UD ALMERÍA

La prensa señala que la UD Almería supo ir a más para ganar al CD Lugo

La emoción en el final, el 'golazo' marcado por Rubén Alcaraz, el error de Marco Motta en el penalti y la parada de René, lo más destacado

JOSÉ GABRIEL GUTIÉRREZALMERÍA

En que no resultó vistoso, que el tramo final estuvo a tope de emoción, además de la catalogación de 'golazo' al tanto de Rubén Alcaraz, fueron algunas de las coincidencias extraídas de las crónicas del partido entre la UD Almería y el CD Lugo.

Como añadidos a las mismas, las referencias vertidas en relación a la actitud mostrada por ambos equipos a lo largo del envite. Para unos, los de Lucas Alcaraz fueron de menos a más y para otros los de Francisco casi hicieron lo contrario.

Fatalidad lucense

En la prensa gallega, los ecos del partido reflejaban en los titulares de las crónicas el desencanto lucense por la derrota en Almería. El diario El Progreso destacaba el titular 'Descuento fatídico para el Lugo: gol en contra y penalti fallado', informando que desde el inicio hasta el final ambos equipos fueron ofreciendo distinta imagen. «El equipo de Francisco, mucho más vertical en su juego en la primera mitad. En la segunda, el Almería fue haciéndose más sólido a medida que el Lugo perdía tanto verticalidad arriba como fortaleza atrás. En la recta final, todo apuntaba a un empate sin goles hasta que, tras una falta en el borde del área en el último minuto de partido, Rubén Alcaraz, en una ejecución magistral, puso el balón en la escuadra (m. 91). Con el 1-0, el Lugo pudo todavía llevarse un punto, tras un penalti de Motta después de un error defensivo local. Fede Vico tuvo en sus botas el empate, pero René adivinó la dirección del disparo y dejó tres puntos en casa».

La Voz de Galicia presentaba el titular 'Otro penalti fallado por el Lugo le deja sin puntuar en Almería' y se informaba que continúa la fatalidad en el equipo que entrena el almeriense Francisco. «Otro penalti mal lanzado ha frustrado las oportunidades del Lugo para puntuar. La fatalidad se cruzó con el Lugo en Almería y terminó encajando un gol de falta directa en el descuento y desperdiciando un lanzamiento desde los once metros en la última jugada del partido. La fatalidad se cebó con el Lugo».

Emoción sin brillantez

En los diarios deportivos de tirada nacional, catalogación de partido emocionante en los últimos minutos, pero sin vistosidad hasta ese tramo. En Marca, el titular era de 'Rubén Alcaraz salva al Almería en un final de infarto'. En este medio se narraba que el equipo local fue de menos a más. «Los unionistas siguen con la buena racha en su estadio tras ganar su cuarto partido consecutivo, fueron de menos a más en un partido que controló el Lugo. El Almería tuvo muy poco protagonismo durante los primeros 45 minutos. A los unionistas les costó salir con el balón jugado y estuvieron imprecisos. Por su parte, el Lugo salió con las ideas más claras y las líneas adelantadas, tratando de sorprender al conjunto rojiblanco en cada contra».

También se informaba que en la segunda parte cambió el desarrollo del partido. «En el segundo tiempo, las tornas cambiaron. Lucas Alcaraz cambió el chip de los suyos, que realizaron un juego más combativo y aparecieron más. El equipo lucense bajó el ritmo, replegó las líneas y tuvo menos poderío ofensivo».

Casi un tostón

Por su parte, en el diario As, el titular fue de 'El Almería se lleva tres puntos en el final de partido más loco' y se informaba que el partido resultó poco vistoso y con poca mordiente ofensiva. «Los dos últimos minutos. Y tampoco hizo falta ver más... porque el resto fue un tostón. Almería y Lugo carecen de pegada y ayer -por el domingo- no tuvieron ni fútbol. Y lo poco que fue vistoso se deslució cuando el balón llegó a los supuestos '9'. No es sano para la categoría ver fallar a un delantero prácticamente solo delante de los tres palos. Y de eso fue capaz Juan Muñoz, que fue sustituido en el mismo descanso. Menos mal (para el Almería) que estaba ahí Rubén Alcaraz para arreglar el desaguisado. En el 90' tuvo la sangre fría necesaria para poner un balón imposible para Juan Carlos».

Igualmente se pudo leer que pese al 1-0 quedaba otra emoción. «Igual se pensaba el Almería que el partido había terminado. Era lo lógico, pero en el Mediterráneo todo es posible. Incluso que con tan sólo ocho días de año se haya podido ver el penalti más tonto de 2018. En el 92, Motta, con todo favorable, fue a despejar un balón sin darse cuenta de que por detrás llegaba Albarracín, que le ganó la posición y, además, se llevó un patadón. Segunda amarilla, a la calle y un penalti. El balón lo cogió Fede Vico, el mejor de los visitantes durante todo el encuentro. Y como suele pasar en estos casos, lo falló. René adivinó la dirección y con su parada terminó el partido».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos