UD ALMERÍA

El Sporting se hace fuerte en El Molinón

El Sporting se hace fuerte en El Molinón

Los asturianos tienen como único objetivo el ascenso y, para ello, apuestan por el juego sobrio y eficaz que propone su técnico, Paco Herrera

JAVIER GÓMEZ GRANADOS ALMERÍA

El Sporting de Gijón busca el retorno a Primera por la vía rápida. Situado en tercera posición, a sólo un punto de los colíderes, se está haciendo muy fuerte en su estadio, El Molinón, donde sólo ha cedido dos goles y no ha sido aún derrotado. Esa circunstancia hace extremadamente difícil la empresa para los de Ramis, en plena caída libre hacia la zona de descenso.

Si la mayoría de los equipos de Segunda refieren como principal objetivo la suma de cincuenta puntos, en Gijón hablan abiertamente del ascenso como máxima prioridad. Para ello trabajan y en ello están centrados, con la idea clara de convertir su estadio en un lugar donde fraguar ese retorno a la máxima categoría.

Paco Herrera, ex del Poli Ejido, es el encargado de realizar esa empresa. De momento las cosas funcionan y El Molinón es un campo inexpugnable. Herrera es fiel a su ideario de juego sobrio y eficaz. No busca la floritura ni satisfacer a la grada con un fútbol vistoso sino seducirla con buenos resultados. Y lo está consiguiendo, una vez más. Extremadamente competitivo, el Sporting es uno de los peores rivales a los que enfrentarse para tratar de superar una crisis tan aguda como la que está viviendo la UD Almería. Eso sí, los gijoneses, que fueron líderes durante parte del campeonato, también han demostrado tener momentos de desconexión en cuanto a concentración aunque en las últimas jornadas esto parece subsanado.

Refuerzos

El Sporting se ha reforzado con futbolistas de nivel de Primera para lograr su objetivo. Así, en el centro del campo destacan futbolistas del nivel de Bergantiños, procedente del Deportivo de La Coruña, y Álex López, del Celta, que dan un plus de calidad a la plantilla rojiblanca. En ataque, Rubén García, ex del Getafe, y Scepovic, cedido por el Levante y del que Paco Herrera dice que es muy inteligente y que sabe jugar muy bien al fútbol, aumentan las prestaciones de los asturianos.

En portería juega Diego Mariño que, con su metro y ochenta y siete centímetros de altura, domina todas las facetas del juego y es el portero menos goleado de Segunda.

En la línea defensiva el italiano Federico Barba es el más utilizado. No en vano, el técnico Paco Herrera advirtió a principio de temporada que es “un jugador zurdo con buena salida de balón y un juego aéreo decente. Creo que ha sido un acierto tremendo, el Sporting puede tener un jugador importante para un tiempo». Junto a él, Canella y Álex Pérez suman la mayor parte de los minutos, seguidos de Jordi Calavera, Lora y Quintero. Lo más habitual es ver a Calavera en el lateral derecho, a Canella en la izquierda, y a Barba y Álex Pérez en el centro de la zaga. Conforman una línea dura y bien compenetrada que se hace gigante cuando juegan en casa, donde sólo han encajado dos goles en cinco partidos.

Centro del campo potente

En el centro de la zaga está habiendo mucho movimiento aunque Sergio, Carmona y Rubén García son los principales protagonistas, sumando la mayoría de los minutos disputados. Sobre ellos gira el sistema de creación y de destrucción de juego y están mostrando una gran coordinación y espíritu de sacrificio al servicio del Sporting. También Moi Gómez en el doble pivote, está contando con la confianza de Herrera y está empezando a tener números importantes en sus estadísticas personales. Un dibujo habitual es el conformado por el propio Moi Gómez y Sergio Álvarez en el doble pivote. Y por delante una línea de tres con Álex López y Rubén García en los costados y Carmona de enlace. De hecho, el juego por bandas es una de las principales armas de este equipo que las explota de forma continua e indistintamente por un lado o por otro. Con Carmona por el centro y siempre mirando al delantero y a la portería (suma tres dianas) el peligro está garantizado.

En ataque, el uruguayo Michael Santos, con dos dianas, y el serbio Scepovic, con tres, son las principales referencias. Con cualidades distintas y complementarias, están rentabilizando bien sus minutos y aún ninguno puede considerarse indiscutiblemente titular, aunque el balcánico tiene ventaja en esa lucha.

Difícil empresa para la UD Almería la de asaltar El Molinón. Pero el reto está ahí y la necesidad aprieta. Pero, objetivamente, el rival y el escenario no son los más propicios para buscar solucionar problemas. Aunque los de Ramis, heridos, ya no miran el rival ni las circunstancias del partido sino su imperiosa necesidad de sumar para no caer en descenso en esta próxima jornada.

Fotos

Vídeos