UD Almería

El Almería, de la alegría más grande a la máxima decepción

Partido entre Granada CF y UD Almería. /Alfredo Aguilar
Partido entre Granada CF y UD Almería. / Alfredo Aguilar

El Almería se presentaba en Granada con siete bajas y cuatro del filial completando la convocatoria

JORDI FOLQUÉALMERÍA

La visita de cualquier equipo esta temporada al Nuevo Los Cármenes es sinónimo de pasarlo mal. Al menos, a priori. Cuando se supo el calendario, el puente en el que estamos inmersos en España se convirtió para la UDA en uno de los momentos de mayor dificultad de todo el ejercicio. Lo era por la entidad del rival, al ser el de mayor presupuesto de toda la competición, y porque los recursos convirtieron al proyecto liderado por José Luis Oltra desde el banquillo en el más firme candidato al ascenso de categoría. Más o menos lo que la teoría dijo, hace dos campañas, del propio Almería y que no lo cumplió.

Por estas circunstancias, el horizonte de ese momento daba a pensar que los almerienses tendrían dificultades para sacar algo positivo de la cita de hoy en el Nuevo Los Cármenes. Pero nadie se podía imaginar que esas dificultades ya estuvieran en las horas previas. O, mejor dicho, en los días previos. Porque cada día que ha ido pasando la teórica dificultad ha ido en aumento. No ya por la calidad de ambos contendientes. Sobre todo ha sido por los 'soldados' que han ido cayendo en el lado del Almería acusando otras 'batallas'. Un problema que ha obligado a que Lucas Alcaraz tenga que mirar a los meritorios para que tres de ellos, sin contar a un Gaspar que también lo es a efectos contractuales, se sumen a la expedición y puedan hacer frente, de la mejor manera posible, a 'ogro' de la Liga 1|2|3 e intentar dar la sorpresa. Que ya se sabe que en esta categoría hay cada jornada.

Lucas Alcaraz regresará a la que ha sido su casa en varias etapas (como le ocurre en la UDA) con un equipo que está en su mejor momento de la temporada a nivel numérico. Los siete puntos de nueve posibles, en las tres últimas jornadas, han devuelto el optimismo a un plantel y un entorno que ha salido de los puestos de descenso a Segunda B. Pero, a su vez, lo hace con un equipo en el que faltarán siete jugadores que han sido titulares, como mínimo, en algún momento del actual ejercicio. Todos por lesión, aunque Tino Costa haga 'doblete' y lo sea también por sanción.

Siete bajas

Junto al argentino, Verza, Pablo Caballero, Pervis, Fran Rodríguez, Hicham y Owona son las bajas. Especialmente significativo que los tres últimos fueran titulares contra el Tenerife. De ahí que Alcaraz tenga que cambiar, como mínimo, el 30% de los jugadores de campo de un partido a otro. Un duro golpe para el técnico que aspira a conseguir un bloque compacto desde que llegó y, más o menos, lo estaba consiguiendo con piezas muy parecidas. Ahora deberá darle la oportunidad a otros componentes del plantel que están 'sanos', aunque no hayan jugado de manera continua en los últimos meses. Poner a Javi Álamo o Nauzet se convierte en una posibilidad, lo mismo que cambiar un tanto el sistema para poner a tres centrocampistas o darle la alternativa a alguno de los tres del filial que han sido reclamados por el preparador granadino.

Un trío de opciones que determinará Lucas Alcaraz según sea su confianza y su forma de pensar. En caso de que no quiera cambiar el sistema y prefiera mantener a Pozo como mediapunta por dentro, la duda estaría en conocer el sustituto de Fran Rodríguez como extremo derecho. Si tira de algún componente del primer equipo, Fidel debería ser el 'agraciado'. Suplente en los últimos choques, sus minutos, saliendo desde el banquillo, han sido muy pobres, con bronca del público del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Pero es que las otras dos opciones no han tenido ni esos minutos. Nauzet y Javi Álamo han sido, como mucho, convocados por Lucas. Ni uno ni otro ha cambiado su situación con el nuevo técnico. El que pudiera salir de inicio marca de manera clara a los otros dos.

Tres titulares ante el Tenerife no estarán por lesión y Alcaraz debe reconstruir el equipo

También podría dejarlos a los tres en el banquillo y optar por tres en el centro del campo y Pozo en banda. Joaquín, Rubén Alcaraz y Mandi sería el trivote. Pero el último se quedó en el banquillo y no salió contra el Tenerife, pese a que Owona fue cambiado y el técnico prefirió a Trujillo y mantener a Joaquín como medio.

La tercera es poner a Iván Martos en el lateral izquierdo y subir a Nano como extremo zurdo, para que Gaspar pase a la derecha. Un experimento ante uno de las bandas más peligrosas de la categoría.

Haga lo que haga, Lucas Alcaraz tiene claro que en el banquillo no quedarán recambios con gol. Los tres del filial y otros tres con los que apenas cuenta. Es lo que toca y lo afrontan con lo que hay.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos