UD Almería

Revolución o una nueva oportunidad

Luis Miguel Ramis da instrucciones a sus jugadores en el entrenamiento de ayer, celebrado en la Vega de Acá. / UDA

Sin tiempo de preparar un 'nuevo' equipo, Ramis hará cambios en relación al pasado sábado

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Por la imagen dada el pasado sábado, en el encuentro ante el Huesca, Luis Miguel Ramis bien podría hacer suya la famosa frase de John Benjamin Toschak cuando, tras perder un partido entrenando al Real Madrid, dijo que le apetecía cambiar a todos los jugadores de cara al siguiente encuentro. Pero, tras pasar los días, al final volvía a poner a los mismos. Y así está el entrenador del Almería después del nefasto choque disputado por los suyos frente al Huesca el pasado sábado. La cita en el Estadio de los Juegos Mediterráneos no fue todo lo que esperaban los rojiblancos. Más bien, todo lo contrario. Quizás algo sí podía imaginarse el preparador, al menos por sus palabras de los últimos partidos en los que la UDA, con un mejor o peor resultado, estaba dando 'pinceladas' de lo que sucedió, finalmente, contra los oscenses.

Sea porque confía en los que han venido jugando, de manera habitual, desde que comenzó la temporada o porque los habituales suplentes no han dado, hasta ahora, un paso definitivo adelante, lo cierto es que el bloque ha sido prácticamente el mismo. La duda ahora está en si hacer una revolución o seguir manteniendo la confianza en la mayor parte del equipo. Porque señalados, por diversos motivos, fueron todos. Así que, por lo visto ante el Huesca, nadie debería estar a salvo de quedarse fuera del equipo titular mañana en Vallecas.

Quizás el hecho de que el siguiente encuentro sea tan pronto puede hacer que la revolución se quede solamente en 'rotación'. Excusado, en gran parte, en el hecho de que en ocho días disputarán tres partidos, contando con el jugado ya el sábado anterior. Mañana y el domingo tienen dos choques en los que pueden quedar definidas muchas cosas en la primera plantilla rojiblanca. Saber si hay 'fondo de armario' o Ramis está 'obligado' a que tenga que poner a los mismos porque nadie de los que menos minutos han disputado tienen el nivel para quitar a los que no dieron la mejor versión en la última jornada.

Pocos hay que tengan el puesto más o menos fijo en Vallecas para mañana. Entre los que no jugaron, Jorge Morcillo es el que más papeletas tiene. Principalmente porque ha venido siendo titular desde que comenzó la temporada y se perdió la debacle del sábado porque estaba sancionado y no por un criterio, según Ramis, de falta de forma. Y eso que ha estado en la fotografía de algunos goles encajados, pero, como se pudo comprobar el sábado, la pareja Owona-Joaquín no funcionó nada bien. El cuarto central (Trujillo) sigue sin tener minutos en este comienzo de temporada. Que juegue el madrileño sí sería un dato de 'revolución'.

Todos los puestos

Desde atrás en el once, René recibió tres goles por primera vez en esta temporada. Fernando, su habitual suplente, tuvo un buen encuentro ante el Cádiz en Copa del Rey, pero el titular en la Liga 1|2|3 está siendo el mejor de la UDA. Un dato que viene a demostrar que las 'pinceladas' reconocidas por Luis Miguel Ramis estaban siendo salvadas por el gaditano para poder sumar puntos. Pese a los tres goles encajados, el cancerbero también salvó de haber encajado una mayor goleada.

En la línea defensiva, Fran Rodríguez tuvo su día más flojo en ataque. En defensa se vio superado siempre porque su extremo estaba 'desaparecido'. Eso sí, responsabilidad suya fue el haberse quedado 'colgado' en el que supuso el 0-1. Un motivo similar al que le permitió ganarse la titularidad en detrimento de un Marco Motta que tuvo un par de errores muy parecidos en las primeras jornadas que jugó el italiano.

