En la prensa, con elogios al Almería y 'palos' por el arbitraje de Valdés Aller

Pablo Caballero toca el balón en presencia de Álex Moreno. / FELIPE ORTIZ

En algunas crónicas se exponía que los de Ramis tuvieron las ideas más claras y en otras se 'culpa' al árbitro de no expulsar a Tino Costa y pitar un penalti injusto

JOSÉ GABRIEL GUTIÉRREZALMERÍA

Para gustos, colores. Los ecos informativos que, en los medios escritos, generó el partido entre la UD Almería y el Sevilla Atlético ofrecieron casi de todo. De una parte, que el equipo almeriense tuvo las ideas más claras y realizó méritos para ganar. Y de otra, que la actuación de Valdés Aller fue determinante y claramente perjudicial para el filial sevillista.

Con esos ecos quedó atrás el derbi andaluz, con el 3-0 final reflejado en el luminoso del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Tras el envite, la UD Almería reactiva su firmeza en casa y el Sevilla Atlético sigue sin ganar y encajando, por vez primera, una derrota por más de un gol de diferencia.

Clamor contra el árbitro

En el Diario de Sevilla, el titular fue 'Cada vez más pinta de perro flaco' y el subtítulo 'Dos errores arbitrales, la brutal agresión de Tino Costa y un penalti inexistente lastran al Sevilla Atlético'. Se informaba, sobre el encuentro, que el árbitro Valdés Aller «descentró al filial con su desafortunado arbitraje durante la primera mitad, en la que se tragó una brutal y alevosa agresión de Tino Costa a Aitor Cantalapiedra. Es posible que no viera el puñetazo, o codazo, del argentino al jugador del filial, aunque tampoco lo vio su asistente ni el cuarto árbitro y esto es más grave».

Por su parte, en El Decano Deportivo, el titular fue 'Frágil en su madriguera e inocuo en territorio hostil' y se informaba que el equipo almeriense ostentó el mando y control del envite. «El Sevilla Atlético propone y la Segunda División dispone. Es el recetario de una Liga profesional que entumece las piernas en el contacto directo y exige la mejor versión diaria para sobrevivir en el viario. La UD Almería goleó a un rival desprotegido en su madriguera e inocente y sin sangre en terreno hostil».

Con las ideas más claras

En este medio se resaltaba que «el primer tiempo fue muy igualado. Hubo poco fútbol. Ninguno de los dos conjuntos quiso arriesgar en exceso, estuvieron bien situados y predominó el rigor táctico. El Almería dominó la posesión y llego más. Los de Ramis jugaron con las líneas adelantadas y con una alta presión, lo que dificultó la salida de los hispalenses». Sobre el segundo periodo, se pudo leer que nada tuvo que ver con los primeros 45 minutos. «El segundo tiempo fue un espejismo de la primera mitad. Los locales mantuvieron la misma filosofía y jugaron con las ideas más claras. El cuadro hispalense se vio superado por un Almería mucho más activo. Cuando mejor estaban los hispalenses, el Almería puso tierra de por medio con el tanto de Tino Costa».

Más goles que fútbol

La segunda parte, según se narraba en este medio, no elevó el nivel ofrecido en los primeros 45 minuto de juego, aunque el equipo almeriense lo hizo con las ideas más claras. «El Sevilla Atlético rozó el empate en la primera jugada del segundo acto, aunque el Almería, lejos de entregarle el esférico a su rival, quiso defenderse teniendo la posesión y elaborando más el juego. Con todo, la calidad del juego tampoco subió y, salvo algún destello de Pozo, poco fútbol también se vio en la segunda mitad».

Fotos

Vídeos