Reflejos en la prensa del 'pescaíto' de Gabriel y el querer sin gol del Almería

José Ángel Pozo conduce el balón, perseguido por Fran Beltrán.
/JOSÉ LUIS MATARÍN
José Ángel Pozo conduce el balón, perseguido por Fran Beltrán. / JOSÉ LUIS MATARÍN

Las crónicas del envite con el Rayo destacan la emotividad, el mayor atino de los vallecanos y la impotencia ofensiva del equipo almeriense

JOSÉ GABRIEL GUTIÉRREZ ALMERÍA

Emotividad y sufrimiento

Referente al choque, se exponía que ganó el Rayo con sufrimiento. «Un sabio dijo una vez que la tranquilidad es lo que más se busca. En eso estaba el Rayo Vallecano. Se había puesto por delante, tampoco le inquietaban mucho atrás, pero el equipo estaba falto de ritmo, ligeramente temeroso a desguarnecerse en defensa. Daba la sensación de que los franjirrojos iban con el freno de mano echado. Los ascensos no se consiguen sin sufrimiento y el Rayo lo vivió en sus carnes. En el tiempo de descuento, Morcillo anotó el empate, pero el colegiado lo anuló por fuera de juego. Aguantaron los de Míchel. Resistieron como los grandes».

De no tener ideas, a mandar

También se pudo leer que en la segunda parte mandó la UD Almería. «En el segundo acto las tornas cambiaron. El Almería recuperó su identidad, estuvo más vivo y generó peligro constante. El conjunto rojiblanco se puso el mono de trabajo y demostró un mayor poderío ofensivo que el que efectuó durante la primera parte. Los de Lucas Alcaraz salieron enchufados y tuvieron numerosas ocasiones. El Rayo no llegó a inquietar a René. Los de Míchel llegaron con cuentagotas al área rival».

Un tiburón y un 'pescaíto'

Sobre lo que deparó la segunda parte, se pudo leer que los rojiblancos, no 'tiraron la toalla'. «Eso sí, el Almería no se rindió. Fue ganando metros y teniendo más el balón, pero sin acierto en la última zona del campo. De hecho, los de Lucas Alcaraz acabaron con tres puntas puros en el campo..., aunque fue un central, Morcillo, el que tuvo el empate con un gol anulado en el descuento por fuera de juego. El Rayo supo sufrir para llevarse los tres puntos y alargar su buena racha. A veces hay que sufrir para sonreír después. Como lo hará el 'pescaíto' del Mediterráneo».

 

Fotos

Vídeos