UD Almería

Un punto más, un punto menos

El punto en El Alcoraz sabe a 'oro', pero sólo es un punto. /AGENCIA LOF
El punto en El Alcoraz sabe a 'oro', pero sólo es un punto. / AGENCIA LOF

La UD Almería ve recortada la distancia con la zona de descenso, pero tiene más cerca los 50 puntos | Los rojiblancos, con Lucas, han mejorado lejos del Juegos Mediterráneos donde han marcado gol en todas sus comparencias, salvo en Alcorcón

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Con trece partidos que disputar por delante, de los que seis se disputarán en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y siete a domicilio, la suma de un punto por partido servirá para pedir plaza la próxima temporada en la categoría de plata del fútbol español. Lo cierto es que seguramente no sea consecuencia de trece empates y sí de trece puntos que tienen visos de confirmarse antes, incluso, de que finalice la presente temporada. Al menos es lo que surge de las sensaciones expuestas por la UD Almería de un tiempo a esta parte. La nueva etapa a la que puso inicio aquella contundente victoria de los rojiblancos frente al Real Zaragoza, en el partido de transición entre Luis Miguel Ramis y la era Lucas Alcaraz, marcó un cambio que permite mirar con cierta confianza hacia el medio centenar de puntos -franja próxima en puntuación por arriba o por abajo- que delimita la zona tranquila que da 'acceso' a la del pozo a Segunda División B.

De todas formas, esto es como el acertijo de 'oro parece, plata no es' porque nada está hecho. Todavía hay un tramo largo que recorrer para llegar a la meta. Para los que vean con buenos ojos la actual situación, sólo hay que abrírselos y decirles que, por ejemplo, en la pasada campaña el Elche llevaba a estas alturas de la temporada un punto menos que la UD Almería -36- y tenía seis de ventaja sobre las plazas de descenso, encabezadas por el Mallorca y en la que el equipo rojiblanco era 'segundo clasificado' con un punto menos. El conjunto franjiverde era duodécimo en la clasificación -la posición es lo que importa menos siempre que esté por encima de la décimo novena posición-. Lo que pasó es sabido. Mientras el Almería sumó 22 puntos en esos últimos trece encuentros, el Elche solamente se apoderó de siete y hoy es equipo de Segunda B.

Lectura

Si que es cierto que el equipo rojiblanco sabe leer ahora mejor los partidos que en el primer tramo de la competición, justo lo que pasó el año pasado. Ahora es más sólido que en las catorce primeras jornadas del presente campeonato liguero, pero no mucho más que aquel tramo de la pasada temporada, en la que llevaba marcados dos goles menos que ahora -28- y había encajado un gol más -ahora lleva recibidos 32-. Y, como ya se advirtió la pasada semana antes de empezar a preparar el partido de El Alcoraz, está dispuesto a competir y lo consigue.

En lo que va de periplo con Lucas Alcaraz al frente, la UD Almería ha dado muestras de su capacidad para saber sufrir y estar cerca de la victoria en cualquier partido, incluso fuera, como quedó demostrado el posado domingo con el envite disputado en El Alcoraz ante todo un Huesca. Es el sello de Alcaraz. Este no dudó, a la conclusión del partido, en ensalzar de sus jugadores «la actitud y entereza, independientemente de que se gane, se empate o se pierda. Trabajando de esta forma seguiremos hacia delante».

De hecho, el cuadro unionista lleva una 'marca' que nada tiene que ver con el pasado y que alimenta un poco la alegría. Por ejemplo, en los ocho partidos que disputó el equipo rojiblanco hasta la marcha de Luis Miguel Ramis lejos del Estadio de los Juegos Mediterráneos, sólo había conseguido ver puerta en dos partidos. El primero le valió para ganar en Tarragona al Nàstic y el segundo sólo para que se le 'pusieran los dientes largos' en el Reino de Navarra, porque después de adelantarse en la primera parte, con gol de Fidel, Osasuna remontó y acabó amarrando los puntos. Como queda dicho, dos goles en ocho partidos.

Desde la llegada de Lucas Alcaraz al cargo en el banquillo rojiblanco, en siete partidos que la UDA lleva jugados lejos de casa, son ya once las veces que el equipo ha visto puerta, once goles repartidos en seis de esos compromisos. Sólo en Santo Domingo, frente al Alcorcón, no vio puerta y fue, curiosamente, el único enfrentamiento de los siete donde la UDA, se podría decir así, no dio la cara.

Sólo son comparaciones

En la primera vuelta, el Almería tuvo que vivir cuatro jornadas en zona de descenso por la rémora que supuso un periodo 'pésimo' que comenzó un partido después del 3-0 frente al Sevilla Atlético -el mismo resultado obtenido en esta vuelta-. Los problemas surgieron después. El equipo almeriense no fue capaz de sumar nada más que dos puntos en un periodo de ocho jornadas que se convirtieron en un gravísimo problema de 'estabilidad' para el grupo.

El 'estadillo' de aquel nefasto periplo que dio con Luis Miguel Ramis destituido, habla de dos empates, uno frente a la Cultural Leonesa y otro, en casa, frente al Real Valladolid. Por lo pronto, en dos partidos se ha sumado el doble y aún quedan seis partidos para mejorar 'las cuentas'. Estas hablan ahora de dos puntos 'perdidos' con respecto a la zona de descenso, pero un punto más cerca de la cantidad que se precisa para acabar la temporada 'salvando los muebles', que no es otra cosa que el objetivo con el que nació el equipo en la presente temporada. No es oro todo lo que reluce, pero sí es verdad que con el de Huesca es un punto más sumado, un punto menos para el objetivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos