UD Almería

¿Para la primera plantilla o para otros gastos?

Alfonso García, presidente de la UDA, en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. / J.FOLQUÉ

La UDA ha ingresado casi 3 millones de euros en traspasos y solamente ha pagado por Owona | Desde la UDA se insiste en que los fichajes que restan subirán la calidad y que, tras perder unos ingresos, el presupuesto será muy parecido por las ventas realizadas

J. FOLQUÉALMERÍA

Pasan los días y desde la UDA se pide calma. Desde el club rojiblanco se entiende que los 3-4 fichajes que restan por realizar, junto a algunas salidas que deben hacerse antes del final del mercado, dejarán un plantel renovado y que aspirará a que el próximo ejercicio sea menos sufrido que los dos anteriores. Se comenta justo cuando el primer equipo almeriense afronta hoy su segundo encuentro amistoso de la pretemporada y con, todavía, muchos movimientos que hacer para dejar justo el plantel más parecido a la idea primaria de Luis Miguel Ramis y la dirección deportiva encabezada por Miguel Ángel Corona. Todo con la más que inestimable supervisión de Alfonso García. El presidente del club ha visto que la entidad ha 'perdido' el dinero que se le ha ingresado en los dos últimos ejercicios, como fondo de compensación por el descenso desde la máxima categoría, y que debe encontrar para que el presupuesto no descienda en demasía en relación a los algo más de 10 millones del año anterior.

En cuatro operaciones de venta, el Almería ha ingresado (o debe hacerlo tras lo firmado en cada uno de los traspasos) casi tres millones de euros. Hasta la fecha, el conjunto rojiblanco, según sus propias informaciones, tan solo ha gastado menos de 100.000 euros en la compra del pase de Lucien Owona. También, como ocurrió el pasado año con Pape Diamanka, ese dinero lo habría puesto el central camerunés y sería 'compensado' en los tres ejercicios por los que ha firmado. En total, una gran diferencia entre lo ingresado y lo pagado para reforzar el equipo.

Los que han llegado, hasta el momento, lo han hecho tras acabar contrato con su anterior entidad, por medio de una cesión o tras rescindir. De todo un poco pero sin necesidad de sacar dinero de la cuenta corriente para pagarlo en forma de traspaso. Únicamente Rubén Alcaraz ha llegado en calidad de cedido por parte de un Girona que tiene el deseo de que cuente con minutos. Así la cesión será más 'barata' para los intereses rojiblancos. El caso de Pervis es distinto puesto que la cesión del Watford es para que tenga, según lo visto en Pinatar Arena, ficha con el filial de la UDA y, por tanto, la cantidad por la cesión es muy inferior a la de cualquier otra.

Por su parte, Fran Rodríguez tuvo que rescindir con un Real Zaragoza que ya no contaba con él, por lo que la salida estuvo más que pactada entre ambas partes y el Almería, solamente, tuvo que esperar acontecimientos para que el lateral llegara al Estadio de los Juegos Mediterráneos. En cuanto a los otros llegados hasta el día de ayer, todos lo han hecho con la libertad en sus brazos por haber acabado contrato.

Adiós a las fichas más altas

No solamente el Almería ha recibido casi tres millones de euros (o debe recibirlos) tras las cuatro ventas realizadas (Chuli, Quique, Iván Sánchez y Josema). También se ha 'ahorrado' algunas de las fichas más altas con las que contaba el presupuesto la pasada campaña. La principal, la marcha al Getafe de Chuli. Era el jugador con el contrato más alto de todo el plantel. Un gasto menos que debe asumir la entidad presidida por Alfonso García. También se marchó Quique González. Aunque su contrato en años anteriores era de los más bajos, su 'actualización' el pasado mes de abril hizo que pasara a ser de los más altos dentro del vestuario. Eso sí, ambas partes sabían que era un acuerdo que duraría muy poco porque estaba pactado un traspaso si llegaba una buena oferta, tal y como fue la de Osasuna.

Sin olvidar, por ejemplo, el contrato de Casto. El cancerbero extremeño tenía una nómina superior a la que tendrán, en este ejercicio, René o Fernando. El ya jugador del Alcorcón fichó tras el descenso de Primera y cuando el Almería tenía el presupuesto más alto de toda la categoría. Junto a Julián Cuesta, aunque el sevillano en una menor cuantía, hacían una portería más cara que la que este año tendrá en sus manos Luis Miguel Ramis.

La frase de que el equipo «dentro de sus posibilidades» ha encontrado «lo mejor que había en el mercado», deja bien a las claras lo que está siendo este verano para la dirección deportiva a la hora de poder firmar a algunos jugadores. Los ingresos desde la propia Liga han bajado de manera considerable. Eso sí, los que han llegado desde las ventas han aumentado de manera clara en relación a la pasada campaña en la que no se vendió a ningún jugador porque se determinó que era mejor mantener el bloque que realizar tantos fichajes.

Que el Almería está siendo en los últimos años un club más vendedor que comprador está claro. Tras no haber 'compensado' en el último año, ahora Alfonso García está haciendo, de nuevo, otra revolución en el vestuario rojiblanco. Ramis y Corona saben de las dificultades que hay para confeccionar la plantilla que ellos quieren. Al menos, desde el cuerpo técnico, aspiran a que los que tengan que dar el salto de calidad lo puedan dar realmente. Ahí comprobarán si el dinero de ventas se ha invertido en la plantilla.

Fotos

Vídeos