles. Si tienes ocasiones y no marcas, el rival también juega». Un juego que ha sido esquivo a la UDA por lo ocurrido en las áreas. Sobre todo en la rival a la que el Almería no ha hecho daño. «El equipo domina, juega y juega bien, pero nos falta esa energía y esa suerte». Una fortuna que no les está acompañando. «Muchas veces es un poco que la suerte no nos acompaña». Para que sea distinta, la receta de siempre. «Para cambiar esa suerte, debemos seguir entrenando, luchando y llegará».

Un aspecto que todos lo tienen claro. Como se demostró el lunes, en el primer entrenamiento tras la derrota en Gijón, en el que los tres delanteros (Caballero, Hicham y Pablo Caballero) estuvieron casi todo el ejercicio haciendo remates a puerta desde todos los ángulos del área y sus inmediaciones. «Los jugadores sabemos que sin trabajo y sin lucha no llegaremos a nada», señaló.

Si entre los tres suman un gol (Caballero en la primera jornada), tampoco es normal que el equipo no lleve ninguno a favor en jugadas a balón parado de cabeza. «No es normal que, con la altura que tenemos, no hagamos daño», significó. Para ello, también, más trabajo. «Es una parte que debemos trabajar e insistir más. Trabajamos, pero no sale». Y no será por falta de efectivos que sí lo han demostrado sus cualidades en otros momentos. «Con la gente que tenemos, tendríamos que llevar más goles de córner o falta». Tanto entre los que lanzan como los que deben rematar. «Contamos con gente que golpea muy bien y otros que van bien de cabeza». Agua. Como otras muchas cosas que llevan a la situación actual.

Fotos

Vídeos