UD Almería

Todo el siglo en la banda

El técnico granadino dialoga con parte de los que serán sus colaboradores en la UD Almería./FELIPE ORTIZ
El técnico granadino dialoga con parte de los que serán sus colaboradores en la UD Almería. / FELIPE ORTIZ

El nuevo entrenador de la UD Almería, Lucas Alcaraz, se enfrenta a su vigésimo tercera temporada consecutiva sentado en un banquillo

JUANJO AGUILERAAlmería

Dicen que la sangre tarda 23 segundos en recorrer el cuerpo, no hace falta decir que el 23 era el número con el que triunfó Michael Jordan, o que, según la teoría de biorritmos, todo el mundo sigue un cíclo físico de 23 días. El 23 está ligado ahora a Lucas Alcaraz y, seguramente y ojalá sea así, el 24 será su número cuando empiece la próxima campaña. El nuevo entrenador de la UD Almería, que se estrenó el pasado sábado dirigido una nueva sesión de entrenamiento en el Estadio de los Juegos Mediterráneos -dirigió al equipo rojiblanco, como Almería CF y como UD Almería, durante 46 partidos en su última aventura en Almería-, es el técnico en activo que más veces seguidas ha realizado su profesión. Es el único que lo hace sin perderse una temporada en el presente siglo, continuidad desde que casi empezó en los banquillos. Su biografía habla de su debut como tal en el Granada, pero Lucas Alcaraz probó eso de sentarse en un banquillo, o de estar en la banda, en el Miramar Adra, con sólo 32 años de edad.

Había militado como futbolista en las categorías inferiores del Real Jaén CF, para recalar después en el Granada CF, donde compaginaba su carrera de futbolista con los cursos para ser entrenador. Poco a poco, Lucas fue decantándose por esta profesión, ya que como él mismo explicaba «era más fácil llegar donde yo quería como entrenador que como futbolista».

Las vueltas de la vida le sitúan como un técnico con una larga experiencia, con ascensos y salvaciones, con dos etapas en Almería, una primera en el Almería CF y otra en esta misma UD Almería. Curiosamente, no terminó ninguna de las dos. ¿Será a la tercera? Ese es el propósito y, de seguro, que la presencia del granadino, que no es amante de las estadísticas, no intenta otra cosa. Si no no habría firmado un contrato a 'largo plazo', cuando en el fútbol actual, sobre todo en el español, los técnicos son de 'quita y pon'. Y si no, que se lo pregunten a Fran Fernández.

Un amplio bagaje

El equipo tenía en sus filas a jugadores como Esteban Navarro, Jorge Peralta, Raúl Molina o Espínola, los dos últimos que coincidieron después en el Recre con Lucas Alcaraz y que contribuyeron al primer ascenso que el granadino consiguió con el Decano. También estaba un jovencísimo Ortiz Bernal, que no había cumplido aún los 21 años y que tuvo su debut, en aquella temporada, con los rojiblancos jugando la última media hora del partido frente al Betis B, que acabó con derrota.

Lo cierto es que aquella temporada no fue buena para el entrenador rojiblanco. Aparecieron las comparaciones que fueron minando la 'silla' del que es ya técnico de la UD Almería para la presente temporada y que será presentado mañana martes en el Estadio de los Juegos Mediterráneos.

El Poli de la época iba mejor que el CF y pronto se comenzó a criticar y a cuestionar la decisión de la llegada de Alcaraz al banquillo rojiblanco, tan joven para ser entrenador de un equipo con prisas y que no hacía mucho había saboreado durante dos temporadas la militancia en Segunda División A. El primer punto se sumó en la tercera jornada, tras haber sumado un empate sin goles frente al Real Jaén en el que se valoró la imagen del conjunto rojiblanco, que aguantó seis jornadas sin perder, aunque eso sí, con cuatro empates -en casa ante el Real Jaén (0-0), en Jerez (1-1), en el Arcángel ante el Córdoba (2-2) y en Almería frente al Granada (0-0)- y dos victorias una en casa ante el Cacereño (4-0), en la quinta jornada, y otra en El Mirador ante el Algeciras (0-1).

Sin embargo, en aquella época, como en la primera de Alfonso García en el Almería y, últimamente, no temblaba la mano a nadie y el punto de Melilla (0-0), en la jornada décima, no sirvió para 'aliviar' las derrotas en casa frente al Cádiz, una semana antes, y frente al Sevilla (0-3), una semana después y Alcaraz fue destituido, con el CF decimosexto.

Tras muchas vueltas en las que estuvo en Huelva en dos etapas, consiguiendo el ascenso a Primera y metiendo al conjunto recreativista en la final de la Copa del Rey -la perdió en Elche-, entrenó también a Racing de Santander, Xerez, Real Murcia, al que ascendió a la máxima categoría, o Córdoba, llegó de nuevo a Almería. No era la primera opción. El equipo almeriense se había dirigido antes al argentino Luis Zubeldía, que duró 16 días como técnico. Había pasado trece temporadas.

Larga experiencia

Desgranada su primera etapa en Almería, en la segunda estuvo 35 partidos, con un bagaje de 15 victorias, 14 empates y sólo seis derrotas. Curiosamente, como ocurrió con Barjuan, se fue tras un empate, el cosechado frente al Xerez (1-1), el 31 de marzo de 2012, pero era el sexto partido sin ganar, con dos derrotas en el inicio de la racha -frente al Celta (4-3) y ante el Elche (0-2)- y cuatro empates.

Cuando se le 'cruzaron los cables' a la entidad rojiblanca, el cuadro almeriense era quinto clasificado, había llegado a la ronda de partidos con los equipos de Primera, en Copa del Rey, donde cayó frente a Osasuna, y la dinámica no era mala, pero en fútbol mandan los resultados.

Estos hablan de un técnico que ha dirigido 283 partidos en Segunda División A y 274 en Primera, con 179 victorias totales, 208 derrotas y 170 empates.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos