UD Almería

Rubén Alcaraz: «Ser capitán lo decidió el cuerpo técnico y es bonito serlo del Almería»

Rubén Alcaraz se ha ganado el respeto del cuerpo técnico desde su llegada./IDEAL
Rubén Alcaraz se ha ganado el respeto del cuerpo técnico desde su llegada. / IDEAL

El jugador catalán ha aterrizado en la UDA en calidad de cedido, sin opción de compra, y en pocos días se ha ganado la confianza de Ramis y del resto del vestuario

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Cuando un jugador llega nuevo a un vestuario debe hacer con el equipo, el club y hasta la ciudad para ir cogiendo peso específico. Si, además, lo hace como cedido sin ninguna opción de compra de su nuevo destino, la dificultad aumenta porque, haga lo que haga, tiene fecha de caducidad y vuelta a su anterior destino. Es, por tanto, muy complicado que pueda asumir más responsabilidad que la propia de tener que jugar lo mejor posible. Si, a todo esto, unimos que se trata de una entidad presidida por Alfonso García, que siempre ha sido muy reacio a traer a este tipo de futbolistas, parece un imposible que en poco tiempo se haya ganado, el protagonista en cuestión, algo más que el respeto de los que lo ven trabajar a diario. Pues ha sido así.

Rubén Alcaraz llegaba al Almería hace unas semanas a préstamo del Girona. El recién ascendido conjunto catalán accedió a la petición de los almerienses para que su centrocampista disputara, al menos durante un ejercicio, sus partidos como local en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. El estrenarse en la máxima categoría y los nuevos propietarios (Manchester City), fueron elementos que provocaron que se quedara sin sitio. Al menos, de momento, en Montilivi. Porque la intención de la entidad gerundense es recuperarlo. Y lo que recuperará será un capitán de la UDA.

Aunque el club anunciara que había sido designado, junto a Morcillo y Joaquín, por parte del vestuario de jugadores, ayer el propio Rubén Alcaraz reconoció que fue una iniciativa del cuerpo técnico. Por tanto, además de la confianza de sus compañeros, también tiene desde el primer día la de Luis Miguel Ramis y todo su equipo de trabajo. Y todo en tan solo un mes de trabajo. No ha necesitado mucho más para ser un líder dentro del terreno de juego y, también, fuera.

Ni se lo creía

Cuando Ramis se lo dijo a Rubén Alcaraz, el mediocentro casi ni se lo creía. Y no le dio la respuesta al instante. Así lo apuntó ayer. «Es una decisión que toma el cuerpo técnico. Sí que, a primera vista, me sorprende. La responsabilidad es grande porque no solamente hay que ejercer de capitán dentro del campo. Hay que hacerlo fuera, en el vestuario y dar ejemplo a los compañeros». Lo meditó y la respuesta fue afirmativa. «Tras pensarlo, y hablarlo con el cuerpo técnico, creo que es bonito ser el capitán de un club tan grande como el Almería», señaló.

Tal y como hace cuando juega, va a por todas y de frente. En este caso, no sería menos. «Lo afronto con mucha responsabilidad y muchas ganas. Como le dije a la plantilla, lo digo aquí delante de todo el mundo, intentaré ayudar y ejercer lo mejor que pueda dentro y fuera del campo, además de ayudar a Joaquín y Morcillo en todo lo que pueda». Tanto el almeriense como el valenciano son los otros dos que completan un más que renovado trío de capitanes. Ninguno de ellos lo era el pasado curso. Pese a que hay algunos elementos que sigue, Ramis ha preferido hacer 'limpieza' también en este apartado. Porque si el catalán está cedido y acaba de llegar, el de Huércal de Almería lleva, de manera oficial, medio año en la primera plantilla y el central empieza su tercera campaña en el club.

Lo que sí ha visto Rubén Alcaraz en este algo más de mes como jugadores de la UDA es un equipo que quiere. Y más tras no haber podido jugar ante su público en todo este tiempo y haber ganado en la primera jornada en Tarragona. «Ya con ganas de mostrarnos a nuestra afición. Para poder brindarle tres puntos ya que es una semana especial para la ciudad porque son las fiestas. Ojalá podamos divertir a la afición e ilusionarla, que es nuestro objetivo», fue su pensamiento ayer en su comparecencia ante la prensa.

Mezclaba lo colectivo con lo individual. «Personalmente tengo muchas ganas. El equipo también tiene muchas ganas. Debemos plasmarlo a la afición», recalcó. Porque tiene claro que los seguidores llevan varios cursos con más decepciones que alegrías. Todo lo contrario que ha vivido en el último ejercicio en el Girona. «La afición debe sentirse integrada en decir que este equipo tiene hambre, tiene ganas y tiene ambición. Saldrán mejor las cosas o peor, pero no son negociables las ganas, la ilusión y el trabajo». No fue la única vez que pronunció estas palabras. En su ideario son básicas para su forma de jugar.

Es su ideario y, por ahora, se siente muy cómodo cuando ha jugado. Un centrocampista de amplio recorrido. El que encarna lo que desea el cuerpo técnico. «Soy un jugador que me gusta abarcar tanto defensiva como ofensivamente. El cuerpo técnico me da libertad para ello. Puedo sacar mis virtudes y lo que más me gusta es romper la pelota. En el fútbol hay que mirar a la portería contraria y hacer sufrir a los porteros». Sin miedo e imponiendo respeto al adversario.

Tal y como se vio, a su juicio, en Tarragona. Eso sí, sin querer lanzar las campanas al vuelo. «Hicimos un buen trabajo en el campo del Nàstic. Conseguimos la victoria, pero la Liga es una competición muy larga y muy difícil y hay que pensar en partido a partido y domingo a domingo». La base, lo mostrado ya en la primera jornada. «Fuimos un equipo. Para sacar los partidos hacia adelante hay que ser un equipo a las buenas y a las malas. En los momentos malos nos juntamos, lo pasamos mal y pudimos sacar fruto de ello. Eso es lo que nos hará ser fuertes. Ser un equipo, concentrarnos en hacer bien las cosas y seguro que podremos hacer buen año».

Si el cuadro catalán fue el estreno en la competición, el sábado llega un equipo llamado a ser un grande en esta campaña en la Liga 1|2|3. Un Real Oviedo que perdió en la primera cita en su propio feudo (2-3) ante el Rayo Vallecano. Un resultado que no le dice nada a Rubén Alcaraz. «En una jornada que llevamos de campeonato no sé si determinar que ellos encajan muchos goles o no. Sí es verdad que tuvieron varios errores defensivos o aciertos del Rayo Vallecano», destacó dejando la duda. De lo que no tiene ninguna es del potencial del cuadro astur. «Sabemos que es un rival difícil de batir. Va a competir en la parte alta de la clasificación».

Y como le gustan los retos, pues no encuentra nada mejor que el conjunto de Anquela para el estreno en el Estadio de los Juegos Mediterráneos en este ejercicio. Pensar que, en caso de victoria de la UDA, los rojiblancos tendrían seis puntos más que los azulones. «Qué mejor rival para medirnos en nuestro campo, en la primera jornada ante nuestra afición», admitió. La que no los ha visto en su gran mayoría como rojiblancos almerienses. Ojalá que podamos brindarle una victoria a la afición y que lo puedan celebrar después del partido... y nosotros, también». Porque la Feria, sobre todo de la noche, está prohibida hasta el último día.

Para llegar de la mejor manera al choque, «entrenamos con alta intensidad porque el equipo tiene ganas y hambre. Se nota en los entrenos y en el día a día. Hay que plasmarlo los domingos. Al final, lo que vale son los domingos y es lo que te va a dar fruto todo el año».

Fotos

Vídeos