UD Almería

El símbolo de la armonía

Sinfónica. La jugada del gol rojiblanco resultó armónica, como la primera victoria de la temporada 2017/18 en Tarragona.
Sinfónica. La jugada del gol rojiblanco resultó armónica, como la primera victoria de la temporada 2017/18 en Tarragona. / AGENCIA LOF

El Almería inicia la Liga por sexta ocasión con victoria, tan convincente como las de Coruña o Bilbao | Los rojiblancos, que sólo han perdido cinco partidos en los comienzos de campaña

JUANJO AGUILERAAlmería

San Ambrosio de Milán definió el número seis como la el símbolo de la armonía perfecta. Desde la temporada 2002/03, la que marca el inicio de la vida de la UD Almería, el equipo almeriense ha disputado dieciséis temporadas con un casi armónico reparto de resultados. Felizmente, las victorias son las que rompen esta armonía, porque es el resultado que más se repite a la hora de hablar del obtenido en el partido que marca el inicio de la competición. Los otros diez partidos se reparten por igual entre empates -tres en casa y dos fuera- y derrotas -cuatro en casa y una fuera-.

Seis son las victorias que los rojiblancos han sumado a lo largo de su corta vida en la Liga de Fútbol Profesional, si se compara esta con la de equipos que compiten en las mismas categorías, algunos de ellos centenarios, mientras los rojiblancos, por debajo del Lorca, son el equipo más joven de Segunda División A.

Lo cierto es que en el Nou Estadi, la UD Almería sumó su sexto triunfo, como queda dicho, y esa sexta victoria fue como consecuencia de un fútbol armónico, casi perfecto, que terminó haciéndose acreedor a una victoria equiparable a otros triunfos con los que arrancó la temporada. En ese sentido, advirtiendo de que era otra categoría y otros rivales con mayor entidad -y no es que el Nàstic no sea un equipo honroso dentro de la categoría de plata-, la del domingo en Tarragona puede ser comparable, por el grado de convicción del fútbol exhibido, a las obtenidas en las dos primeras temporadas de militancia de la UD Almería en Primera División, primero en Riazor frente al Dépor y después en San Mamés frente al Athletic Club.

Convicción

El triunfo conseguido en el Nou Estadi llegó por merecimientos. No cabe duda. El Almería fue el dueño del envite frente al equipo de Lluis Carreras. Supo manejar el duelo casi desde el inicio, 'invitando' al rival a jugar a un fútbol para el que no estaba preparado. Lo cierto es que de ese triunfo se sacan cosas positivas, que se refieren al técnico -parte importante por su capacidad de convicción para con el grupo-, y también al rendimiento de los jugadores, con personificación en la actuación de algunos de ellos.

En este sentido, no conviene olvidar la actuación del cancerbero René. El gaditano estuvo soberbio bajo palos, un calificativo que tampoco estaría mal si se le aplica a jugadores como José Ángel Pozo, que tal vez hizo en tierras tarraconenses su mejor partido como visitante en su etapa rojiblanca.

Pero si el Almería ganó este primer partido de la temporada es, en gran medida, consecuencia del gran trabajo realizado en el centro del campo y el apoyo que nace en quienes son los primeros en defender, los puntas. En ese sentido, Pablo Caballero, que aportó lo que debe dar un delantero -el gol-, puso en aprietos la salida de balón del Nàstic, importante para desencadenar, después, las virtudes del equipo con el control del balón.

La victoria, mínima, hacer honor a los merecimientos de un equipo que, en el arranque liguero, ha sumado 23 de los 48 puntos disputados como consecuencia de las seis victorias sumadas -dos en casa y cuatro a domicilio- desde que se llama UD Almería. Además, las victorias en casa llegaron ambas en Segunda División -ante el Málaga (3-2) en la temporada 2003/04 y frente al Leganés (3-2), en la 2015/16-, mientras que fuera sucedieron en Riazor (0-3), la primera temporada de militancia en Primera División (2007/08), y la segunda en el vetusto San Mamés (1-3), en la segunda temporada de militancia en Primera División (2008/09). Las otras dos victorias ocurrieron en Segunda División. La primera en la temporada del último ascenso a Primera División, con un partido de ida y vuelta en el Mini Estadi, frente al Barça B (4-5), y la del domingo en el Nou Estadi, frente al Nàstic.

Negado en casa

Las victorias en casa ante Málaga y Leganés no dejan en 'saco roto' que la UD Almería es, curiosamente, mejor debutante a domicilio, ya que en los partidos disputados tanto en el Municipal Juan Rojas como en el Estadio de los Juegos Mediterráneos son más las tristezas que las alegrías. En nueve partidos jugados como local, sólo esas dos victorias, tres empates -fuera empató dos- y cuatro derrotas -sólo perdió uno a domicilio-. Lo cierto es que el Almería comenzó la Liga en casa en las tres primeras temporadas. En la 2002/03, cayó frente al Salamanca (1-2), al año siguiente ganó el primer partido en casa frente al Málaga (3-2) y en la 2004/05 fue el Celta el que se llevó los puntos (0-1).

La única derrota a domicilio la encajó en Los Pajaritos. Allí, el equipo de Paco Flores, que dejó en casa a Míchel al parecer por haberse tintado el pelo de amarillo, sucumbió por un rotundo 3-0. La cuarta derrota en cinco inicios fue en la temporada del primer ascenso. Los rojiblancos de Emery cayeron (0-1) frente al CD Tenerife.

Luego, en seis temporadas seguidas, no hubo derrotas. Las mencionadas victorias frente al Deportivo de la Coruña (0-3), en el debut en Primera, encadenó la de la siguiente, en San Mamés, frente al Athletic (1-3). Las tres siguientes citas acabaron en tablas frente a Valladolid (0-0), en casa; Osasuna (0-0), en El Sadar, y Córdoba, en el Nuevo Arcángel. Cerró el ciclo de alegrías en la campaña 2012/13, la del último ascenso a Primera, ganando en el Mini Estadi un partido loco (4-5).

En las últimas cinco temporadas, dos victorias, en la antepenúltima temporada, frente al Leganés (3-2), pidiendo la hora, y el domingo en Tarragona (0-1). La derrota llegó en casa frente al Villarreal (2-3), la temporada del debut de Francisco en el banquillo (2013/14), mientras que un año después se empataba en casa frente al Espanyol (1-1), el año del 'apagón' y la pasada temporada frente al Cádiz (1-1).

Fotos

Vídeos