En el centro de la zaga, Owona y Joaquín, cambiando de puesto en relación a lo que hicieron en la Copa del Rey, no están coordinados todavía. El camerunés y el almeriense no han, todavía, encajado. Uno de los dos, como mínimo, perderá su puesto. Lo normal podría ser volver al centro de la zaga compuesto por Joaquín, volviendo a la derecha, al entrar Morcillo en la izquierda. Pero Owona ya jugó con el valenciano en Pamplona. Todo está por decidir. El lugar más claro en el que se puede ver la revolución o dejar todo de la misma forma en la que está.

En la izquierda, en principio, Nano no debería tener ningún problema para seguir como titular. Su recambio natural es Pervis. El ecuatoriano no estuvo nada fino como lateral en la Copa del Rey. Desde ese instante, el cedido por el Watford inglés ha sido revulsivo pero como extremo izquierdo. Lo ha sido ya en varios encuentros. Principalmente para suplir, como el sábado, a un cada vez más apagado Fidel Chaves.

El onubense fue despedido con algunos silbidos por el público tras un mal encuentro contra el Huesca. No fue el primero. De ahí los pitos. No se criticaba por un mal día, era la consecuencia de seguir sin ver, de forma continuada, la mejor versión del exCórdoba. Al extremo, como le ocurre a Pozo, se le ve cuando las cosas van bien. Suele estar más escondido cuando la cita se pone torcida. De ahí que, pese al gol marcado en Pamplona, lejos de casa baja de manera considerable su rendimiento. Similar, en lo negativo, a lo vivido el sábado. En su 'coartada', los diversos problemas físicos que ha venido arrastrando desde pretemporada.

En ataque, el que más ha dado ha sido Pozo. Dos goles y otro par de asistencias superando sus números de la pasada campaña. Jugando por detrás del delantero o empezando desde una banda. Siempre, como ha reconocido Luis Miguel Ramis, con libertad de movimientos para aparecer en beneficio del equipo. Ni en León ni frente al Huesca se le vio. Dos partidos en los que los rojiblancos ni marcaron ni, tan siquiera, se acercaron en demasía al marco contrario. Suyo fue el único disparo que provocó la intervención de Álex Remiro. Solamente que Ramis decida que el equipo juegue con dos delanteros y, por tanto, cambiar el sistema, le podría hacer perder el puesto.

Un cambio de sistema también sería volver a dos pivotes y dejar los tres medios para otro momento. Si Tino Costa no se recupera para mañana, la duda sería si mantener a Verza, Mandi y Rubén Alcaraz o que alguno de los tres se quede en el banquillo. El primero fue el sustituido al descanso el sábado. Lo 'pagó' él, como lo podía haber pagado otro. Porque Mandi fue partícipe del 0-3 por un grave despiste al perder el balón de vista cuando lo tenía Joaquín en la frontal del área. Por su parte, Rubén Alcaraz está siendo demasiado irregular y ya perdió su sitio hace un par de semanas sin haber recuperado el nivel del inicio. No sería ninguna sorpresa si alguno se quedara fuera. Eso sí, se pueden mantener porque no hay más.

Y todo para acabar con el '9'. Pablo Caballero marcó en la primera jornada y se acabó. Un gol más que Juan Muñoz que no se ha estrenado. En 'beneficio' de ambos, la ausencia de juego ofensivo y que no llegan balones francos al área contraria para que los delanteros hagan buena alguna acción o que, en caso contrario, se les pueda criticar por fallar pases de sus compañeros. Si Fidel se fue con silbidos, tres cuartos de lo mismo ocurrió con el cedido por el Sevilla. Sin apenas influencia en el juego desde que es titular, el público se posicionó en favor de Caballero. Lo que sí tiene claro Ramis es que jugarán siempre uno de los dos o, cambiando de sistema, los dos si están bien. Así lo reconoció la pasada semana.

Unos días en los que veía que el equipo podía caer y que esperaba una reacción de los suyos que, ante el Huesca, no se produjo. Sin tiempo de preparar muchas cosas entre ayer y hoy, para mañana se verá un nuevo equipo. Ya sea en cuanto a nombres o en cuanto a la imagen que se dio el sábado. Esa es la intención. De que el toque duro de atención que dio al acabar el partido, tanto a nivel privado como público, con la presencia de Alfonso García en la propia sala de prensa, haya servido para algo. Porque, de no serlo, la revolución no llegará solamente desde el banquillo rojiblanco.

Fotos

Vídeos