UD Almería

Al triunfo por «huevos y corazón»

Gaspar Panadero, que pide paciencia, también exige corazón para ganar en Albacete./J. J. A.
Gaspar Panadero, que pide paciencia, también exige corazón para ganar en Albacete. / J. J. A.

Gaspar Panadero considera que «partidos como el del sábado se ganan más con la actitud» | El joven jugador del filial no cree que la solución sea la destitución del técnico, sino que «somos todos nosotros los que jugamos en el campo y los que tenemos que echarle más ganas»

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Un complejo vitamínico a base de 'huevos, corazón y una actitud diferente' es lo que permitirá a la UD Almería conseguir lo único que acabaría con la mala racha que atraviesa el equipo. Los siete partidos sin ganar sumen al equipo en una crisis, sin fantasmas, que ha metido al equipo en zona de descenso en favor de un Albacete Balompié que será rival el sábado y que supone «un partido especial» para Gaspar Panadero. El joven delantero del filial, que aparece constantemente en las alineaciones de la UD Almería, aunque inexplicablemente el domingo no jugara de titular, habló ayer de la situación que atraviesa en la actualidad el equipo y expuso lo que considera «Todos sabemos que hay que echarle más huevos, mirarnos el ombligo cada uno, dar más de que lo que tenemos y sacar los partidos adelante».

Para el jugador castellano-manchego, la solución está en encontrar esa victoria que se resiste. «Yo creo que una victoria cambia todo, todo se mirará de una forma positiva. Todos confiamos a muerte en el equipo. Tenemos que ser más piña que nunca ahora y sacar esto adelante como sea», expuso el rojiblanco, que tiene el camino para llegar a ese ansiado logro. «Sí. Yo creo que se ganan más esos partidos con el corazón, con la actitud, echándole huevos, y yo creo que el equipo sabrá echarlos y dejarnos la vida».

Lo cierto es que desde el pasado domingo, para el equipo, se inicia una Liga nueva en la que se persigue salir de la zona de descenso. «Sabemos que es una situación complicada, pero yo creo que no, que el equipo va a reaccionar. Sabemos que estamos en una situación jodida, no nos vamos a engañar, pero el equipo va a trabajar duro día a día. Es lo que estamos haciendo y yo creo que nos levantaremos».

Es como si el 'recado' de pretemporada, que hablaba de no 'regalarse los oídos' con otras cosas no hubiese calado. «Nosotros tenemos que tener paciencia. Sabemos que la Segunda División es una categoría muy complicada, que cada partido es un mundo y tenemos que mirar primero por la permanencia y luego mirar hacia arriba, ir partido a partido».

Rival idóneo

El hecho de que el primer partido sea ante un rival directo como el Albacete, que no tiene 'dobleces' -ganar supondrá sumar tres puntos e impedir que el rival los sume- le da trascendencia al duelo y le quita el 'desanhelo' que supone ganar un partido y el resultado impida salir del pozo. «Sabemos que todos los rivales son complicados, hay que sacar todos los puntos que se puedan. El sábado jugamos ante un rival muy difícil y más en su casa, pero creo que el equipo va a hacerlo muy bien y vamos a sacar esto adelante».

En este caso, para Gaspar Panadero, que llegó a la disciplina para jugar en el juvenil en 2014, la cita será ciertamente especial porque vuelve a su tierra. «Sí. Para mí el sábado es un partido muy especial. Yo estuve allí de pequeño, es mi tierra y siempre le tengo aprecio, pero hay que sacar los tres puntos como sea».

Y es que son necesarios, como también lo es la reacción que debe ejercer el equipo, que parece acusar en demasía los golpes que recibe. «Sí, yo creo que es así. El otro día nos meten un gol y el equipo es como si se viniera abajo. Trabajamos día a día duro para intentar que no nos vengamos abajo cuando nos marcan un gol e intentar cambiar la situación», reconocía el rojiblanco.

Eso parece haber reavivado fantasmas del pasado, que sin embargo no parecen existir para el joven extremo de Tarazona. «No. Yo fantasmas no veo, yo creo que está claro que la racha es muy negativa y estamos jodidos, pero yo fantasmas no veo. Creo que el equipo está trabajando bien durante la semana, lo está haciendo duro, pero luego llega el fin de semana nos meten un gol y nos venimos abajo y eso es lo que pasa. A raíz de una victoria todo cambiará, miraremos todo de forma más positiva y debe llegar esa victoria. Intentaremos trabajar para ello», reconocía.

La situación

A este jugador que ha sido ya utilizado esta temporada en seis partidos con el primer equipo -uno menos que el año pasado en toda la temporada- no le parece idóneo hablar del entrenador y su destitución como una posible salida. «Yo creo que de entrenador no es, creo que somos todos nosotros los que jugamos en el campo y los que tenemos que echarle más ganas».

Por eso, volvió a insistir en la paciencia para tratar de encarar la situación. «Tenemos que tener paciencia. El míster nos pide que le echemos más ganas, como es obvio, y todos le tenemos que echar más huevos, más corazón y dejarnos la vida por esta camiseta». Y lo hace sin rencor por no ser titular el pasado domingo, cuando en realidad su rendimiento en encuentros anteriores le debía servir de 'aval'. «Yo intento ayudar siempre que puedo, eso es decisión del míster y todos tenemos que aportar al equipo como sea», expresó el unionista.

Gaspar, que, cuando juega el entrenador, le pide «que desborde por fuera, que saque muchos centros y que encare a mi lateral», aseguraba ayer que ahora es más complicado encarar a los rivales. «Ahora más que nunca hay que sacar todo lo nuestro, tener confianza. Sé que ahora va a ser difícil tenerla, pero debemos de hacerlo».

Del mismo modo, el extremo castellano-manchego expuso que no es cuestión sólo de los veteranos del equipo el hecho de dar un paso al frente. «Los veteranos tienen que dar un paso al frente, pero también todos nosotros. Somos todos un equipo y todos tenemos que aportar nuestro granito de arena», sentenció el jugador rojiblanco.

Fotos

Vídeos