UD Almería

Rayo y Almería quieren, pero sólo pueden los locales

Imágenes del partido entre el Rayo Vallecano y UD Almería. / AGENCIA LOF

La expulsión de Jorge Morcillo condiciona la actuación rojiblanca en Vallecas

JUANJO AGUILERAALMERÍA

El Almería sumó en Vallecas su segunda derrota consecutiva, después de un partido marcado por muchas cosas. La más contundente la expulsión merecida de Jorge Morcillo, cuando el partido estaba a un minuto de llegar al descanso, que condicionó mucho el comportamiento del equipo en la segunda parte. Pero lo cierto es que la expulsión no es el único motivo que conduce a los rojiblancos a encajar una nueva derrota. Ganó el Rayo porque fue quien más pudo. Como eso de que no gana quien quiere sino quien puede. Para llegar a que esa 'máxima' se cumpliera, el partido fue por unos derroteros poco alentadores para los rojiblancos.

Estos, con un mejor comportamiento que el mostrado el pasado sábado frente al Huesca, tuvieron una actuación deficitaria cara al gol, porque sólo remató una vez entre los tres palos -obra de Pozo en la segunda parte-, de seis disparos totales, pero no sólo en no hacer gol está el quid de la cuestión. El Almería fue o tuvo su principal problema en las bandas, no en el único, tanto en el perfil ofensivo como en el defensivo, pues ni se creó peligro con las subidas de los laterales y sí que se sufrió demasiado, sobre todo por el perfil izquierdo, por donde el Rayo creó sus ocasiones en la primera parte. Aún así, el gol llegó cuando el Almería estaba con uno menos y, curioso, a partir de ahí el cuadro unionista intentó aparecer y el Rayo no lo hizo, pero también es verdad que el equipo vallecano mandaba en el marcador y no sentía el obligado e inexistente peligro almeriense.

Cara a cara

El partido en Vallecas comenzó como todos, con un Rayo intentando avasallar al cuadro rojiblanco, con presión alta, para que el Almería no tuviera capacidad de pensar. Sin embargo, pronto se quitó la presión el equipo rojiblanco, que pisó área forzando un saque de esquina sin que llegara a crear peligro. Sin embargo, era un toma y daca que tuvo respuesta rayista con una acción por la derecha de Embarba que remató en el primer palo Raúl de Tomás, con respuesta de René despejó a saque de esquina.

Era el primer desajuste de los rojiblancos, que respondieron con mando, buscando la posesión y consiguiéndola. En el minuto 12, el Almería estuvo cerca del gol. Pozo arrancó con velocidad para buscar a Pervis Estupiñán que acabó rematando mal Nauzet Alemán. De todas formas, la banda izquierda del Almería era superada por los vallecanos. En el 15, el que entró fue Baiano, que lo hizo hasta casi el fondo, centró y Raúl de Tomás no acertó a conectar. Embarba, en el 16, probó a René, que respondió con una gran parada.

1 Rayo Vallecano

Alberto; Baiano, Emiliano Velázquez, Dorado, Akieme; Santi Comesaña (Manucho, m. 55), Fran Beltrán, Unai López (Aguirre, m. 86); Óscar Trejo, Raúl de Tomás ('Chori' Domínguez, m. 64) y Adrián Embarba.

0 UD Almería

René; Fran Rodríguez (Fidel, m. 81), Owona, Jorge Morcillo, Nano; José Antonio 'Verza', Mandi; Nauzet Alemán (Joaquín Fernández, m. 46), José Ángel Pozo, Pervis Estupiñán (Rubén Alcaraz, m. 57), y Pablo Caballero.

Goles
1-0, m. 52: Santi Comesaña.
Árbitro
Pulido Santana, del colegio territorial de Las Palmas. Amonestó a Embarba (m. 43), de la AD Rayo Vallecano, y a José Ángel Pozo (m. 42), Nano (m. 60), de la UD Almería. Expulsó por doble amarilla a José Ángel Pozo (m. 42 y m. 84) y por roja directa a Jorge Morcillo (m. 44), ambos de la UD Almería.
Incidencias
Partido correspondiente a la novena jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de Vallecas, con 8.615 espectadores.

