UD ALMERÍA

Superar el frío para entrar en calor

Verza es un fijo en los esquemas de Lucas Alcaraz./AGUILERA
Verza es un fijo en los esquemas de Lucas Alcaraz. / AGUILERA

Verza considera que los meses de enero y febrero son la clave para que cada uno tome posiciones en la tabla clasificatoria

JORDI FOLQUÉALMERÍA

El inicio de 2018 ha dejado a la UDA sus tres primeros puntos ante el Lugo. Al menos, por el resultado, un buen comienzo para los de Lucas Alcaraz. Mañana repiten escenario actuando como local en el segundo choque de este año. Seguir como local frente a un directo rival en la parte baja de la clasificación. En la que están tanto Almería como el Nàstic de Tarragona. Superior por un punto el cuadro almeriense, aunque los catalanes con un partido menos (en Pamplona). Un triunfo rojiblanco permitiría estar por delante, pase lo que pase en el Sadar, y habiendo ganado el duelo particular entre ambos conjuntos. Sería, por tanto, un excelente comienzo de la segunda vuelta de la Liga 1|2|3.

En pleno invierno, el Almería tiene en su mano entrar en una zona de más 'calor'. Alcanzar los 28 puntos, una cifra soñada hace no muchas jornadas para esta altura de competición. Y así lo entienden en el vestuario rojiblanco. Bueno, así lo expresó Verza ayer tras el entrenamiento matinal. El oriolano sabe que entre enero y febrero las posiciones que se ocupen serán, casi seguro, por las que un equipo rondará al final de la temporada. Para saber a lo que puede aspirar y por lo que debe luchar cuando el invierno pueda dar paso a la primavera y afrontar el tramo definitivo. Todos los ejercicios son así. Y en el Almería lo saben, porque los rojiblancos llevan las cuatro últimas campañas dejando escapar puntos en este tramo y, por tanto, verse obligado a tener que hacer un esfuerzo mayor que los rivales en el último tercio.

14
El Almería ha anotado un total de 14 goles en los partidos disputados en el Mediterráneo este ejercicio.
15
El Nàstic llega a los 15 a su favor en los choques que ha jugado lejos de su feudo en la primera vuelta.

El mediocentro, que el miércoles se ejercitó solamente durante la segunda parte del entrenamiento, considera que, para que no entren las prisas y los nervios, toda la concentración debe estar puesta en los siguientes choques. «Los meses de enero y febrero son muy importantes y marcan el devenir de los equipos en la competición», aseveró el cedido por el Levante hasta final de la actual temporada.

Haciendo números, Verza ve en los 28 puntos un listón ya alto. Sobre todo para los tres últimos equipos clasificados. Córdoba, Sevilla Atlético y Lorca tienen 16. Es decir, casi sería alcanzar el doble de lo que han sumado en toda la primera vuelta. O, lo que es lo mismo, poner cuatro partidos de distancia, cuando tan solo han sido capaces de ganar dos (Sevilla), o cuatro (Lorca y Córdoba). Para nada se habla de asegurar la permanencia, pero sí de poner ya un colchón de puntos considerable con tres equipos. Que podrían ser de siete puntos con el descenso si el Barça B no saca nada positivo de su cita casera ante el Valladolid.

Según los cálculos de Verza, «estamos un punto por encima del Nàstic. Si ganamos aumentaremos las diferencias, nos alejaremos un poco más de la zona de abajo y nos situaremos en una posición algo más tranquila en la tabla. Sumar 28 puntos a estas alturas estaría muy bien y tenemos que aprovechar la oportunidad de conseguir por primera vez en la temporada dos triunfos consecutivos. Sería un gran paso hacia delante». Así lo resumió para que sirva el encuentro ante el conjunto entrenado por Rodri como algo más que un bálsamo y estar en la mejor posición de los últimos años ya iniciada la segunda vuelta.

Sus palabras llegan horas antes de afrontar la que puede ser quinta victoria seguida en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Más allá de que se haya jugado mejor o peor en los últimos encuentros como local. Lo cierto es que la mitad de los puntos que tiene en la actualidad el equipo almeriense se han logrado en este periodo casero. En los dos precedentes, venciendo por la mínima y sin encajar gol alguno. «Tenemos que seguir en la misma línea de trabajo y madurez que hemos alcanzado», apuntó el '4'.

De sus palabras se desprende que el vestuario ha aprendido, con matices, a que sepan lo que es competir en la categoría. Uno de los males del plantel ha sido el que sus encuentros se han parecido mucho a una 'montaña rusa'. Si se les daba bien, goleaban al rival. Como se 'torciese' lo más mínimo, adiós a cualquier opción de puntuar. «Hemos dado un paso al frente en cuanto a saber competir como lo requiere esta categoría. Nos hemos puesto el mono de trabajo y no escatimamos esfuerzos», recalcó.

Eso sí, falta demostrarlo fuera. Pero mañana toca, de nuevo, en casa. «Sobre todo en casa estamos demostrando una seriedad defensiva. Sabemos lo que tenemos que hacer en cada momento y no nos ponemos nerviosos a pesar que no se mueva el marcador. Tenemos fe en que llegará nuestra oportunidad, como ocurrió contra el Lugo o frente al Córdoba», recordó.

Y aquí aprovechó para hacer una reflexión, tanto para el equipo como para los aficionados que acudan al Estadio y puedan tener intranquilidad por el resultado. «Si vas con 0-0 en el partido tiene más opciones de ganarlo... también de perderlo, pero si haces las cosas bien, está más cerca de sumar los tres puntos. Esa actitud es fundamental y es la línea a seguir. Estamos en una categoría muy complicada en la que cuesta mucho ganar un encuentro».

Y enfrente estará un Nàstic que viene de ganar en Vallecas (2-3) después de un partido en el que el cuadro vallecano falló un penalti y mandó dos balones al palo. Pero el cuadro catalán supo, tras haber empatado en el 89 el Rayo, poder ganar en el tiempo de prolongación. «Está compitiendo muy bien fuera. Se encuentra más cómodo a domicilio, como lo están demostrando sus resultados, y es algo que debemos tener muy en cuenta». Los números, también en este caso, están para darle la razón al oriolano.

 

Fotos

Vídeos