UD Almería

Ya sobran y todavía faltan por llegar

Álex Quintanilla (derecha) ha vuelto al equipo tras estar unos meses en el Mirandés y jugó ante el Levante la segunda parte.
Álex Quintanilla (derecha) ha vuelto al equipo tras estar unos meses en el Mirandés y jugó ante el Levante la segunda parte. / LEVANTE UD

Luis Miguel Ramis espera que se aclaren cuanto antes las salidas de los jugadores con los que no cuenta

JORDI FOLQUÉALMERÍA

No dejó de ser un primer partido amistoso. Pero ya se pudo ver que Luis Miguel Ramis está trabajando con más jugadores de los que quisiera. Y eso que todavía faltan por llegar algunos fichajes más. Sin la presencia de Lucien Owona, anunciada su contratación horas antes de jugar frente al Levante, el técnico tuvo a su disposición un total de 23 futbolistas. Jugaron todos excepto dos. Se quedaron sin vestir Marco Motta y Pape Diamanka. El primero, imagen del equipo en la presentación de las camisetas, tuvo por delante en el lateral derecho a Fran Rodríguez y Antonio Marín. Ambos con ficha del primer equipo. Pero, en el caso del senegalés, prefirió poner a varios jugadores del filial antes que ponerlo. Una clara muestra de que su salida debe estar más próxima que lejana. Un número que debería haber aumentado con Fidel Chaves, pero el onubense se marchó a Huelva para estar en el nacimiento de su hija. De ahí que Iago Díaz jugase los 90 minutos. En total, 24 en la concentración que se ha celebrado en La Manga Club.

Un número que llegará a los 25 con la llegada de Owona. Muy superior a lo que quiere el cuerpo técnico y la dirección deportiva. De ahí que el interés primero sea el de ir dando salida ya a los que no cuentan para Ramis de cara al siguiente ejercicio. No desea alargar más la estancia de los que saben que tendrán casi imposible tener una presencia más o menos destacada el próximo curso. Como ya indicó Miguel Ángel Corona, la idea es no tener una plantilla que supere las 21 fichas del primer equipo. Para que los Álex Corredera o Javi Pérez puedan seguir entrenando con el plantel de los mayores sin tener que esperar un turno fuera del 'partidillo'.

No sería nada extraño que hoy mismo, antes de marcharse hasta Mijas (Málaga), el club comunicase que se ha llegado a un acuerdo con uno de los que tienen ficha del primer equipo para que deje la entidad con un nuevo destino. Y todas las miradas se centran en los centrales. El fichaje de Owona hace que sean cinco los que estarán desde hoy a las órdenes de Ramis. Excesivo número. La única 'salida' sería que Joaquín Fernández pasase de forma definitiva al centro del campo y los otros cuatro (el recién fichado, Trujillo, Quintanilla y Morcillo) se quedasen como está.

Joaquín marca la pizarra

Esta opción, posible, pierde opciones cuando la entidad ha insistido en que debe llegar todavía un centrocampista que sea 'diferente' a Mandi y Rubén Alcaraz. El que provocará, definitivamente, la marcha de Pape Diamanka. En total, ocho jugadores para cuatro puestos en la pizarra inicial del preparador en la cita ante el Levante al salir con doble pivote por delante de la zaga. De nuevo, como en el pasado curso, Joaquín Fernández es el que marca la disposición del resto.

A falta de que lleguen el resto de refuerzos que faltan, lo que sí se pudo comprobar, a nivel atacante, es que la banda izquierda está, de primeras, bien cubierta. No estuvo Fidel Chaves, aunque parte con la vitola de titular. Pero sí un Gaspar Panadero que, ya con galones del primer equipo, mostró un desparpajo para decirle a la dirección deportiva que mire para otro puesto si tiene intención de traer a alguien. Aunque podrían estar ambos ocupando ambas bandas. En la derecha, Iago Díaz y Javi Álamo tuvieron su primera oportunidad para decir que quieren y pueden. Algo que, en el curso pasado, no pudieron demostrar en ningún momento, por las circunstancias que quieran decir.

Y se llega al puesto de delantero. Corona ha insistido que falta por llegar el que debe ser titular. Pero lo dijo no como única referencia arriba. Lo apuntó como el '9' de inicio y que podría estar acompañado por Pablo Caballero. El argentino tuvo sus primeros minutos, pero salió cuando 'todo estaba vendido'. El que jugó de inicio fue Hicham. Sabe que, si se queda, será el tercer delantero. El club quiere que siga, aunque depende de por lo que apueste el cartagenero. Todo para determinar si la posición de mediapunta está reservada a Pozo o ya se ha acabado su crédito. Esto o que el malagueño acepte irse, tras dejar dinero en las arcas rojiblancas, una vez que la opción de recuperación por parte del Manchester City ha terminado. Todavía muchas operaciones por hacer.

Fotos

Vídeos