El Almería sufría para cerrar ese carril, que era vía libre para el equipo de Míchel, que lo intentaba una y otra vez ante la escasa oponencia de los rojiblancos. Estos, sin embargo, buscaban portería rival, como con el remate de Mandi, en el 18, que se fue por encima del larguero. En el 20, el robo fue de Nauzet y el remate final de Pablo Caballero se fue fuera, ajustada al palo izquierdo de la meta de Alberto.

El Rayo se creció a partir de entonces, sin que encontrara la portería defendida por René. En el 24 fue Raúl de Tomás y, en el 33, fue ocasión de Óscar Trejo, que acompañó la jugada de Raúl de Tomás que se le puso para que el argentino lo intentara, solo, pero su remate se fue por encima de la meta defendida por René.

Saber sufrir

El Almería estaba sufriendo en esa fase, había perdido el balón, que era para el equipo vallecano, con más llegada, pero con poco acierto y balones que no encontraron rematador. Aún así, el equipo rojiblanco, a la contra, pudo haber marcado, pero le faltó el acierto en el último pase. En el 44, en una contra entre José Ángel Pozo y Pervis Estupiñán el gol estuvo cerca, pero no hubo remate.

La contra montada fue mortal para la UD Almería a la espera de qué incidencia podía tener el 'veredicto' adoptado en el último minuto. Óscar Trejo corrió con el balón y Jorge Morcillo no tuvo más remedio que frenar al argentino en falta. Era último defensor y la roja le 'invitó' a salir del campo para dejar al equipo de Luis Miguel Ramis con un jugador menos en un campo tan 'extraordinario' para hacer grandes cosas como Vallecas.

Lo que no hay que hacer

Con un hombre menos y en un lugar tan importante como la defensa, Ramis dio entrada a Joaquín Fernández en el centro de la defensa en lugar de Nauzet Alemán. Pero pronto pasó lo que no debía pasar. El Almería se había 'dormido' y eso lo aprovechó Santi Comesaña para rematar, plácidamente, un saque de esquina de Adrián Embarba. René salió indeciso, la defensa no cerró y el marcador se ponía en contra y en inferioridad numérica.

El Rayo sacrificó número en el centro del campo, desnudando un tanto esa parcela con la salida de Santi Comesaña para poner a Manucho arriba. Era el momento de ganarle las espaldas al conjunto rayista. Ramis buscó otra cara con la entrada de Rubén Alcaraz en lugar de un Pervis Estupiñán impreciso en banda. Buscaba que entre el jugador cedido por el Girona y Pozo encontraran espacios, pero el partido era del Rayo, más aún cuando Míchel prefirió ser menos valiente, quitó a De Tomás para introducir a 'Chori' Domínguez.

El Rayo no estaba matando el partido, pero el Almería no era capaz de llegar con peligro al área rayista, obligado a no desnudarse mucho pues podría posibilitar la sentencia. Bien es cierto que intentaba tener más el balón. El equipo rojiblanco seguía intentándolo, pero carecía de acierto en el último pase. En el 70, un buen centro por la izquierda de Nano no encontró rematador.

El Rayo se había dado cuenta, volvió a coger el balón para tratar de tenerlo y que el Almería no encontrara el hueco por el que hacer daño. Embarba, de falta en la frontal, estuvo a punto de sorprender a René. El gaditano metió las manos e impidió que el rayista se saliera con la suya, pero el balón estaba lejos de su área, que era lo que quería el equipo de Míchel, a la vez que el Almería intentaba salir, pero falto de frescura.

El técnico se la jugó en el 81, con la entrada de Fidel en lugar de Fran Rodríguez y Pozo lo intentó en una acción espectacular del malagueño que amagó el centro, pero se anticipó y buscó el disparo al primer palo que cortó Alberto. A la contra, Unai López pudo sentenciar, pero cortó bien Joaquín Fernández, impidiendo la sentencia. Sin gol, llegó con la expulsión de José Ángel Pozo, en el 84, por doble amarilla, que terminó por desvestir a los rojiblancos, no sólo para este partido en Vallecas, sino también para el partido del domingo frente al Real Valladolid.

Lo que quedaba para jugar fueron minutos sin juego, el Almería porque no pudo y el Rayo porque ya no quiso, conformándose con los tres puntos conquistados por un gol a placer de Santi Comesaña.

Fotos

Vídeos