UD Almería

La puerta de la UDA deja salir a Joaquín para que entren Saveljich y Juanjo Narváez

Saveljich volverá a vestir de rojiblanco, donde ya estuvo en la 2015/16. /J. J. A.
Saveljich volverá a vestir de rojiblanco, donde ya estuvo en la 2015/16. / J. J. A.

El central argentino, que ya fue rojiblanco en la 2015/16, llega cedido por el Levante y el media punta colombiano por el Betis | Se especuló con la llegada de Dani Romera, a préstamo por el Cádiz, pero la ausencia de acuerdo para la salida de Caballero dejó a la UDA sin capacidad de maniobra por la falta de fichas libres

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Pues, como se suele decir, al final parece que no se quedó mala noche. Las puertas giratorias es lo que tienen, que lo mismo que se abren para dejar salir a quien es imposible retener -en este caso por la ambición de quien quiere 'volar' y merece hacerlo- también lo hacen para que entren quienes, seguramente, quieran dar un paso al frente y ayudar a que se cumplan los objetivos prioritarios y, además, sembrar para un futuro, con la posibilidad de ganarse el puesto que no tienen en sus clubes de procedencia.

El caso es que, a través de cesiones, la UD Almería se refuerza antes del cierre de la 'primera ventana' del mercado de la temporada 2018/19 y cubre las 25 fichas de las que dispone para tratar de 'equipararse' a quienes quieren tener un año más de presencia en la Liga de Fútbol Profesional. Al final, sobre el papel, parece que la UD Almería no pierde mucho, pese a la salida de un jugador 'como la copa de un pino', comprometido y que se ha hecho en las bases rojiblancas como es el caso del capitán huercalense, Joaquín Fernández, cuya vinculación con el Real Valladolid hasta 2023 se hizo pública ayer tarde, aunque era de sobra conocida su marcha, cuando se empezó a especular con ella.

El huercalense se va dejando un poso de jugador que no se cierra las puertas. Ha sido rojiblanco hasta el último minuto y será un almeriense más en la distancia, pero esto del fútbol es así de crudo y, a veces, difícil de digerir hasta para los mismos protagonistas, como es el caso. Joaquín lo ha pasado mal, pero cogió un tren con destino a Primera, donde tratará de triunfar.

Su marcha abre la puerta para la llegada de un viejo conocido, añorado al minuto de que se marchara, como es el caso de Esteban Saveljich. El argentino, de origen montenegrino e internacional con la selección balcánica, ya estuvo en la UDA en la 2015/16, llegando en el mercado invernal de la mano de Néstor 'Pipo' Gorosito. El otro es también suramericano, aunque con un largo proceso de adaptación a España, a donde llegó para jugar, en 2012, con los juveniles del Real Madrid. Pertenece al Real Betis, donde hizo la pretemporada tanto en los albores de la 2017/18 como en la reciente. Se habla de él como un jugador muy polivalente, pues puede jugar como interior, banda, segunda punta o delantero. Tiene gol y es muy ágil con el balón en los pies, además de tener un buen tiro desde fuera del área.

Con estos movimientos, la UDA cierra la plantilla hasta enero, si hiciese falta. Ayer, por la tarde, se especuló con la posibilidad de la llegada de Dani Romera. El almeriense, con la llegada de Lekic al Cádiz, tenía las puertas abiertas, pero para llegar al Almería era preciso que Pablo Caballero, sobre todo, dejara una ficha libre, porque las 25 estaban completas. La imposibilidad de 'colocar' al argentino impidió la llegada de más jugadores a la entidad.

A tres bandas

La UD Almería, con la más que segura salida de Joaquín, tuvo que trabajar ayer a tres bandas para cerrar la llegada de un jugador que pudiera estar a la altura del que ha sido, con 22 años, el capitán más joven de la entidad rojiblanca, un jugador que llegó al club en las categorías formativas con once años.

Sin embargo, el traspaso no se cerró hasta que el Levante UD dio el 'visto bueno' a la cesión de un exrojiblanco, un jugador que conoce la entidad, pues su entrada en Europa se produjo precisamente por Almería. Esteban 'El Flaco' Saveljich fichó por la UDA en el mercado de invierno de la temporada 2015/16, recomendado por Néstor Gorosito, que era el técnico elegido por la UD Almería para dirigir los destinos torcidos de aquella plantilla que acaba de descender de Primera, que tenía el mayor presupuesto de Segunda y que de la mano de Sergi Barjuan, primero, y de Joan Carrillo, después, naufragó sin capacidad de reacción.

El de Tandil, que pertenecía a Racing, había jugado antes de llegar a la UDA en Defensa y Justicia y fue un jugador clave aquella temporada. Debutó casi al bajar del avión. Se anunció su llegada el 24 de enero de 2016 y jugó frente al Real Zaragoza el 31 de ese mismo mes para completar un total de 16 partidos, haciendo un gol, el que sirvió para empatar en Mendizorrotza frente al 'Glorioso'.

Su rendimiento le hizo recalar en el Levante, donde pasó una temporada 'residual', sin oportunidades, con solo tres partidos completos y un total de 400 minutos. No entró en la 'cuerda' de Juan Ramón López Muñiz y, una temporada después, se la pasó cedido en el Albacete. Titular con José Manuel Aira, primero, y con Enrique Martín, después, jugó 29 partidos y, salvo el jugado frente al Córdoba, en la segunda jornada, completó los 28 restantes. No jugó más por una expulsión frente a Osasuna, por la que le cayeron 4 partidos -insultó al árbitro-, y después por una lesión muscular en el cuádriceps de la pierna derecha, concretamente en el tendón reflejo del recto anterior. En esta pretemporada no entró en los planes de Paco López y la cesión es el camino. El Albacete le tuvo en la agenda.

Un todoterreno

La otra cesión llega desde el Benito Villamarín con el colombiano Juanjo Narváez, aunque fue costosa porque, casi segura por la mañana, no se cerró hasta última hora, momento en el que se dio el visto bueno a la firma de contratos entre verdiblancos, rojiblancos y el propio jugador, la cual se llevó a efecto en la capital hispalense.

Juanjo Narváez es centrocampista de 23 años (12 de febrero de 1995), con versatilidad en la zona ofensiva. Puede jugar como mediocentro ofensivo o en cualquiera de las otras tres posiciones de segunda línea, creativo y asociativo en la parcela ancha y está considerado como una de las perlas de la cantera del Betis, a la que llegó en enero de 2016, tras un pasado de cuatro temporadas en el Real Madrid, tanto en juveniles como en el filial merengue.

La pasada temporada jugó cedido en el Córdoba CF, donde disputó 16 partidos e hizo cinco goles que le dieron una visión positiva a Quique Setién para contar con él. De hecho, en la pasada campaña le puso como titular en el debut liguero frente al FC Barcelona, en el Nou Camp, para luego no gozar de demasiadas oportunidades.

Su trabajo en el Córdoba fue importante en esa segunda parte de la pasada temporada, tanto que incluso se habló de él como 'aspirante' a formar parte del equipo que Setién iba a utilizar en la Europa League, pero el cupo de extracomunitarios le cerró las puertas para obligarle a salir.

Pretendido por equipos de Primera como Eibar, Huesca o Levante, así como por otros clubes de Segunda, como el propio Córdoba, a la UD Almería llegará para aportar esa capacidad para exponer en la parte ofensiva, a un equipo en el que jugadores de ese corte no hay muchos y es, precisamente, lo que Fran Fernández y la dirección deportiva rojiblanca buscaba para terminar de cerrar una plantilla con 25 efectivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos