UD Almería

Talento contra talento

Lucas Alcaraz alecciona a sus jugadores en ejercicios de defensa./J. J. A.
Lucas Alcaraz alecciona a sus jugadores en ejercicios de defensa. / J. J. A.

Alcaraz espera que el del Barça B «no aparezca o aparezca lo menos posible y que aparezca el nuestro»

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Más allá de que el FC Barcelona B sea el filial de uno de los mejores equipos del mundo, que sea un rival diferente a la mayoría de los que compiten en la categoría, los tres puntos tendrán el mismo valor, si se conquistan, que se fuesen los tres puntos de la semana que viene frente a Tenerife. De todas formas, la renta tendrá su importancia si se atiende al patrón de fútbol de la plantilla que dirige Gerard López. El Barça B te puede 'pintar la cara' como consecuencia de su sobrado talento, si es que esto está de más, y de practicar un fútbol ofensivo en base a tener el balón.

Lucas Alcaraz, el entrenador de la UD Almería por segunda vez, vivirá un partido diferente a lo que pueda disputar en la categoría en base «al tipo de jugador, al tipo de juego, en cuanto a los estados de ánimos dentro del mismo partido» y especial por ser el primero de una nueva etapa, pero que perderá el matiz «en cuanto empiece a rodar el balón». Entonces será esa fase del día en la que imponer «qué cosas hay que hacer bien para conseguir un resultado positivo, no pensar en el resultado. Estamos en el proceso de intentar pensar todo lo que nos puede llevar a un buen resultado».

Para el mismo, el técnico granadino duda si empezará a verse la personalidad de la que intenta impregnar a la primera plantilla de la entidad rojiblanca, «un equipo que vaya adquiriendo una serie de señas de identidad en cuanto al trabajo táctico», pero 'invitado' a que «dentro de ese orden los jugadores tengan un espacio para manifestar su talento individual y para manifestar su singularidad y su forma de jugar, porque cada jugador es distinto a otro y cada uno nos va a aportar una serie de características y dentro de un orden general tienen que tener también la libertad de poder aportar esas características».

Obligaciones

Ante este tipo de rivales, con un pensamiento que no tiene que ver con el que puedan perseguir otros equipos de la categoría de plata, hay premisas que llevar a cabo, sí o sí, a no ser que se pretenda convertir el partido en una ruleta rusa con más balas en tu tambor. «Son equipos ante los que hay que intentar limitar el número de errores, ante los que hay que intentar no jugar un partido largo porque tienen una velocidad superior a la del resto de los equipos». Aún así, el ahora responsable técnico de la UD Almería exige también el hecho de «tener la personalidad suficiente como cuando en los pasajes del partido que podamos llevar la iniciativa o proponer cosas tengamos la personalidad para hacerlo». Para él es importante que «dentro del orden tiene que ser también un espacio para el talento de cada uno y luego lo que hace falta es que ese talento también se adapte a las necesidades del equipo, no sólo en talento individual sino en talento colectivo».

Ante este tipo de rivales que tienen la habilidad como norma, tener el balón se antoja como otro aspecto a tener en cuenta porque cuanta más posesión haya menos tiempo tendrá el balón el rival o cuanto menos dominar el partido, aunque sea sin balón, que también se antoja pueda ser el camino para lograr la victoria, como ya pasó el pasado viernes frente al Real Zaragoza. «Creo que los equipos tienen que dominar todas las facetas del juego. Los equipos deben saber ser eficaces cuando tienen el balón, cuando no lo tienes, en las transiciones e incluso cuando el juego propicia que se juegue directo».

El entrenador de la UD Almería señalaba al respecto que «los partidos son tan largos y hay tantos partidos que no se puede descuidar una faceta ni hacer que predomine otra, pero un equipo como el Almería, a nivel del potencial que tenemos, tenemos que intentar dominar todas las facetas del juego».

El duelo y su entorno

El entrenador granadino debutará de nuevo dirigiendo al equipo rojiblanco, pero el hecho de volver a sentarse en el banquillo de la UD Almería no le hará sentir nada diferente. «El partido siempre es evidente que es especial porque debutas, como aquel que dice, aunque en este caso haya habido otras etapas dentro de lo que es el club y la ciudad. Sí que es un partido especial hasta que pite el árbitro y empiece, que hay que centrarse en el desarrollo del mismo e intentar analizar y decidir lo mejor posible».

La decisión suplirá al pensamiento porque no dudó en explicar que ya lleva tiempo pensando en el partido, aunque «no en las consecuencias positivas que pueda tener. Evidentemente que todos los triunfos que se vayan consiguiendo son triunfos que vas restando a los que necesitas para conseguir el objetivo. Creo que hay que pensar fundamentalmente en qué cosas hay que hacer bien para conseguir un resultado positivo, no pensar en el resultado. Estamos en el proceso de intentar pensar todo los que nos puede llevar a un buen resultado».

En esos días de tener pasajes sobre el fútbol del rival y en el hecho de cómo meterle mano sacaba conclusiones y comparaba rivales. «Son diferentes. Un partido de la categoría, pero diferente porque son equipos con una fisonomía distinta al resto en cuanto al tipo de jugador, al tipo de juego, en cuanto a los estados de ánimos dentro del mismo partido. Es un partido diferente».

Rival ¿idóneo?

Lo que no sabe es si el filial blaugrana será idóneo para ganarle, como sí anunció Fran Fernández la pasada semana al respecto del duelo disputado el pasado viernes en el Estadio de los Juegos Mediterráneos frente al Real Zaragoza, por cómo se desenvuelve el equipo maño. «Esperemos que sí. Nosotros creo que tenemos que intentar que todas las semanas el rival sea el idóneo para ganar, pero luego hay mucha igualdad y mucha dificultad para ganar los partidos y tenemos que ser conscientes de ello».

De todas formas, a Lucas Alcaraz le valía más pensar en otras cosas. «Ahora mismo, que estamos antes del partido e incluso queda un entrenamiento antes y alguna que otra charla, nos tenemos que centrar en qué cosas hay que hacer para ganar el partido este en concreto. Habrá unas cosas que siempre coincidan y que sean generales del orden del equipo que para ganar hay que hacer esto, esto y esto, pero habrá otras cosas que sean singulares con respecto al partido», explicó el granadino. Para él, «más que si el rival es idóneo o no, nos tenemos que centrar en analizar bien el trabajo para que cuando luego lo tengamos que hacer seamos capaces de realizarlo de forma eficaz».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos